Tres más uno cuatro.

Tres más uno, cuatro.

Dos meses después de nacido nuestro tercer hijo al que nombramos R.Claudio, su Padrino y algo más, Claudio trajo a su prometida a presentarnosla y darnos la invitación para su boda en primeros días Junio del 2013.
La chica se llama Cecilia tiene 23 años, morena (morocha), pelo largo lacio, unos hermosos ojos claros azules.Estudia Ciencias Económicas y es becaria en el banco donde conoció a Claudio.
Tiene un cuerpo menudo toda una lolita inclusive parece tener menos edad.Casi le duplico la edad.
-“Muy bonita tu mujer”-le digo a Claudio.
-“Ya me di cuenta que te gustaba viejo zorro,! te la comes con la vista!,podría ser tu hija”-me recrimina.
-“Pues no lo es…”le digo riendo.
-“Me encantaría volver a “salir” con ustedes, ahora los cuatro, pero ella, mi futura esposa es muy…tradicional en la cama, si le propongo algo así en caliente tal vez me diga que sí, pero en frío puede mandarme al diablo, hay que darle tiempo”-me explica Claudio.
Se van.Mi esposa los acompaña a la puerta la chica se fue encantada de conocer al bebé.
Luego ella me dice al volver -“Que rica niña, hacen linda pareja, pero me parece que está algo verde, no sé si él termine conforme en la cama”-.
-“¿Celosa?”-pregunto.
-“! No, que vá ¡ yo tengo mejores tetas , una cadera mas grande y se follar”.- refunfuña ella.
-¡Claro tienes 36 pirulos!-le aclaro yo.
Llega la fecha de la boda, linda ceremonia buen lugar y lo pasamos muy bien.
De luna de miel se van a las Antillas por 10 días.Nos cruzamos con la flamante pareja a mediados de junio y arreglamos inocentes salidas los fines de semana.Para principios de julio la chica tenía plena confianza con nosotros.
Un día Claudio nos dice que se han mudado y que para celebrarlo nos invitan a cenar a su nueva casa.Llamamos a la ñiñera ya que tres niños son muchos para las abuelas.Mi mujer se pone toda coqueta, el uso continuado de una bicicleta ergonomica estatica, le fue devolviendo sus curvilineas formas, sobre todo a su cintura, su pecho aún era grande y amamantaba.
Ya con tres niños se hizo ligar las trompas para evitar “accidentes” como el de hace un año con notorias consecuencias.Se enfundo un minivestido onda animalprince, tipo leopardo muy justo y unas medias color piel con liguero.Era por si despues de comer salíamos.
Yo normal, una americana, una camisa y unos jeans.Tomamos el coche y nos dirigimos hacia la dirección mandada.Un edificio de apartamentos, era el último piso, número 12.
Nos reciben con alegría, la cena ya esta en el horno.Cecilia tenía puesto un vestido corto azul francia que se hacia juego con los ojos, este vestido se le subía al caminar, así que ella se lo pasaba tirando hacia abajo para no mostrar demasiado.
Nos servimos unos aperitivos charlamos de su boda y posterior viaje.Luego cenamos, codillo de ternera con patatas(papas) a la riojana, acompañado por un tinto reserva.La cantidad de alcohol se fue sumando y luego de la cena seguimos bebiendo, las charlas se dividieron yo con Claudio y mi mujer con Cecilia.Por lo que les escuche hablaban de ropa.
Vemos que se levantan y se van a ver el armario de Cecilia en el dormitorio, seguimos en lo nuestro al pasar una media hora y no vuelven nos preocupamos, escuchamos risas y sigilosamente nos acercamos a la puerta del dormitorio a curiosear que pasaba.
