Una mañana increíble

NeoPene

Mi esposo salía todos los días a seis de la mañana, mi hija estaba dormida aun, como a las diez de la mañana me hablo una amiga diciéndome que estaba en onda que si podía venir a mi casa con un amigo yo le dije que sí pero que me dejara llevar a mi hija con mis papa, y que mi esposo llegaría como a las 8 de la noche.

NeoPene

Ella llego ya un poco tomada como a las once y media pero venia acompañada de otros tres amigos y con tres botellas de vino dos de vodka y una de brandy y me dijo, traemos refrescos suficientes, yo les serví a todos su primera copa.

Yo pensé que ella solo quería coger con su amigo, pero cuál fue mi sorpresa que como a las doce y media ya todos habíamos tomado tres copas o más.

De repente mi amiga se empezó a besar con uno de ellos yo pensé que era su pareja, pero poco después se empezó a besar con otro, al verla me empecé a excitar, el que estaba solo me empezó a sonreír y poco después me empezó a acariciar por atrás el cuello mientras estaba sentada en el sofá de la sala, pero no podía dejar de ver a mi amiga como se besaba con dos amigos.

Ya estaba tan excitada que sin dudar permití que este tipo me empezara a acariciara y tocara mis senos, voltee y el rápidamente se agacho y me empezó a besar, no ofrecí ninguna resistencia.

No sé cómo, pero estaba tan caliente que cuando reaccione, este tipo ya me había bajado el pantalón y me estaba mamando la panocha, yo me contorsionaba del placer que sentía al sentir su legua dentro de mi vagina y sus lamidas en mi clítoris, pero aun así no dejaba de ver como mi amiga estaba mamando la verga de uno de ellos.

En una cerrada de ojos, mientras acariciaba el cabello del tipo que mamaba mi vagina, no vi a donde se fue el otro, pero casi de inmediato sentí en mi oído una cosa dura, voltee y vi que era la verga del tipo que faltaba, de inmediato la tome y me la metí en la boca, estaba gozando al máximo ya que mientras uno me mamaba yo se la mamaba al otro.

El que me la estaba mamando se incorporo se bajo el pantalón y me mostro su verga bien parada, y casi de inmediato me la empezó a meter, creo que en ese momento tuve mi primer orgasmo, es indescriptible describir lo que gozaba mientras me penetraban y mamaba tan rica verga.

No sé cuantos orgasmos tuve pero fueron muchos, aun con mi playera puesta el que me penetraba me la saco y quiso terminar en mi boca, como no se lo permití, yo continúe chaqueteando la verga que mamaba, y el levanto mi playera y termino en mis senos que aun tenían mi brasier puesto.

Casi de inmediato el otro me empezó a penetrar, voltee a ver a mi amiga y vi como con el que estaba terminaba en su boca, eso me éxito más.

Yo me movía con gran fuerza para gozar más la verga que me estaba penetrando, entre mis jadeos le pedía que terminara dentro de mí y casi de inmediato sentí su leche caliente como llenaba mi vagina.

Todos nos vestimos, y en medio de una conversación muy caliente aprovechamos para seguir y tomando y recuperándonos de tan excitante cogida.

Poco después cuando ya nos habían terminado poco más de dos botellas, y en medio de la conversación nos empezamos a desnudar, como soy un poco mas agraciada que mi amiga, note que los tres querían conmigo, ella se dio cuenta y empezó a motivarlos para que los tres me cogieran.

Sin hacérselos notar, pero eso era lo que yo quería, estaba consciente que mi esposo en dos ocasiones me había intentado penetrar por el culo y no me había gustado mucho, pero estaba tan caliente que si se diera el caso lo permitiría.

Uno de ellos se bajo el pantalón, ya tenía la verga evidentemente bien parada, me tomo de la mano y me sentó de frente para mamar mis senos mientras me la penetraba por la vagina.

Poco después, otro de ellos se desnudo completamente se acerco a mí, y me puso dura verga en mi boca, yo de inmediato la empecé a mamar dándole pequeños mordiscos a su ardiente glande.

Yo gozaba cual vil puta, tan erótico momento, brincaba con gran fuerza para penetrarme lo mas que se pudiera esa verga, mientras mamaba con gran fuerza la otra verga y que en momento lamia y mamaba sus peludos huevos.

Pocos minutos después, empecé a sentir como una lengua intentaba penetrar mi ano, pensé que era mi amiga, cuando voltee pero sin soltar la verga que tenía en mis manos, vi que era el otro tipo, el que pensaba que era la pareja de mi amiga.

