una prima muy cachonda

Por
5 julio, 2019 1:10 am

Este relato nace de la experiencia que me sucedió con mi prima que llamaré Rosita por obvia razón, yo tenía 17 y ella 14, me encontraba en casa estudiando en mi cuarto una tarde cuando ella llegó con su mamá, hacía mucho tiempo que no la veía y me pareció que había crecido bastante, sin ser una belleza pero de cuerpo grande para su edad.

Mi tía era comerciante de productos lácteos y llegó esa tarde a ofrecerlos a esta ciudad ya que eran de otro lado, mi mamá la acompañó y mi prima se quedó en casa, no había nadie más que ella y yo y nadie llegaría en un buen rato, yo seguía estudiando en mi cuarto y ella se quedó en la sala viendo tele, a los 15 minutos entró a mi cuarto y me preguntó ¿qué haces?, estudiando le conteste y le presté atención.

Empezamos a platicar de varias cosas hasta que tocamos el tema de novios, ¿tienes novia?, preguntó, le dije que no, ¿y tu? tampoco me dijo pero quisiera tener, ¿porque no jugamos a ser novios? le dije ya que ni tu ni yo tenemos, somos primos me contestó, insistí y le dije que solo era jugar nada más y después de pensarlo 2 segundos aceptó.

Le dije que los novios se besaban y se dejó besar, entonces empecé a tocar sus pechos encima de la blusa y me di cuenta que era muy inexperta ya que empezó a jadear (bueno a los 14 quien no), desabroché su blusa y acaricié los pechos en vivo, blancos y chiquitos aunque con grandes pezones, pasé a chuparlos y mamarlos y ella gimiendo.

Vestía un short bermuda que desabroché y baje el cierre para acariciar su vagina, ella se dejaba hacer, acaricié su clítoris con mis dedos y pasé a chuparle esa concha grande y peluda que no era común por la edad que tenía, ella apretaba las piernas y jadeaba ya sin control, que grande tienes la concha Rosita le decía yo y que peluda estas a tus 14, a poco esta grande me decía, y los pelos los tengo desde los 11 años gemía.

No esperé más y saqué mi pito, lo froté contra su vagina, su clítoris y hasta que se vino, súbete me decía, encima de mi, mételo quiero que lo metas, estaba calientísima por la reciente venida que tuvo y yo le hice caso, me acomodé en la cama encima de ella y fui entrando poco a poco, y para mi sorpresa la prima ya no era virgen, alguien se había comido ese caramelo antes.

Al saber eso arremetí con todas mis fuerzas cogiéndola con rencor, entraba y salía fuerte y rápido de su papaya hasta que me vine afuera de su coño embarrandole toda mi leche que se escurrió hasta el hoyito de su culo.

Tomé una ropa que estaba cerca y limpié mi leche que había derramado, a pesar de haberme venido no perdí la erección y la acomodé de rodillas en la orilla de la cama, la penetré de perrito por un rato hasta que otra vez ya sentía que me venía y le di mi semen en su boca que tragó todo.

Volvió a la sala y yo en mi cuarto hasta que llegó su mamá y se fueron, ese año fue otras 3 veces a la casa y claro que le dí su dotación de lácteo, después no la he vuelto a ver hasta la fecha, actualmente tengo 38, 21 años sin verla pero como me acuerdo de mi prima Rosita.

Etiquetas: primaprimo

Entradas recientes

Por
24 septiembre, 2019 5:46 am
Por
23 septiembre, 2019 5:39 pm
Por
23 septiembre, 2019 5:19 am
Por
22 septiembre, 2019 11:12 pm

Deja un Comentario

Tu dirección de Email no sera publicada. Los datos requeridos están marcados*

Ver comentarios