Un volcan en la nieve


Un volcán en la nieve
Esta historia la conocen a lo sumo 10 personas, no me vanaglorio de nada, ni me interesa demostrar si ocurrió o no , solo lo hice para mi desarrollo espiritual.
Esta es la historia…
Hace unos años atrás…no muchos, con mi esposa estuvimos viviendo en Euskadi, (País Vasco.España-Francia), eran buenos tiempos, es un lugar bonito con gente particular, mucha montaña, mucho mar.
Son la gente mas apasionada por el monte que he conocido,son cabras, tanto que nos contagiaron ese espíritu por las alturas, nos sobraba el tiempo, sin amigos nos unimos al grupo de trekking y senderismo del pueblo.Yo empecé también a ir al gimnasio, aparatos y natación.Las caminatas al principio nos resultaron duras, pero poco a poco empezamos a sentirle el gustito y cada vez nos resultaba más fácil.Siempre conoces gente en el monte pero las caras se van repitiendo.Nos cruzamos varias veces con otros grupos de montañismo. Primero en el Aralar luego Gorbea, Txindoki y así sucesivamente, fuimos superándonos marcando el ritmo y terminando antes, demostrando verdadera resistencia, nos aventuramos en los pirineos, donde conocimos como lidiar con la nieve, luego la sierra de Madrid, nos cruzamos varias veces con un grupo de tres mendicaleak vascos, montañeros vascos que empezaron a saludarnos y hacer comentarios en Euskera entre ellos.Se nos acercan y preguntan – “¿De donde sois, no de aquí, por el acento, argentinos?”-.
-“Uruguayos”-, respondemos.
-“Uruguaios, uruguayyyos, como Forlán el del A.Madrid”-, preguntan riendo.
-“Sí, igual que él”- respondemos.
-“Vemos que están en buena forma y les gusta la montaña”-, agregan.
-“¿Donde viven?”-, añaden.
-“Zu………………., Guipuzcoa”-, respondemos.
-“! Gipuzkoa, cerca de Donosti (San Sebastián), nosotros somos de Gazteis (Vitoria), Araba (Alava), vecinos, chavales ¡”-, exclaman entusiasmados.
Se despiden, -“! Gero arte, ondo pasatu ¡”-.
Pero la vida nos envía mensajes y ellos lo entendieron al cruzarnos otra vez en la cima de los picos de Europa (Asturias-España).
-“! Kaixo, Egun on, otra vez nos vemos, tuvimos que esforzarnos para alcanzarlos ¡”-, responde uno de ellos.
Hacemos una pausa a la mañana, lo que llaman hamaiketako, con los clásicos Bocatas ( refuerzos) de jamón serrano (crudo) y algo de beber.
Luego de hablar, intercambiamos Emails y teléfonos, quedando en vernos algún día.
Tras pasar unos días, recibo en mi móvil (celular) una llamada de los montañeros y quedamos en vernos en el Kursaal de San Sebastián(Los cubos de Moneo).
Fuimos, nos encontramos en el Bar llamado, Museo del Whisky, es muy discreto tranquilo y se puede hablar.
Eran cinco, muy vascos con esa cara de baserritarras (caseros de pueblo) que los hace a todos iguales.Rondaban entre 30 y 50 años.Los tres que conocíamos y otros dos.
Se presentan uno a uno, Iñigo Iribarren (el mayor), Maritza Achaval, Xavier Portu, Asier Irazabal, Leire Lekumberri, tres de Araba y dos de Bilbo (Bilbao), Bizkaia (Vizcaya).
Tras pedir unas claras ( cerveza y limón), van al punto.
-“Queremos invitarles a subir a una montaña de verdad”-, dice el mayor el portavoz.
-“¿El Mont Blanc?”-, pregunto ingenuamente.
-“ ¡El Mont Blanc de Frantzia, eso es para párbulos(niños), son 5000 m ¡”-, dice una de las chicas casi enfadada.
Iñigo sigue hablando, -“El año pasado un gran amigo de todos falleció en la montaña al caer por un barranco, nuestro amigo Urko Barrenetxea, hemos decidido cumplir sus útimas voluntades y llevar sus cenizas a Nepal”-.
-“¿Nepal , el himalaya?-, ya pregunto preocupado.
-“Bueno el, Annapurna”-, corrige él.
-“¿Están locos?, el 40 % de los que quieren llegar a su cumbre, muere en el intento, somos aprendices en esto”-, afirmo asustado cagado hasta las pelotas.
-“No les vamos a pedir que coronen, solo que nos acompañen hasta el campo base como parte del grupo de apoyo, estará entre los 5000 y 6000 metros, será eso una aventura para vosotros, hasta ahí no corren riesgos el clima es más cambiante arriba, somos alpinistas experimentados, al igual que Edurne Pasabán tenemos varios 8 miles y nuestro amigo Iñaki Ochoa que esta en Nepal”-.
-“Cuantos más seamos más barato nos sale todo”, agrega Leire.
Nos miramos con mi mujer, era una aventura a lo grande, aceptamos.
-“Cuando saquemos las Visas, al gobierno de Nepal ni una palabra de las cenizas”, agregó Iñaki.
Los siguientes dos meses nos juntamos para familiarizarnos con el equipo comprado, cuerdas, piolets, oxígeno, carpas, grampones y mosquetones.Con el papeleo, visas y pasaportes en ordén, nos encontramos en Barajas donde la Guardia Civil no nos sacó ojo de encima, tras abordar el avión, nos esperaba un largo viaje a India, llegamos, la India es un mundo de gente no cabe un alfiler.
En India tomamos un viejo avión destartalado lleno de animales y olores varios, a Kathmandú capital de Nepal.Después de conocer y hacer las debidas compras, fuimos a una agencia de contratación de Sherpas, increíble una de las principales fuentes de ingresos de ese país es el alpinismo, contratamos tres guías locales.Nos trasladamos en Autobus hasta nuestro alojamiento el Buddha Lodge de ahí saldríamos al Annapurna Base Camp (4.130m) Subimos hasta el glaciar del Annapurna Sur donde 3 glaciares confluyen en uno y desde donde mejor se ve el Annapurna 1 (8.091m) y todo el santuario formado por 11 picos nevados.Era impresionante.Nuestra idea era encarar el Annapurna por su cara norte.
-“Iremos por la ruta alemana es la más segura”-, asegura Iñigo.
Tras juntar nuestras mochilas, nos dirijimos a pie hacia nuestro objetivo marcado.Nos cruzamos con otros grupos de las mas diversas expediciones y orígenes, supe días más tarde, que alguno de ellos jamás volvería.
Subimos…al principio parecía fácil, pero no era así, inesperadamente una fuerte vestisca con nieve nos hace separar al grupo y perdernos entre la nieve.
De repente perdí a mi mujer, me separo del grupo para volverme a atrás a donde supongo se quedó, no veo nada, veo a alguien también perdido, llego hasta él, es un joven noruego, se ha perdido, apenas sabe inglés.
-“Help me, my wife is lost”-, le ruego.
Han pasado dos horas y las temperaturas han descendido bruscamente.
Vemos una figura hecha un ovillo en la nieve, ¡ es ella !, rapidamente armamos la carpa, la introducimos a ella junto con nosotros.
En severa hipotermia y humedecida, corre riesgos de morir, el noruego me mira y grita, -“! Quickly, nude, nude ¡”-.
Nos desnudamos y la desnudamos a ella, noto que aún en la tensa situación el escandinavo traga saliva al tirarle del tanga a mi mujer y descubrir su desnudo y rasurado pubis.
Observo al chico, casi albino, ojos claros, 1.80 m, fornido, oriundo de Oslo unos 25 años. Olaf Olsen dijo llamarse.
Ambos nos acurrucamos a ella, uno por delante y uno por detrás, los tres en pelota picada.Las dos horas iniciales fueron fundamentales.
Ella tiritaba, helada, debemos habernos quedado dormidos, pues desperte con unos murmullos.
Ella era la que gemía, -“! Hummm.humm ¡”-, no parecía consciente, pero sentía nuestras vergas contra ella, eso me excito y parece ser que a el noruego también.El cuerpo de mi mujer ya está tibio, acaricio sus ricas tetas, blancas y turgentes, respira tranquila, bajo mi mano por su entrepierna, siento su rajita caliente, sus labios mojados, ella abre las piernas y gime, -“Hummmmm”-, paso mi mano por entre sus piernas encontrando la gran verga erecta y los huevos hinchados del escandinavo, tomo su verga y la pongo en la entrada de la concha de ella, entre sus labios. El Noruego grita -“! No ¡”-, entonces, le tomo de los huevos y se los aprieto, grita –“¡ Ohhhh ¡”-, con el dolor causado, tira la verga para adelante insertando a mi mujer, no suelto sus huevos pero lo los presiono solo los llevo hacia delante y atrás, logrando su colaboración , penetrando a mi mujer, sacando y penetrando nuevamente, ella gime ahora, sin abrir sus ojos, -“Huuummm, uffff,así, así, que rico”-, ahora el vikingo toma confianza y pasa las manos hacia adelante rodeandola y acariciandole las tetas.Entramos en calor y nos destapamos, veo con morbo como es deliciosamente cogida por detrás por el rubio vikingo.
Ella abre los ojos, con sorpresa me ve delante pero alguien la penetra por detrás, se aleja y se da la vuelta, con asombro, abre la boca cuando creo que va a gritar dice -“¿Me he muerto y estoy en el cielo?”, al ver a su lado ese rubio escandinavo, joven y con cara de ángel, además una gran pija que no ha perdido todavía su erección.
-“Es Olaf, es noruego, le debes la vida, te hubieras congelado afuera”-, le aseguro,
-“Thanks Olaf, Im very hot, déjame agradecerte haberme salvado”-. le dice ella.
Ella le toma de su verga, se la acaricia, luego con su boca la lame por fuera, desde el pubis hasta el glande luego se lo devora, Olaf le acaricia sus tetitas, mientras yo se separo los glúteos de mi mujer, para empezar con un beso negro para terminar cogiendo con mi lengua su salida empanada.Ella hace un rato que succiona la manguera del chico, el chico emite un -“! Oooohhhhhhhhfffffff ¡”, descargando su esperma en boca de ella que se incorpora, le muestra su boca bien llena del espeso líquido blanco, cierra su boca y lo hace desaparecer dentro, -“me va a ayudar a hidratarme”- ríe ella.Ella se abraza al chico y lo acaricia, lo atrapa con sus piernas, el joven no puede creer lo que le está sucediendo y minutos más tarde su verga se para, mi esposa se tira en el fondo de la carpa, abre sus piernas, enseña su sexo, le llama, -“Come on, fuck me, please”-.
El obedece y se monta sobre ella, que lo atrapa enlazándolo con sus piernas, la verga del chico invade el interior de mi mujer, ella lo besa mientras mantienen el abrazo carnal, sudan, gimen, ella es un volcán en la nieve, no tardará en llegar al orgasmo, -“Ahhhhh,así,bb, ya..ya…así…ri…co…me viene….ahhhhhhaaaaaacaaaboooooo, ahhhhhh”-
-“¿Milk… milk , out? …oh…answer for me”- pregunta, el noruego agitado.
-“Yes, yes, Im not drink pills”- , responde ella.
A punto de explotar, el chico intenta, retirar a tiempo su verga, pero yo quiero verla a ella llena, le presiono su cola contra ella, impiendo retirarse y retener su valioso esperma derramando dentro de ella contra su voluntad, -“! Ahhhhhhhhhhhh!” grita el escandinavo que ve como deja parte de el dentro de mi mujer consumando el acto, el coito se ha consumado, la cópula de principio a fin.
-“Sorry, sorry , I’m spermed, you husband forced me”, se disculpa afligido.
Ella siente el caliente húmedo líquido llenarla recorrerla y en un ambiente tan frío le gusta mucho, una rica sensación.
-“You calm, Im liked, Im have a delicius sex with you”-le tranquiliza ella.
