Ultimas sensaciones

Ultimas sensaciones
Sucedió hace ya algunos años, aún no nos habíamos casado éramos jovenes osados e inexperientes que creíamos saberlo todo de la vida.
Recién recibido trabajaba en un sanatario y mi novia era ascripta en un liceo, yo tenía escasos 25 años y ella 21.
Ya teníamos planes de boda pero efectivo nada o sea eran solo planes, ella soñaba con una gran boda y yo con ir algún día al caribe.El dinero no rendía sin casa propia el alquiler nos ahogaba y nos sacaba hasta el último peso…pero éramos igual felices.
Muchos pacientes eran derivados de los clínicos a mis manos, un día conocí a un anciano muy particular, con casi todo el cuerpo paralizado por una poliomelitis hacía un montón de años estaba sujeto de por vida a sillas de ruedas, todo el dinero que tenía su familia y que él paso a heredar no le sirvieron para comprarse mas salud y más vida.
Era mi único paciente particular el se pagaba todo no era socio de la institución y tenía enfermera propia.
Ahora el pobre viejo para colmo de males tenía un cancer de próstata ya diseminado y solo le quedaban meses de vida.Dependía de un balón de oxígeno para respirar y una sonda para orinar en una bolsa, era una piltrafa.
Me dío pena, conversando hicimos una especie de amistad, al final el sabía más de mí que yo de él.
-“¿Cuántos años tienes muchacho?”-, pregunta.
-“25 casi 26 en noviembre”-, le respondo.
Hablamos de donde nací mi infancia, mis gustos y otras yerbas.
-¿Tienes novia?-, pregunta el anciano.
-“Sí”-, le respondo.
-“¿Qué edad tiene?”-, curiosea el Don.
-“21”-, afirmo.
-“¿Dime es bonita?”-, pregunta.
-“Si mucho”-, respondo yo.
-“Disculpa mi atrevimiento, pues soy un viejo de otras épocas, ¿Si ya viven juntos, tienen sexo no?”-, pregunta el anciano.
-“Creo que la respuesta es más que evidente”-, le aclaro.
-“¿Que planes de futuro tienen como pareja?”-, interroga el anciano.
-“Queremos casarnos pero no tengo un peso, no nos da para ahorrar”-, le digo.
-“Hummmmm”-, queda pensativo el Don.
Con sus temblorosas pigmentadas y manchadas de los años, saca una tarjetita invitación a un desfile de modas a beneficio en el Hotel Radisson.
-“Vaya con su futura esposa la quiero conocer, la cena la pago yo”-, dice el nanogenario.
Voy a casa y le comento a mi mujer lo del viejo y acepta la invitación encantada.Llegamos al Hotel lo mejor vestidos que pudimos.
Aquello era la cream de la cream, para enteder el menú había que hablar francés.Nos sentamos y al ratito aparece el anciano en una silla electrica.
-“Es verdad, es usted hermosa”-, le dice el hombre a mi mujer.
-“Gracias, es usted un caballero”, devolviendo la galantería.
Hablamos poco y disfrutamos del desfile, la ropa que lucía mi mujer eran trapitos baratos al lado de la que lucían las modelos.
-“¿Qué vestidos le gustan joven?, pregunta él.
-“El C, F y H no están mal”-, le responde ella.
Termina el desfile y comienza la cena, una anfitriona y presentadora va diciendo las donaciones que van llegando.
Estuvimos hablando un rato y de repente el anciano pregunta, dirigiéndose a mi novia.
-“Si un hombre pide a una pareja que les deje ver como hacen el amor, que opina del hombre”-.
-“Que és un asqueroso pervertido”-, responde ella.
-“Y si a este hombre le quedan semanas de vida y es su última volundad, que opinaría de él”, pregunta el viejo.
-“Que contrate actores porno o una puta y un chico”-, afirma mi novia.
-“Pero si ese hombre, es bueno realiza caridad, quiere ver una pareja de verdad, solo ver nada más dejando una suculenta colaboración por verlos, que dice ud”-, añade el veterano.
-“Humm, nosé nunca me ha pasado”-, afirma ella.
