La Pecadora

NeoPene

 Hola vengo de  una familia muy devota con su religión,  por lo cual era virgen hasta los 24, soy complexión delgada tengo todo en su  lugar, senos pequeños, nalgas grandes y bien formadas, y era  frecuentada por chicos pero ninguno me llamaba la atención, conocí a mi esposo en la religión lo que me llevo a darme la oportunidad de formar una relación mas aceptable para la familia,  el era muy devoto con la religión así que era muy respetuoso en la forma de abrazarme o besarme.

NeoPene

El sexo nunca llamo mi atención como ahora y todo comenzó cuando en una ocasión por accidente toque su pene y sentí que estaba erguido, eso me éxito y a la ves me saco de onda sin embargo no di importancia,mi primer acercamiento fue cuando en una ocasión que veía una película en casa estaba sola, pasaron una escena de sexo por lo cual comencé a excitarme y a fantasear que era mi novio el que me hacia todo ese tipo de cosas que pasaba en la escena, cabe mencionar que tenia poco que había decidido vivir en compañía solo de mi prima por lo cual nunca había sentido tanta privacidad como en casa.

Comencé a bajar mi mano debajo de mi pantalón, nunca supe como masturbarme pero lo que hice fue comenzar a masajear mi clítoris que en ese momento estaba empapado, comencé a gemir suavemente y metí mis dedos en mi vagina, me gusto mucho, me dio miedo al principio y lento metía y sacaba mis dedos, en principio fue uno, luego metía 2 dedos y realmente estaba muy mojada, me retorcí de placer en el sillón imaginando a mi novio tocándome, me baje el pantalón y me desnude totalmente no importándome nada.

Abrí mis piernas y comencé a meter mis dedos y frotar mi clítoris, termine totalmente extasiada y satisfecha, un gemido largo y fuerte culmino mi masturbación, me sentí apenada conmigo mismo pero a la vez me gusto bastante para ser mi primera vez, nunca lo había hecho y me volví loca imaginando que algún día tendría sexo con mi novio y por comentarios que he escuchado sabia que aquello seria totalmente excitante, para no hacerla larga les cuento que comencé a masturbarme mas frecuentemente,  mientras la casa estaba sola mi excitación era bastante, en una ocasión confieso que robe disimuladamente un juguete de mi sobrino, de goma que me hizo fantasear que podría ser un falo, el falo de mi novio, me lo lleve a casa lo lave muy bien y en una ocasión me decidí a masturbarme con el pensando que era un pene que me penetraba, mientras me bañaba comencé a rozarlo con mi clítoris y suavemente comencé a meterlo en mi vagina.

Lo metía y lo sacaba cada vez mas bruscamente, me puse de rodillas y lo metí a mi boca simulando que se la estaba mamando a mi novio, lo volvía a meter a mi vagina y me masajeaba mis senos, sentía como si el me penetrara suavemente y yo con gemidos le decía mas, mas, realmente era muy satisfactorio el pensar que el estaba detrás mio y masajeaba mis senos, estaba ya lista para tener sexo y lo ansiaba desesperadamente pero nunca hubo oportunidad de hablarlo por pena y por respeto a mi novio.

Decidí planearlo en un día que mi prima salio fueras y no estaría todo el fin de semana, con el pretexto de que a unas cuadras se habían metido a robar una casa, pedí a mi novio se quedara un rato mas de lo normal aprovechando para ver un par de películas que provocadamente yo elegí ya que contenía algunas escenas sexuales.

Ese día me puse una top que denotaban mis redondos senos,  una falda de tela delgada que sobresalía mi figura y que hacia lucir mis piernas torneadas,  esta ropa la tome de mi prima que era un poco mas desinhibida y mentí diciendo que la lavadora se había descompuesto y no había hallado que ponerme para verme bonita, el no dijo nada pero si note que me veía mis piernas,  nos abrazamos listos para ver la película, frecuentemente yo buscaba su boca para besarlo, habíamos ya dado el paso donde ya jugueteábamos con nuestras lenguas, así que los besos fueron un poco mas apasionados.

Quizá fue la oscuridad de la noche y solo la luz de la tele lo que acomodo todo para que sucediera lo que tenia que pasar, en principio no estaba decidida a hacerlo puesto que no sabría como lo tomaría y temía que se enojase, vino la escena en la película donde hay un poco de sexo y comencé a besarlo, durante varios minutos no separamos nuestras bocas, puse mi mano sobre su rodilla y comencé a mover mi mano como acariciándosela, tal vez le gusto porque sentí que el me apretujo mas a su lado.

Los besos fueron mas apasionados y comencé apretujar su rodilla y mi mano se deslizo por su pierna, en ese momento yo sentía que estaba empapada, llego mi mano hasta su pene y ahí la deje sin hacer ningún movimiento, el no se inmuto y al contrario comencé a sentir como su pene se erguía poco a poco, el llevaba un pans sport y era fácil sentir su pene debajo de,  estaba fascinada sabia que esto daba resultado y el se estaba excitando, le gustaba eso así que comencé a masajearselo por encima del pantalón, el rozaba mis senos con sus dedos y comenzó a acariciarlos suavemente, me dio pena el notar que mis pezones se notaban a través de mi blusa y el también lo había notado.

