CUNNILINGUS Y FELLATIO CIENTIFICUS

Cunnilingus

Relato enviado originalmente por Francisco Glez el 21 de Septiembre del 2000 a www.SexoServicio.com

Ella Q. F. B., yo médico, 3 meses de novios ella trabajaba en su

habitual laboratorio, iba a buscarla por las tardes, esperándola afuera

del mismo, cuando en una ocasión al llegar a buscarla se había tardado, no

dude en llamarle por teléfono a su laboratorio, para una explicación, me

comento que iba a tardar, eran como las 6 : 00 P.M. para ese tiempo la

mayoría de los empleados del laboratorio ya se habían retirado,

proponiéndome que entrara a esperarla adentro, acepte inmediatamente entre,

comencé a observar con meticulosidad todo el inmueble, luego de un rato,

comencé a observarla a ella y cada uno de sus movimientos, cada rincón de su

pequeño y encantador cuerpo de mujer, ella podía sentir con discreción mi

fuerte interés por todos y cada uno de sus gestos.Había pasado media hora y ella pronto acabaría sus labores pero antes

que ello ocurriera comencé a besarla y a rodear su cintura con mis brazos,

poco a poco acerque mi pené que comenzaba a ponerse erecto a su vagina y así

interrumpidos por las vestimentas podía frotarle mi verga en su concha, al

mismo tiempo que nos besábamos con intensa y magnética pasión.

Ella continuaba aun así continuaba con sus deberes, mientras tanto yo

continuaba estimulándola intensamente y poco a poco fui acercando mi mano a

su papaya al llegar metí la mano por dentro de su jeans y comencé nuevamente

a bajarla, claramente podía sentir todo su calor y como este aumentaba

conforme más bajaba la mano, podía palpar los pelos de su monte de venus y

la forma de su monte finalmente y después de un tiempo tocando su monte

llegue a sus labios vaginales, tan suaves, tan finos, tan míos , tan

completamente húmedos y calientes, podía mover mis suaves , delicados y

largos dedos por todo su oloroso y rico bizcocho.

pronto llego el final de sus labores y entonces le propuse irnos a un

pequeño cuarto que ahí se encontraba esperándonos para un mutuo y sabroso

goce sexual.

La lleve al cuarto y una vez ahí todo este juego sexual se intensifico, se

vio amplificado por el deseo de dos cuerpos candentes, dejándose llevar por

el deseo carnal y cohibiendo a la moral y a la razón, solo deseo, solo

pasión nada ni nadie importa en esos momentos el universo es un universo de

pasión.

Comenzó a bajarme la bragueta, mientras mi calentura subía al hacerlo, podía

sentir el fluir de la sangre caliente a través de mi hermoso miembro viril,

finalmente esté salió y ella comenzó primero a contemplarlo para después

llevárselo a la boca suavemente lo tragaba cada vez mas a profundidad, los

rítmicos movimientos con mi pené dentro su boca eran increíbles.

Le comencé a bajar sus jeans y la subí en la mesa para luego con la yema de

mis dedos jugarle el clítoris con movimientos cada vez más rápidos, no los

podía soportar y era tanta su satisfacción que sus piernas vibraban, todo

un orgasmo . Al ver eso más continuaba con la estimulación.

Saque el condón que llevaba en la cartera y me lo coloco ambos estábamos

entonces casi desnudos y comencé a mecérsela poco a poco en su pañocha, y

finalmente tras largas acometidas por delante y por detrás vino la

eyaculación que hice dentro de ella con todo y condón.

Salimos del inmueble y éramos dos seres de inconmensurable felicidad.

Lo volvimos a repetir en varias ocasiones hasta que un día estábamos a

medio camino cuando la jefa del laboratorio entro y entonces…..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *