Historias de mi puta y nada triste vida – Primera Parte

Después de leer a varios de los narradores, por fin me anime a contarles varias de las experiencias que he tenido a lo largo de mi vida, pero antes debo de decirles que siempre me he considerado un tipo normal, y que básicamente he tenido la fortuna de estar en el momento exacto y justo … Leer másHistorias de mi puta y nada triste vida – Primera Parte

El arrimón.

Subí al camión de la ruta Rosario- Aragón, que se encontraba llenísimo, me fui recorriendo desde la entrada hasta quedar un poco en medio, frente a mi se encontraba una joven, acinturada y nalgona, con un vestido muy delgado de una pieza, color salmón y zapatillas negras, o sea, una vestimenta, propia para el mes … Leer másEl arrimón.

Una Verdad Inesperada (Infidelidad de mi mujer)

Hacía tiempo ya que sospechaba mucho de mi mujer, ella se llama Lucy y trabaja para una tienda departamental muy conocida en el país, es chaparrita delgada, muy bonita con pompas paraditas y redonditas, de senos pequeños firmes y deseables, sus actitudes habían cambiado bastante, su forma de ser era otra, se arreglaba más, se … Leer másUna Verdad Inesperada (Infidelidad de mi mujer)

Mi Novio y Yo con Trementa Calentura

Es mi primer relato así es que espero que les guste. Tengo 22 años, medio alta 1.68, cabello largo y castaño al igual que mis ojos y hasta hace poco mas de 6 mese tuve mi primer novio, si lo sé suena extraño, pero no me llamaba mucho la atención ese tema y mas que … Leer másMi Novio y Yo con Trementa Calentura

La recepcionista veinteañera y el cuarenton

Hola que tal mi nombre es Elina y actualmente tengo 27 años, les contare una aventura que tuve a los 21 años con un hombre de 45. En ese entonces yo trabajaba como recepcionista y los días viernes o miércoles mi jefe salia a juntas de coordinadores, y había poco trabajo así que navegaba seguido … Leer másLa recepcionista veinteañera y el cuarenton

No podía creer que fuera tan chiquita.

Fui a una fiesta en la que conocí a un muchacho muy guapo, que me invito a bailar y casi de inmediato nos empezamos a besar, después de casi una hora, ya eran tan apasionados nuestros besos, que nuestras lenguas se entrelazaban. Me puso tan caliente, que empecé a bailar muy, muy pegadita a él, … Leer másNo podía creer que fuera tan chiquita.