Ya no podía estar más excitada, ya que me imaginaba que seguramente la lengua que sentía en mi ano, también estaría lamiendo los huevos del que me estaba penetrando.

Pocos minutos estuvo intentando lamer mi ano, ya que le era difícil, ya que me movía para ser penetrada, pocos minutos después sentí sus dedos paseando por mi ano y poco a poco me metió un dedo sin que yo opusiera ninguna resistencia.

Mientras me hacia el mete y saca con su dedo, untaba su dura verga en mi hombro y con su otra mano me acariciaba y apachurraba fuertemente mis senos, yo solo pensaba que estaba siendo tocada y penetrada por todas partes, estaba calientísima.

Poco después le pidió a su amigo que se recostara para que el pudiera penetrarme por el ano, sin soltar la verga que mamaba y sin sacarme la verga que me penetraba la vagina, nos acomodamos toscamente para que este tipo me pudiera penetrar por el culo.

Me lubrico el ano con saliva que había puesto en su mano, de inmediato sentí como poco a poco penetraba tan dura verga, yo no me movía reconozco que me dolía mientras la metía, pero mi calentura era más.

Empecé a sentir como los dos hacían el mete y saca, yo no me movía para no interrumpir o romper su ritmo en el mete y saca, la verga que tenía en las manos en momentos la mamaba con gran fuerza, pero mi respiración era tan excitada que tenía que sacármela de la boca, pero nunca se la deje de chaquetear.

Pocos minutos después de estar gozando como nunca, que para mí fue un instante, el que me penetraba por la vagina grito ya me vengo aprieta fuerte cariño, yo no podía complacerlo, ya que el que me estaba penetrando por el culo aun que gozaba, me lastimaba.

Pocos instantes después, sentí su ardiente semen en mi vagina, sin que me la sacara, unos minutos después, termino al que se la mamaba, como no me gusta comer semen, termino en mis manos, pero evidentemente algunas gotas cayeron sobre el que estaba abajo.

Solté su verga y casi de inmediato el que me penetraba por el culo, empezó el mete y saca durísimo, estuve a punto de gritar, pero era evidente que estaba a punto de terminar y no quise interrumpir su momento.

Cuando termino, me la metió tan adentro que sin querer me moví, pero escuche perfectamente su suspiro de placer, mientras recuperaba el aliento me la saco lentamente, yo me incorpore poco a poco sacándome la verga aun parada la tenía en la vagina.

Ya de pie, sintiendo que escurría semen por todos lados, me acerque a cada uno de ellos y les di un beso apasionado, en forma de agradecimiento por el momento tan delicioso que me habían hecho pasar.

Fui al baño a intentarme limpiar de todo aquel delicioso semen, regrese aun totalmente desnuda y continuamos tomando y charlando de lo maravilloso que había sido el momento que habíamos vivido, yo sentía mi ano adolorido, creo que si hubiera podido, no me hubiera sentado.

Poco a poco todos nos fuimos vistiendo sin dejar de tomar, ya casi como a las seis de la tarde, los cinco ya estábamos bien ebrios, pues casi nos habíamos tomado cuatro botellas.

Mi amiga agarró mala copa y me empezó a reclamar el que yo me hubiera cogido a los tres, mientras ella solo se pudo dediar mientras nos miraba coger.

Su borrachera ya era insoportable y sus amigos prefirieron llevársela, yo continúe tomando, sabía que mi hija estaba bien.

Cuando mi esposo llego como a las ocho de la noche, me encontró bien borracha, me pregunto por mi hija y fue a recogerla a casa de mi mama.

Cuando regreso y acostó a mi hija, me quiso coger, como estaba tan ebria, se lo impedí y le dije que antes tenía que saber algo.

Mi estado etílico me permitió platicarle lo sucedido sin ningún remordimiento, ni recato, yo pensé que se iba a molestas, pero el muy carbón me reclamo por no haberlo invitado a tan excitante orgia.

Ahora cada rato me pregunta cuando voy a volver a organizar algo así, creo que me quiere ver coger con otros, yo se que si quiero los vuelvo a reunir, y si no busco a otros, pero tengo miedo que solo lo diga sin intención de hacerlo.

Sé que fui bien puta por permitir que pasara eso, pero no me arrepiento y muy seguido pienso en eso y gozo mas cuando mi esposo me coge, pero por el culo jamás volveré a permitir que me la metan, me dolió mucho.

Relatos Similares:

NeoPene

5 comentarios en “Una mañana increíble

Deja un comentario