Que rico veo a mi esposa llena de semen de un extraño, bien llena ahora lo expulse en grandes gotas que mancharán la roja carpa.
El vikingo, se recupera rápido, joven, entrenado, aparentemente sano, tiene otra recarga, lo veo y le tiro un frasco de vaselina para esquíes, luego le pido a mi mujer que me jinetee, me monta, mi pija entra en la concha sucia de esperma del noruego, pero ayuda a lubricar, la atrapo contra mí, la beso y con mis manos le separo las nalgas, veo como se acerca Olaf y unta con vaselina su verga segundos mas tarde mi mujer grita de dolor,-“Haaaayyyyyyy, duele,mi culito, my ass please”- y me muerde a la altura de la clavicula hasta que el dolor cede y da paso al placer, gimiendo, -“Uffffff,aahhhh, hummmmm”-llegará al orgasmo una , otra vez, quiero ver y no puedo, así que alargo mi mano y tomo un espejo de señales, a través de él veo como mi mujer estrena una doble penetración, dos vergas le llenan sus agujeros, hasta que acabo mezclando mi esperma con el de Olaf, veo como el hombre termina, saca su pija y una linea de esperma sale del ano de ella y se junta con el semen saliente de su rajita.Inolvidable.
Por el rabillo del ojo veo algo que hace rato trato de ver que es, en el cierre de la carpa hay un agujero, no lo noté hasta que vi algo como un flash un reflejo, veo una cara oscura uno ojos negros una sonrisa con unos grandes dientes blancos con alguno faltante era un Sherpa, hacía rato que nos veía coger y creo que tomo fotos.
El nepalí se dio cuenta que lo vi y desaparece, les digo a mi mujer y al escandinavo -“dressed up”, que se vistan que escuché gente afuera.
Al rato escucho a los sherpas, “! Here are same people live ¡”(!Hay gente viva aquí!).
Salimos hay sol , un día claro y los encontramos,”! Namaste ¡” decían felices los nepalíes .
Nos llevan al campamento base, donde Iñaki nos recibe muy bien, el noruego desaparece al encontrar su grupo.Mi mujer se queda ahí y yo decido dar el salto, con energías renovadas y habiendo cumplido el sueño de ver coger a mi mujer con otro, pido -“Quiero ir con ustedes hasta la cumbre, solo nos faltan 2000m si llegué hasta aquí puedo lograrlo”-.
-“Estas seguro, es muy peligroso, ayer hubo fallecidos en la cara sur”-, me dicen.
-“Seguro”, les digo.
-“Oso ondo (muy bien), toma el equipo, ya salen”, dice Iñaki el director.
Las cosas se dan bien, atados entre nosotros con grampones y piolets, oxigeno, agua, sales minerales y pastillas para el mareo. Con éxito instalamos campo 2, 3 y 4.
Catorce horas depues de haber salido llegamos a la cumbre, saco mi banderín de Uruguay y lo planto junto a la Ikurriña de Euskadi.
No fui el primero como 10 llegaron antes que yo, luego en emotiva ceremonia liberaron al viento del himalaya las cenizas de Urko.
No festejamos la conquista hasta volver al campamento base, cuando llegamos alguien abre una lata de coca y la mezcla con un extraño vino local un improvisado Kalimotxo.Brindamos por los que lo intentaron y no llegaron.
Volvemos a España, mi mujer lo cree haber soñado, le muestro sus dientes en mi hombro, -“¿Como pude hacerlo y me dejaste?”-.
-“Debió ser la narcosis de la altura”- , le digo.
-“Lo mas preocupante es que me gustó mucho”-, me dice ella.
Un mes mas tarde acudimos a Osakidetza ( servicio vasco de salud) nos confirman el embarazo, pero como no deseamos tenerlo y tal vez sea del escandinavo, dos inyecciones hacen expulsar el embrión con un pequeño sangrado.Debido a la crisis unos años después tenemos que volvernos, dejando amigos y vivencias únicas e irrepetibles, pero mis 8 miles nadie me los quita.
FIN.

Relatos Similares:


1 comentario en “Un volcan en la nieve”

Deja un comentario