Se estaban probando ropa, haciendo combinaciones, presté cuidadosamente atención a Cecilia cuando se quito el vestido, quedando con sujetador y una tanguita muy juvenil, estaba rica la guacha, unos senos pequeños y una colita apretadita, bien levantada, ni una arruga.Podía sentir la respiración agitada de Claudio que observaba a mi esposa en medias ligueros y su ropita de encajes y murmura “!como se ha recuperado!”.
Las chicas toman prendas y prendas, hasta que deciden elegir unas prendas interiores para ello mi esposa se quita, el brassier y la bombachita, timidamente Cecilia se quita el sostén, dejando ver sus pequeñas tetitas.
-¡Oh, sorpresa!-mi mujer adelanta su mano y le acaricia suavemente las tetitas a Cecilia, esta trata de sacarle la mano.
-“Yo no soy lesb…”replica ella, mi mujer la tranquiliza con un -“!Shhhhhh!”, le come el lóbulo de la oreja y a la vez que le dice -“Yo tampoco”, baja su mano hasta meterla por dentro del tanga de Cecilia, masajaeado su clítoris.La chica joven poco a poco se va entregando a acto, buscando su mano el coño de mi mujer.
Nosotro mudos, sorprendidos nos cuesta reaccionar, es muy morboso y excitante el espectaculo.
Ellas siguen, se besan y mi mujer , de un fuerte tirón le rompe y arranca el tanga a la otra.Abrazadas se tirán en la cama cambian de postura haciendo un 69, comiendose entre ellas sus depilados coños a la vez que se masturban y entran a gemir los primeros orgasmos.
Excitados nos despojamos de todas nuestras ropas, lo que Claudio había jurado que no se podía lograr mi mujer lo consiguió en minutos.
Entramos en pelotas ambos, ellas están concentradas y no nos ven, cuando Cecilia me ve a su lado pega un gritito,”!Huyy!”, deja el abrazo carnal se separa de la otra, se pone colorada como un tomate de vergüenza tapandose con la sábana su desnudez.
Toma la sábana y de un tiron se la saco, desnuda se tapa con las manos, le digo -“¿Claudio nunca te dijo?le pregunto.
-“Sí , pero no le creí pensé que alardeaba, yo…yo…”.No le dejo terminar la frase, me acerco la beso acerco mi cuerpo desnudo a ella, para que sienta mi piel y mi calor.
Las manos que antes cubrían unos pequeños senos ahora recorrián mi espalda mis nalgas…una mano femenina pequeña y joven acaricia timidamente mis testículos y mi pene.
¿Y mi mujer?, había dejado la cama y sentada en un sofá en el living le hacia una felación a Claudio.La puerta abierta del dormitorio me permitía verlos.
Mientras yo le abría las piernitas a ella, observaba con extasis su apretado coñito, pequeño, deseaba penetrarla, gozarla, meti mi boca entre sus piernas y la folle lo mas profundo que pude con mi lengua, ella gemia hasta que me susurro, -“Cógeme”-y como ruido de fondo sonaban los gritos de orgasmos de mi mujer, Claudio estaba sentado en un sofa y ella lo cabalgaba dandole la espalda, mientras sus tetas eran tomadas apretadas desde atrás por el amante, Cecilia , concentrada, excitada abre mucho sus piernas yo apunto mi pene erecto, mi glande toca su vulva, mojada me facilita la penetración profunda, muevo mis caderas ella gime, -“!Ah,ah,ah¡”- pasa sus piernas por detrás de mi espalda dejandome abotonado a ella, cierra sus ojos, gime, goza, y me clava sus uñas en la espalda, un gemido largo y ahogado indica un orgasmo,mueve las caderas me goza,-“dale,dámela,quiero que te corras(acabes)”-gime, ella.
Escucho casi dos gritos simultaneos, de mujer y hombre una gran acabada, veo de reojo y lejos a mi mujer sentada sobre el cipote desaparecido dentro de ella, de Claudio, él le chupa los pezones tomandose la leche materna de nuestro hijo,no se había quitado ni medias ni ligueros, eso me excita y exploto dentro de Cecilia, llenandola con mi esperma caliente.