De plano me valió y decidí meter mi mano por debajo de su pans y comencé a tocar su verga que ya estaba erguida, nunca había agarrado una y en su momento me dio miedo pensar que esa entraría en mi vaginita donde algunas veces metí el juguete y en otras hasta 3 de mis dedos, no obstante me excitaba aun mas debido a que ya la quería probar, comencé a masturbarlo y el ahogaba gemidos, su mano se posiciono en una de mis piernas masajeandomela.

Quizás le daba miedo que le dijera algo si se pasaba pero todo lo contrario, en una de esas le susurre tócame, yo creo no me escucho porque con la otra mano tome la suya y la metí debajo de mi falda, abrí mis piernas lentamente y deje que el se adentrara en mi sexo, fue tímido y solo con sus dedos masajeaba por encima de mi tanga, tome nuevamente su mano y la adentre por debajo de mi tanga, el sintió mi vagina rasurada y comenzó a frotar mi clítoris, yo comencé a gemir de excitación y tomaba su pene como palanca de velocidades.

Después de un rato de masajeo, metió sus dedos en mi vagina exitandome a tal grado que lo empuje hacia atrás el se quedo sorprendido pues pensó que lo había rechazado, lo que hice fue sacar su pene y bajarle el pans, solo le susurre, perdona mi inexperiencia, acto seguido me hinque y comencé a mamarle su verga, la metí  a mi boca suavemente y la metía y sacaba el solo se quedo con la mirada hacia arriba y luego bajaba su mirada para ver como le lamia su grande verga.

En una de esas me puse en posición fetal y abrí mis piernas para que el notase mi tanga tapando mi sexo, con otra mano comencé a masturbarme yo misma, cosa que el no dejaba de ver, no tenia mucha experiencia pero cabe mencionar que ya antes me había reventado algunos vídeos de sexo explicito que busque en el Internet, así que tenia mucha idea de como dar placer, me pare y por pena el se metió la verga en su pantalón, se paro y comenzó a besarme nuevamente.

Yo le seguía tocando su verga con mi mano, comenzó a bajar sus manos de la cintura hacia mis nalgas, y las acariciaba, a veces las apretujaba y yo las erguía mas, metió su mano y alzo mi falda para tocar mi piel, le susurre que lo hiciéramos así que me di la vuelta y lo jale de la mano para ir a mi cuarto, el me alcanzo inmediatamente tan solo para besarme el cuello, yo lo recibí revolviendo su pelo, y mostrando mi cuello para que lo pudiera besar mas.

Tal vez el relato suene a que ya eramos unos expertos pero sin embargo así sucedió todo, yo deje que pasara así y así yo lo quería, comencé a bajar mi falda junto con mi tanga y ahí mismo también le baje su pantalón ya no quise esperar mas así que me recosté en el sillón boca arriba y le pedí que lo hiciera con cuidado, eramos inexpertos y créanme que tenia mucho miedo de que me doliera, de sangrar y manchar el sillón, pero en su momento ya estaba demasiado excitada.

Abrí mis piernas y tome su verga buscando que esta entrara en mi ya empapada vagina, la metió suavemente y sentí un dolor placentero, comenzó a moverse y yo abrace sus nalgas duras como queriendo que entrara mas de lo que había, comencé a gemir y el me besaba el cuello, tome su cabeza y la deslice en mis senos, con unos dedos me bajo poquito la blusa y comenzó a mordisquear mis pezones, yo seguía gimiendo y ya no me importaba el comenzar a gemir mas fuerte.

Solo recuerdo que le decía mas, mas, paso por mi cabeza hacer una posición diferente pero no sucedió, solo veía como el me penetraba y estaba totalmente excitada, fue lindo y tierno pero a la vez ese sexo era rudo, termine con un gemido y una sonrisa, el cansado se recostó encima de mi y dejo su pene dentro de mi, eso me agrado, después de ello tuvimos una larga charla contando lo que sentíamos y me sentí apenada por haber demostrado mucha desinhibición ese día.

Después de aquella vez nuestros encuentros fueron menos constantes pero mas excitantes y nuestra relación fue mas apremiante, me encanta el sexo oral, me gusta mucho mamarle su grande verga, en otras ocasiones contare de las posiciones que hemos practicado hasta ahorita, una de ellas que es la que mas me gusta la del perrito, me sigo masturbando porque me envicie al sexo, somos reservados a las demás personas y quizá nadie sospeche de nuestros encuentros, si les gusto platicare mas sobre otros encuentros.

Relatos Similares:

NeoPene

12 comentarios en “La Pecadora

  1. Falso si ponía el juguete en tu vagina y dos dedos ya no eras virgen no himen igual no sangre el himen es frágil y un dedo puede romperlo que menos dos o un juguete falso falso fslso

Deja un comentario