Confesiones verdaderas de la Oficina


El viernes había tenido un día muy malo… estaba cansado y un poco desanimado, entonces en la red estuve platicando con una amiga que tengo solo por internet, no nos conocemos y nunca nos hemos visto, pero hemos compartido tantas cosas que es casi como si fuéramos amigos íntimos… pues ella me dio la dirección de relatoseroticos y la verdad es que al principio, como que no me latió mucho la idea de entrarle, ya saben, estoy en la oficina y la verdad pues no es conveniente que la gente se entere de que ves estas cosas. Estuve leyendo algunos relatos que me hicieron excitarme mucho, pues entonces ya se hizo tarde cuando voy a salir de la oficina me doy cuenta de que esta casi solo, pase como3 horas leyendo puras cosas muy candentes que me tenían con la verga muy parada, en la caja de la salida, estaba una amiga que se llama Maru, (igual que la de la historia de la oficina) eso me hizo recordar todo el relato y me excitó, además pues yo se que Maru siempre se ha fijado en mi. Les he de decir que mido unos 1.78 mts, soy guerito y de cuerpo atlético y según dicen los comentarios no soy tan feo. Ella es mas bien bajita, de estatura, blanca de ojos hermosos y con un cuerpo rico, es delgada, de senos pequeños pero muy firmes, sus caderas no son amplias pero tiene un buen trasero, es bella y con clase, además siempre huele a perfumes finos. Pues le dije que si quería ir a mi oficina que la esperaba arriba, ella me sonrió me parece que alcanzó a ver como se me formaba el bulto entre las piernas y por eso como haciéndose mi cómplice sonrió y me dijo no me tardo. Me puse a “trabajar” y escuché el taconeo de sus zapatos, (siempre he creído que si hay un gatillo para disparar el sexo, el mío sería el taconeo cadencioso de una mujer). Entró a mi oficina vestida con una blusa blanca y negra, de seda y se notaba su excitación en la respiración, sus pezones sobresalían y parece que le dio un poco de pena el notar que la veía justamente de su escote que era muy provocativo; su falda estaba corta y le estaba aprisionando sus muslos que sobresalían bien formados (como que hace ejercicio) la tomé por la cintura y le pregunté que como estaba y me pegué lo mas posible a ella, para que sintiera que no era la única excitada. Me dijo que estaba muy molesta, que el día de trabajo había sido extenuante y que había querido salir a tomar una cerveza con Verónica otra de las chicas de las cajas (que tiene por cierto unos senos enormes y antojables) pero que no habían podido ir y por lo tanto estaba algo frustrada, yo sin decirle nada, solo la tomé por la cintura, la senté en mi escritorio y le subí la falda, quedó delante de mi, su calzón que era muy delgado y apenas le cubría sus vellos de la vagina, entonces la toqué y pude darme cuenta de que estaba muy húmeda y por la exclamación que hizo adiviné su deseo de hacer el amor conmigo ahí mismo. Le hice a un lado su calzón y metí un dedo en su espacio, ella lo recibió con otro gemido de placer y empecé a sentir el olor de su sexo que inundaba mi oficina; y pues como les digo después de todo el tiempo que los estuve leyendo pues me dieron ganas de cogérmela por detrás y al parecer ella no lo rechazó cuando comencé con mi dedo a buscar una abertura que me permitiera penetrarla. Primero la bajé del escritorio y la puse de espaldas a mi, la recargue sobré las fotografías que tengo ahí y tiramos todos los documentos que había ordenado durante el día. Entonces busqué penetrarla pero no se podía no había suficiente lubricación, cuando se lo dije, ella se volteó y me hizo una mamada fenomenal, trataba de meterse toda mi verga en su boca, pero no lo podía hacer estaba muy inflamada por la excitación que tenía, además no era una experta y digo no era, porque la tuve que detener y decirle, es