-“! Qué bien se siente ¡”- gime ella y agrega -“Es mi primera vez”-.
-“¿Qué?”-no le entedía.
-“Nunca lo había hecho sin protección, ni con Claudio”-explica.
-“¿Tomas AO?”-pregunto.
-“!No¡ , me hacen daño”-responde.
-“! Vas a quedar embaraz…da!”, exclamo alarmado.
-“No creo me está por bajar la regla”- afirma.
Ya más tranquilo tomo un espejo de mano y se lo coloco entre las piernas para que pueda ver toda esa lechita por primera vez llenadole el coño.
Ella curiosa toca el semen para sentirlo en su mano,-“Es pegajosillo”-añade riendo luego dice-“Estoy chorreando leche vamos al baño”-.Cuando llegamosa la puerta del baño Claudio y mi mujer se nos habían adelantado pero no se estaban lavando sino follando.
Mi esposa apoyaba sus manos alzadas contra los azulejos, levantando su colita mientras claudio penetraba y embestia desde atrás.Cecilia los vió y quedó petrificada viendo a su marido, cogiendo , follando a otra frente a ella,ella,gime, -“!Sí,Negro,así,así ,ahhhhhh,mas fuerte,ahhhhhh¡”-el ruge, llenandola con su elixir que da vida, consumando el acto carnal, saca su pene flácido, mientras el coño de mi esposa chorrea el semen calentito de Claudio.Ellos no nos ven y siguen ahora duchandose tranquilamente.
Acaricio a Ceci y le pregunto, -“¿Que sientes?”.
-“! Celos, pero me excita me gusta verlo ¡, volvamos a la cama”me dice.
Cecilia me toma de la mano, me lleva a la cama a los tirones, antes de subirnos, se agacha y con bronca, celos y excitación me hace una desesperada mamada, me limpia la verga de restos de semen y obtiene de mí una nueva erección.Se sube a la cama enteramente desnudita se pone en cuatro patas en perrito y me pide…
-“! Fóllame hazme tu mujer una vez más, te quiero dentro de mí¡”.
Nuevamente, la poseo, la penetro, embisto una y otra vez, llega al orgasmo, grita fuerte para que la escuchen ella quiere que Claudio la vea siendo follada.
-“!Ahhhhhhhhhh,ahhhh, dame toda tu lechita¡”grita llegando a un impresionante orgasmo.
Los gritos atraen a su marido con mi mujer, se acercan , ríen y preguntan, -“¿Nos dejan un lugarcito?”-
Claudio pone su verga erecta delante de la boca de Cecilia, ella se la mete en la boca y succiona yo embisto una y otra vez, mi mujer mira, espera.
Grito me corro inseminando a Cecilia, me siento derramar un placer inarrable, me duelen las piernas, mi mujer me susurra,-“Sal, déjame ver”-ella observa la conchita llena de leche mía y antes que chorree mete su boca lamiendo chupando, succionando toda la rajita de Cecilia limpiandola de semen, mientras Claudio le descarga su lefa en boca de su mujer.
Luego nos lavamos y vestimos, Cecilia estaba muy, muy perturbada, no sabía si besarme en los labios o en la mejilla al despedirse, por primera vez se sentía una zorra, infiel, puta, lo había disfrutado y había sido mujer de otro, no había conocido mas que dos hombres en su vida yo era el tercero.
Después de este encuentro la vi unas semanas mas tarde en un centro comercial y se puso tan nerviosa que tatamudeaba, los colores se le subieron a la cara.
No supimos de ellos hasta ahora, para sorpresa mía nos comunican que no nos llamaron antes porque está con vómitos y no le bajo la regla ¿Embarazada de quien?.
Le comenté a mi mujer y me dijo que tal vez ella (Cecilia) no se anime a decirle que no es de él y ya se sabía embarazada cuando me crucé con ella.
Hay que esperar y ayudarlos si nos necesitan.Ironías de la vida yo tengo un hijo de él y el tiene un hijo mío…habrá que esperar…es Agosto.

Relatos Similares:

3 comentarios en “Tres más uno cuatro.

Deja un comentario