solo necesitaba sexo


Era un miércoles como cualquier otro, después de la oficina había pasado a dejar mi coche al lavautos, el joven muy amable como siempre me dijo que lo tendría entre 6 o 7, así que decidí ir a casa caminando, en realidad no estaba tan lejos, si acaso unas 8 cuadras, comencé a caminar, hacia calor así que me quite mi saco y me colgué en un brazo, debajo de el solo usaba una blusa blanca que dejaba ver mi bra, al caminar comencé a sudar y el bra a moverse dejando al descubierto un poco mas de mis senos..
Para ahorrar tiempo, me metí por una calle que no esta muy transitada, pero que corta camino a casa, me di cuenta que alguien venia atrás de mi pero la verdad no le di importancia. Hasta que me empezó a hablar, era un chico que creí que había visto antes, y me pregunto por una dirección, al parecer estaba perdido, le explique que la calle que buscaba estaba cerca de mi casa, así que caminamos juntos, mientras platicábamos, y pude observarlo, era guapo, alto, delgado, de tez clara, ojos muy expresivos y cada que me miraba sentía algo que me provocaba querer besarlo.
Entre platica y platica quiso acompañarme a casa, y se lo agradecí, cuando llegamos enfrente a mi casa, le dije si quería pasar a tomar un vaso de agua fría, ya que hacia calor, al principio no quería, pero le dije que el sol estaba muy fuerte y todavía tenia que caminar que descansara un poco.
Ni yo misma sabía que pretendía al hacer esta invitación, la verdad solo quería saber que podía pasar, tenia muy poco de haber terminado con mi novio y necesitaba distraerme.
Lo invite a sentarse en la sala, el estaba un poco sorprendido, le serví agua y le pedí que me esperara por que me iba a cambiar. Subí a mi recamara y me quite mi uniforme, me puse una camisa y una mini de mezclilla, cuando baje, me dijo que se tenia que ir. Lo note con un poco de miedo, por que no dejaba de jugar con su reloj que se había quitado, pero no le di importancia.
Seguimos platicando al menos unos 20 min. Y me dijo que el a veces iba a la oficina a entregar documentación. Que talvez ahí lo había visto. En un descuido su reloj salio volando y cayo muy cerca de mis pies, me agache a levantarlo, sabiendo que al hacerlo el iba a apreciar mas de mi anatomía, el también hizo de agacharse y nuestras miradas se encontraron al igual que nuestras manos, me acerque y lo bese suavemente, pasando mi lengua por sus labios, el estaba un poco asustado, pero correspondía a mis besos. Le bese el cuello y le desabotone su camisa, tenia un pecho fuerte y lampiño, cuando hice el intento de quitarle la camisa, el se paro y me dijo que lo disculpara, que no podía hacer eso, se sentó en el mueble y se abrochaba, yo camine hacia el y me senté de frente en sus piernas, así pude sentir el bulto que haba crecido entre sus piernas, el un poco apenado, me dijo, que no podía hacer eso, por que nunca lo había hecho y no sabia como. Le dije que yo le enseñaría, (el tenia unos 18 años y yo 27, el era como ya lo describí y yo soy bajita, pero delgada, mi cuerpo esta firme y fuerte, por el ejercicio, y mis medidas son 93 65 93.) así con ropa comencé a moverme encima de el, mientras lo besaba el tenia sus manos en mi espalda y solo me acariciaba, busque sus manos y las lleve a mis pechos y sobre sus manos hacia que me los apretarara, cuando ya lo hacia el solo, me desabroche mi camisa y deje al descubierto mis senos y le dije que los besara,, comenzó a pasar su lengua por mis senos y a chuparlos como un bebe, con sus manos los apretaba y masajeaba. Comencé a desabotonar su camisa de nuevo y logre quitársela, pude sentir su cuerpo delgado pero fuerte, le besaba las orejas, el cuello, mientras sus manos se deslizaban por mi espalda, y por de bajo de mi faldita tocaba con algo de pena mis nalgas, las apretaba con singular fuerza, y comenzaba a morder mis pezones, supe que tenia que pararlo, así que me despegue y le pedí calma. Le desabotone su pantalón y se lo jale para quitárselo, a través de su trusa vi su pene erecto, a él le dio pena, y trato de cubrirse, le quite las manos y sentí su dureza y con mis manos lo acaricie y le baje la trusa, y sin decir nada comencé a pasar mi lengua por su pene, y a chupárselo, el solo gemía y se retorcía, hasta que sentí como un liquido comenzó a salir, había tenido su primer orgasmo en mi boca, el sabor de su semen era dulce y amargo, se apeno un poco, le dije que no se preocupara. Me pare y me quite la falda quede ante el solo en tanga, le pedí que se acercara, lo volví a besar en la boca y cuello, y le pedí que hiciera lo mismo, así que me beso los senos otra ves con sus manos bajo mi tanga y comenzó a tocarme un poco brusco mi vagina, le dije que fuera mas delicado, me beso el vientre y se hinco frente a mi, levanto mi pierna sobre su hombro y metió su lengua entre mis piernas, la paso por toda mi vagina, y descubrió sin querer mi clirotris y lo chupo, lo saboreo, le dio pequeñas mordiditas, lo cual no pude resistir y me hizo tener un orgasmo, que recorrió mi cuerpo, le dije que se detuviera, que hasta ahí estaba bien. Por que no paraba de meter su lengua, cuando estuvo de pie frente a mi de nuevo, me abrazo con fuerza y sentí su pene parado de nuevo, subí mi pierna a su cadera y con mi mano dirigí su pene a mi vagina que aun escurría, esto facilito la entrada, su pene era delgado pero largo, así que levante mi otra pierna para pudiera entrar, me aferre a su pecho y espalda, era muy fuerte, y me sostuvo así un tiempo, mientras nos movíamos, después me dijo, que sus piernas no respondían, cargada me llevo a la mesa del comedor y me sentó en ella, alzo mis piernas quedando mis tobillos en sus hombros, y ahí empezamos de nuevo el vaivén de nuestras caderas, estábamos pasando un momento delicioso, se detuvo, creí que había terminado, pero estaba dándose tiempo, para durar mas tiempo así. Y de nuevo lo hizo, más suave, tratando de tomar nuevamente el ritmo. Pero en realidad esa posición me estaba incomodando, así que me enderece y nos abrazamos y besamos, así desnudos y sudados, me llevo por las escaleras, a cada escalón que subía su pene se hundía mas dentro de mi, así en las escaleras me hizo tener un orgasmo único, del cual ni siquiera se percato. Al llegar a la recamara nos dejamos caer y continuo besándome y acariciándome, cada ves sus embestidas eran mas fuertes, hasta que sentí como un chorro caliente llenaba mi vagina. Vi su cara y en sus ojos había una expresión que nunca había visto. Así quedo tendido sobre mi, estuvimos abrazados un rato, mientras me platico sobre el, y yo sobre mi trabajo. Después de unos minutos, comenzó a besarme, yo también tenía ganas de hacerlo de nuevo. Le pedí que se sentara en la cama y yo me acerque a el, me fui sentando clavándome yo sola, de espaldas a el, su pecho y mi espalda quedaron pegadas, sus manos me acariciaban mis senos y vientre. En unos segundos estábamos otra vez disfrutando unos momentos de sexo maravilloso. Sin decir nada me safe de el, y le ofrecí mi culo agachándome y quedando sostenida en mis rodillas y codos. El no entendió muy bien y me penetro por la vagina, para ser la primera vez lo hacia muy bien. Le dije que me lo metiera mas arriba, el dijo en serio? , si , hazlo por favor, le conteste. Sin decir mas me clavo su largo pene en mi culito, que aunque lo había hecho antes nunca había sentido dolor como la primera vez. Solté un grito que lo asusto, y lo saco, me dijo que lo perdonara, le dije que estaba bien que lo hiciera de nuevo con mas calma, me metió centímetro a centímetro su pene, yo esta ves lo estaba disfrutando como nunca y el también, solo se escuchaban nuestros gemidos de placer, una vez adentro comenzó a bombearme, fuerte y lento, subiendo de intensidad, hasta que ninguno de los dos pudo resistir mas y terminamos en un orgasmo largo y delicioso. Su pene seguía erecto, me volteo y sin decir nada, se clavo en mi vagina prolongando su mete y saca por otros 15 minutos. Yo estaba ya sin fuerzas y el continuaba penetrándome, hasta que reventó dentro de mi llenadote de abundante leche caliente. Nos quedamos callados, sin saber como terminar con este momento. Recordé mi coche y le dije que me tenía que ir. El estaba algo confundido, pero así desnudos bajamos pon nuestras ropas, nos vestimos sin decir nada. Nos arreglamos un poco. Y salimos de mi casa sin decir una sola palabra. Fui por mi coche. Regrese a casa, estaba muy cansada, me di un baño y me quede dormida. Así termino un DIA muy raro, pero digno de contar. No creen?

Relatos Similares:

  • No hay relatos similares

Deja un comentario