-“Diga una palabra cuaquiera, lo primero que le venga a la cabeza”-, pide él.
-“Conejitos”-, dice ella.
El anciano toma el telefono hace una llamada.Sesenta segundos más tarde…-“Atención, atención Damas, Caballeros, ruego un gran aplauso para un colaborador anónimo que dijo solo llamarse Conejitos, ha donado 100000U$S a nuestra obra social”-, dijo la presentadora.
Mi novia boquiabierta no salía de su asombro.Sin vueltas el Don le dice, -“Quiero verla en la cama con su novio, quiero que cumplan mis deseos”-.
Mi mujer lo queda mirando como para insultarlo, el viejo añade, “Les daré el dinero para su Boda, viaje y algo más, solo por verlos una vez, ya no me queda tiempo”.
Mi novia lo mira y pregunta -¿Solo mirar no?-.
-“Que cree que pueda hacerle yo con mi edad y en este estado, solo les daré las indicaciones de lo que quiero qu hagan”-, asegura él.
-“¿Nada raro no?”- pregunta ella.
-“No solo unos juguetes de sex shop”, responde el nonagenario.
-“Vengan a casa , es discreta y hay lugar el viernes les mandaré al chofer a buscarlos.
El viernes llega un paquete a casa, son los vestidos C, F, H, del desfile con una nota que decía, use para venir el que le resulte más cómodo los otros guárdelos en su armario son un regalo.Eran 5000US$ en tela.
Mi mujer me mira y se autoconvence, diciendo en voz alta -“Es solo un espectáculo privado de sexo, solo mirará, no hay peligros el ni una nalga me puede tocar, un pobre diablo”-.
De los tres vestidos elige uno azul de brillantes lentejuelas muy cortito.
Se da un baño se depila y unta con crema, su piel se ve suave y brillante.
Luego elige unas medias negras, unas sandalias de taco alto y un conjunto de ropa interior negro muy pequeño con encajes.Se viste atrapante y sexy, tengo una erección de pensar en verla desnudita.
Un hombre relativamente mayor vestido de chofer nos pasa a buscar a las 19 hs y nos lleva a una casa antigua de dos plantas y ático, rodeada por un alto muro de piedra, con la fecha 1889 de construcción.
Nos recibe un hombre alto, morocho, misterioso, vestido de riguroso traje y corbata, unos 35 o 40 años, dice que es el asistente personal del anciano.
Nos acompaña a un ascensor, lógico el viejo no puede usar escaleras.Pero en lugar de subir bajamos a un sótano, encontramos al viejo en una habitación que tiene un minibar y una mesa de pool, un gran Tv, enorme, una puerta abierta da a otra habitación donde hay una gran cama de dos plazas, un sofá y al lado de la cama un baúl, en techo y laterales grandes espejos, un equipo de audio y de iluminación.
Con mi novia nos quedamos mirando al viejo y el nos dice, -“Es mi sala de juegos”, con picardía.
Nos trae uno tragos y hablamos de temas banales para cortar la tensión inicial.
Luego nos invita a conocer el dormitorio, es grande, tiene un baño con jacuzzi pero carece de ventanas.El viejo se acerca a el equipo de audio lo enciende y pone un tema lento, sensual, saca un sobre muy lleno de billetes de 100US$ y se lo da a ella.
Ella lo guarda en su cartera entendiendo lo que el quiere, lo pactado.
-“Quiero que hagas un streaptease para mí, lento muy lento, quítate el vestido”-, ruega el anciano.
Ella baila sola se contonea, suelta el moño de su cabeza, luego sus carabanas, collares, tira lentamente del cierre cremallera de su vestido y cae, luego sus medias.
-“! Así, así, despacito, ah ¡”-, exclama el Don.
Ella desengancha su sostén, muy despacio va descubriendo sus tetas, hasta enseñar sus rojos pezones.Cuando se va quitar la bombachita.
-“!No¡, si tuviera fuerzas te la quitaba yo mismo, quiero que te la quite tu novio”- exclama el anciano.Despacio como el viejo quiere bajo y quito la bombachita negra de ella.El hombre acerca su silla para verla de al lado
-“¡Ahhhhh,sssiii, que linda y rica se ve, abrela con tus dedos, muéstrame por favor¡”, pide el Don.
