MI SEÑORA Y EL DOCTOR

NeoPene

Mi esposa Estela, trabaja como enfermera en el turno noche del hospital de la ciudad, hace dos años que estamos casados, pero últimamente nuestra relación anda mal y no se por que, la veo distraída, nuestras relaciones sexuales no funcionan.
Ante toda esta situación decidí investigar, si es que ella tenia un amante, así que ayer, la seguí hasta el hospital, este es un edifico muy viejo, hay un sector trasero que esta casi abandonado, por ese lugar entre yo al hospital, rápidamente estaba en una de las salas conversando con uno de los pacientes, este me contó que en el turno noche había un medico al cual llamaban el â??Doctor burroâ? yo pensé que era por que no sabia nada de medicina, pero no hubo tiempo de aclaraciones, salí urgentemente de la sala por que sentía pasos en el pasillo central, no quería que nadie del personal me viera ahí, así que corrí a ocultarme, en los fondos del viejo hospital, primero entre en una habitación llena de colchones que en algunos sectores de la pieza formaban como una pequeña montaña de cincuenta centímetros de altura, en la habitación de al lado todo estaba vació y oscuro, ambas habitaciones estaban separadas por una vieja puerta, la cual tenia un orificio de mas o menos de 15 cm de ancho y unos veinte de largo, justo en su parte media, la habitación de los colchones estaba levemente iluminada por la luz de la calle que entraba en la habitación por una minúscula ventana opaca ubicada cerca del techo, de pronto sentí ruidos, eran personas que venían riéndose en esa dirección, yo me oculte en la habitación que estaba al lado de la habitación de los colchones, desde el orificio que había en la puerta, me dedique a espiar quienes eran los que habían entrado en la pieza de los colchones, de pronto distinguí que eran dos enfermeras con sus uniformes, y un Doctor, al principio no hacían nada solo conversaban, allí distinguí la voz de mi esposa, la otra enfermera era su amiga intima Andrea, de pronto ante mi asombro vi. como las dos mujeres procedían a sacarse sus respectivas faldas, para quedar solo en bombacha, la de mi esposa era de color blanco, la de su amiga era de color, creo que negra, la poca luz hacia difícil la identificación, acto seguido vi. que el Doctor se desnudaba por completo ante ellas, primero ordeno a mi esposa Estela que se sacara la bombacha, ella como hipnotizada obedeció de inmediato, inclusive sus tetas estaban ya desnudas, el doctor la empujo sobre la pequeña montaña de colchones, ella cayo boca abajo, con sus dos pierna abierta por detrás, el Doctor se acerco, le abrió los glúteos con ambas manos y empezó a penetrarla analmente, sentí que mi esposa Estela gozaba con esa pija, podía sentir que sus dientes mordían desesperadamente el colchón, dos minutos después pude ver que el Doctor sacaba su pija del culo de mi mujer y en una fracción de segundos pude apreciar que su miembro era largo y tremendamente grueso, esa era la razón por la cual lo llamaban â??Doctor burroâ?.
Mientras Estela descansaba, el doctor le ordeno a Andrea que se sacara la bombacha y que se recostara sobre otra pila de colchones, ella recostó su cuerpo y abrió sus piernas para ofrecer su concha, la cual fue penetrada de inmediato ante intensos gemidos de dolor y placer, fue montada varias veces, finalmente el Doctor volcó su leche en las tetas de Andrea, mientras ella se daba un baño de leche, el Doctor agarro de los cabellos a mi esposa, la hizo arrodillar ante el y sacudiendo su grueso pene lo coloco dentro de la boca de Estela, ella lo mamaba con pasión furiosa, incluso de a momentos le chupaba los testículos para luego volver a introducir en su boca la pija del Doctor, finalmente este soltó su semen en la boca de Estela, ella no quería perder ni una gota y vi como lamía desesperadamente la pija en todas las direcciones.
Acto seguido el doctor agarro de los cabellos a Andrea y la puso boca abajo, la puso de cuatro patas y empezó a culearla, para Andrea era un sufrimiento terrible, se podía sentir que estaba llorando, pero esto no detuvo al Doctor el cual se acomodo mejor e incremento la fuerza de la penetración anal, Andrea suplicaba que el Doctor dejara de culearla, pero su pedido fue completamente ignorado, el Doctor había tomado la decisión de que el culo de Andrea se tenia que acostumbrar a su pija, el la monto analmente durante casi 25 minutos seguidos, finalmente Andrea ya no lloraba, sino que gemía de placer y pedía que la pija se quede a vivir para siempre en su culo, el doctor volcó toda su leche en el ano de la amiga de mi mujer.
Cuando todo parecía que havia terminado, y las dos enfermeras se aprestaban a ponerse su ropa, el Doctor se acerco a Estela, la apoyo contra la pared e introdujo su pene en la concha de mi esposa, la sometió de parada, Estela le rogaba que se la pusiera mas adentro y el Doctor obedeció, en medio de alaridos de gozo los dos llegaron al orgasmo al mismo tiempo, el Doctor finalmente las hizo mamar a las dos al mismo tiempo, un rato chupaba Andrea otro rato lo hacia Estela, en el éxtasis final el Doctor agarro su pija con su mano derecha y masajeo las caras de las dos mujeres y termino eyaculando en la boca de las dos, y entre las dos con sus respectivas lenguas terminaron de limpiar el gran pene del Doctor.
Acto seguido todos se cambiaron de ropa, Estela y Andrea intercambiaron bombachas, se acomodaron los uniformes y se retiraron del lugar los tres, yo quede petrificado por todo lo que vi esa noche y además tenia recontra mojado mis pantalones, salí del hospital con la decisión de separarme de mi mujer, ya que yo jamás podré competir con el â??Doctor Burroâ?.

NeoPene

Relatos Similares:

  • No hay relatos similares
NeoPene

Deja un comentario