simple casi como si estuvieras comiéndote un dulce y ahí descubrí que ella sabía de verdad comer helados y me masajeaba de arriba a bajo, me besaba la punta y luego los huevos, hizo maravillas conmigo y con mi verga que cada vez se ponía mas roja. Entonces ella misma se volteó y me enseñó el camino de entrada, pero ni excitación era tal que no me dejaba guiar, y de un solo golpe intenté entrar (al menos así dicen todas sus historias que se puede entrar) pero pues no fue posible que entrara, en cambio pude penetrarla por la vagina y se escuchaban sus gemidos como ahogados por la preocupación de que estamos en las oficinas. Así estuve un rato empujándola contra mi escritorio besando sus orejas desde atrás y diciéndole despacito que quería meterle toda la verga por el culo, ella solo asentía y respiraba mas fuerte; entonces con mi dedo empecé a lubricar el culito de la Maru, y sentí como cada vez se abría mas y ella abría sus piernas para poderme dar espacio, cuando tuve todo mi dedo dentro comencé a moverlo y ella se retorcía de placer ante mi; entonces me salí de su vagina y comencé la entrada por el culo un poco abierto de ella; sus manos me tomaban las nalgas buscando impulsarme con mas fuerza, entonces pude penetrarla completamente, sentí como mis huevos chocaban con sus nalgas y cada vez ella se retorcía mas… aun no se porque a las mujeres les encanta saberse dominadas, pero lo mejor de esto es que yo podía ver perfectamente su cara de placer que se reflejaba en el vidrio de la puerta de mi oficina. Comencé a bombear, a entrar y salir de ella con verdadera velocidad y ella lo disfrutaba y cada vez que la empujaba emitía un gemido ahogado de placer, se mojaba sus labios y luego cuando quise tocar su vagina me di cuenta que ella se estaba tocando, entonces en lo que ella se tocaba el clítoris yo busqué meter mis dos dedos en ella y así estuvimos por un rato, hasta que no pude mas y me vine dentro de su ella, entonces dejé de moverme pero ella estaba frenética y no dejaba de impulsarme, recuerden que mi grado de excitación estaba marcado por todas las fantasías que había tenido durante la tarde, así que me salí de ella y le dije que tenía ganas de verla masturbarse, que si me dejaba, como que le dio pena al principio, pero ya no podía negarme nada, así que comenzó a tocarse como jugando su clítoris, para mi era una imagen muy sexy y sonriendo la veía directamente a los ojos para que se sintiera con mas confianza, pero después se metió un dedo y luego otro, creo que ni ella sabía lo que era explorarse y lo delicioso que era; así que comenzó a disfrutarlo de verdad y se tocaba por todos lados, iniciando así mi nueva erección; y cuando Maru abrió sus ojos y me vio me hizo señales de que me acercara y comenzó a mamármela se la metía toda y lo hacía mientras seguía masturbándose, entonces yo me senté ahora en el escritorio y me tendí de espaldas, para que ella se montara en mi… vi como se metió mi verga de un solo intento, yo no sentí ningún tipo de barrera, así que la tenía toda mi verga dentro de la vagina de Maru que ya estaba muy dilatada y comenzó a moverse como bailando; esa imagen de ella tocándose los senos y tratando se incrustarse lo mas posible a mi fue muy excitante entonces comencé a sentir los impulsos de mi orgasmo y me salí de ella, y Maru siguió masturbándome iniciando el chorro que nos llegó a los dos hasta el pecho, y se recostó junto a mi… nos besamos y nos acariciamos durante otro rato… le di un beso, le agradecí que me hubiera hecho realidad mi fantasía y ella me dijo que ya no estaba molesta mas y que no sentía el cansancio del día. Pero por cierto hoy me dijo que estaba muuuy enojada y quería ver como lo solucionaba, ¿qué haremos? Ya lo sabrán.

Relatos Similares:

  • No hay relatos similares

Deja un comentario