Separo los labios de la conchita para que el hombre la vea.
-“! Uff, llevala e esa cama y cómesela ¡”-, ordena él.
Acuesto a mi novia en la cama de este hombre, ella abre las piernas, me desnudo y sumerjo mi boca en la concha caliente y salada de ella, mi lengua recorre todos los rincones de la anatomía femenina, hacíendola gemir de gusto.El viejo observa sonriente, exclama -“Bien , bien es agradable escucharla gemir”-.
-“¡ Vamos ahora un buen pete ¡”-, reclama exigente el anciano.
Me acuesto boca arriba y mi novia se me prende de mi verga, lame y chupa, acaricia y muerde, me ordeña hasta sacarme un largo gemido, llenando la boca de ella de mi leche.
-“Muestrame, muestrame, chica, quiero ver tu boquita”-, presuroso ansioso el viejo reclama.
Ella se arrodilla en la cama lo mira y abre su boca mostrando su boca llena.-“! Trágalo ahora ¡”- pide el anfitrion.
Ella cierra la boca y vuelve abrirla vacía.
-“Siiii, eso nútrete, aliméntate”-festeja el hombre.
-“Ahora quiero verlos coger un polvo para papito”-, pide el exigente y morboso anciano.
Exitado a su forma debe tomar aire del tanque de oxígeno añadido a la silla.
Despues de unos tiernos besos y caricias hago el amor a mi chica y nos olvidamos por 30 minutos de la presencia del anciano, la beso de arriba abajo juego con su ombligo y pubis, su piel es suave, huele bien, llego a su cuello y sus labios, oigo su ronroneo de gata en celo, mi pene encuentra su rajita caliente y lubricada entra fácíl, en abrazo carnal, ambos movemos las caderas, ella gime, -“!! Ahhhhh,ahhhhh, ahhhhh, sííí mi amor así…ya …me viene…ufff, ufff, aaaaaacaabbbboooo, dame la lecheeeee¡¡”-, un orgasmo fabuloso, el viejo aplaude y da vivas, no me aguanto, me siento derramar, -“!Aaaahhhhhhh¡”-, grito y entrego mi leche al interior del cuerpo de ella.
Escucho las rueditas de la silla del viejo que se acerca porque quiere ver de cerca como chorrea la concha de ella, blanqueada y rellenada de espesa , lefa.
-“Sensacional, fabuloso buen polvo, me gustó”-, dice el viejo y agrega, -“Ahora vamos a jugar con unas cositas que compré y están en el baúl, primero, quiero que saques unas esposas y cuerdas, luego la ates a ella boca abajo en la cama, hay donde atarla”-.
Efectivamente en las patas de la cama había arandelas, le seguimos el juego y la até, boca abajo, en X, chorreando esperma en la sábana.
-“Saca del baúl una paleta de madera y dale unas cuantas nalgadas”-, pide el bizarro viejo.
Miro a mi novia y ella asienta, que lo haga, pego,dos, tres veces.
-“! Que chille, con mas fuerza, es una zorrita que se ha portado mal¡”-, exige el viejo.
Pegue con fuerza, una dos tres cuatro.
-“! Haaaayyyyyy, nooo, duele, no me pegues más¡”, gime mi mujer, lentamente sus nalgas toman color escarlata.
-“Ahora toma la botellita con el líquido transparente y hazle unos masajes en la colita”-, pide el viejo.
Inocentemente lo hago, mi mujer grita, -“Haaayyyyyyy, Dios como arde…aaaaaaahhhhhhhhh”, sacandole lágrimas.
El viejo que ya a esta altura deja ver que es un perverso, ríe conforme y me dice- , -“Es solo agua salada, cura pirata para los latigazos”-
-“Hay un dildo rojo dentro del baúl quiero ver como se lo pones, hay crema KY también”-.
Cinco minutos más tarde ella gritaba, -“! Duele, despacio, despacio ¡”, mientras el dildo rojo avanza y entra hasta la base.
-“Quiero probar algo diferente…una fantasía mía, por favor, vendale los ojos y ponle esos tapones auditivos, te aseguro que va a gozar y disfrutarlo intensamente por lo que duplicaré mi generosidad”-, agrega el viejo.
La avaricia lleva a la perdición y esta al arrepentimento…
Lo hacemos, vendada ya, no puede escuchar nada, entonces el viejo me llama a su lado, -“Ven veamos desde aquí y disfrutemos”-, voy a donde dice, sin enterder lo de veamos.
Por un intercomunicador el anciano llama, -“Alfonso ven aquí abajo”-.
Aparece el mayordomo y el anciano le dice, -“Hazla cantar Alfonso, hasta el extasis, que se desmaye de placer”-, veo que el tipo se desnuda y eso no pinta bien, me levanto del asiento, pero una mano me detiene, en la otra un paquete muy grande de dinero, es el viejo, -“Esto es para tu viaje al caribe, creeme todo esto será mi secreto y se irá a la tumba conmigo, ella no se enterará que no eres tú”-, en un intento de convencerme.
Pues sí lo logra, el dinero canta, el hombre ya esta desnudo y pronto, superdotado, observa, disfruta de la imagen de mi novia desnuda y entregada, sube a la cama, le separa los glúteos, mira el dildo, ríe, toma su gran verga y se clava en un saque a mi pareja, su pene entra y sale desplazando esperma mío de dentro de ella.
Ella empieza a gemir, -“Sí, así mi amor que rico, ah, ah, ah” y luego realmente parece cantar, los orgasmos se suceden uno tras otro, -“Aaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhh, uffffffffffffff,sssssssiiiiiiii”-
-“¿Qué sientes?”, me pregunta el viejo.
-“Celos, envidia, morbo”-, le respondo.
Ella grita, ruega, -“Uff, ufff, no doy más, acabamé, dame la leche”-.
-“Alfonso haz lo que te pide la chica”-, dice el anciano riendo a carcajadas.
-“Noooo,nooo , dentro no”- me quejo yo al viejo.
-“No te preocupes, Alfonso aparte de ser mi asistente personal, me ha donado su sangre para mis operaciones y es un hombre sano, te lo aseguro, lo poco que tengo bien en este moribundo cuerpo es su sangre, déjam disfrutar las últimas sensaciones”-, explica el anciano.
Un rugido indica que Alfonso la ha rellenado como un pavo, pero no ha acabado tras masajear su pene este logra una nueva erección.
-“Alfonso el culito de la nena es virgen y debe dejar de serlo”, ordena el nonagenario.
Alfonso saca el dildo de un tirón, ella pega un grito , el unta su enorme verga con crema KY, apunta su glande al ano dilatado y empuja.
Ella grita, -“No, no, ¿que haces?, por la cola no, nunca lo he…!haaaaayyyyyyyy, dueleeeee, paraaaaaaaa, me partes el culo¡, mientras la verga del hombre a entrado un 50%, ella jadea, seguro llora, está siendo desvirgada por un extraño y frente a otro.Los minutos son eternos hasta que el hombre acaba y retira su verga, de su ano dilatado deformado escapa semen hacia su concha, todo chorrea.
El viejo toma mi mano y deposita una SD card, me dice, -“Todo está ahí lo he grabado para ti , no hay otra, ya pueden irse han cumplido mi última voluntad antes de yo partir”.
Guardo la tarjeta, Alfonso se fue junto con el viejo, la desato y descubro, chorrea por sus piernas y se va corriendo al baño.
-“Amor cuanta leche me has metido, tengo por todos lados, el viejo te ha motivado lindo, me has metido 4 polvos en 2 horas”-, exclama desde el baño sorprendida. Está tan relajada que toma una ducha larga.
Si supieras…
Ella contenta sexualmente hiper satisfecha y con los bolsillos llenos de dinero, nos vamos.
-“Me duele la colita pero estoy, barbará, flojita he renacido”-, ríe ella.
Un mes después no casábamos y el mismo día se suicidaba el viejo millonario, torturado por un cancer sin cura.
Guardamos el dinero para ir algún día a alguna isla del caribe.FIN

Relatos Similares:

NeoPene

2 comentarios en “Ultimas sensaciones

Deja un comentario