Soy una mujer sumamente caliente. Me fascina insertarme cualquier tipo de cosas por el culo y por mi rica rendija de al frente. Un día estando sola en mi casa no aguantaba mas los deseos que tenia de experimentar algo realmente placentero. Pensaba como me masturbaría en esta ocasión, pues ya no aguantaba mas los deseos que tenia.

De momento siento que mi perrita de tan solo un mes comienza a lamerme una pierna y eso me puso super caliente. Me vino una idea terrible a la mente, pero no me atrevía a realizarla. Me puse a hacer otras cosas y olvidar en lo que había estado pensando, pero pudieron mas mis ganas y busque la perrita.

La trepe a la cama y comencé a desnudarme de la cintura para abajo. Ya tenia la crica bien mojada por lo que mi mente estaba pensando. Así que abrí mis piernas y puse la perra entre ellas. No podía creer lo que estaba pasando.

La perrita había comenzado a lamer mi crica empapada y yo estaba que me moría de las ganas que eso había provocado en mi. Me retorcí en la cama del gusto que mi perrita me estaba dando, pues su lengua era áspera y caliente.

De vez en cuando la sacaba de entre mis piernas pues no quería venirme tan rápido porque el goce que estaba experimentando era tremendo, algo maravilloso nunca antes vivido. En unos minutos volví a poner la perrita entre mis piernas y ya aquí no pude sacarla pues comenzó a lamerme la crica desesperadamente y yo me puse como loca del deseo que sentía, comencé a gritar y a revolcarme por toda la cama y la perrita no me soltaba la crica.

Ya no soportaba mas lo que sentía y me abrí lo mas que pude para sentir esa rica lengua mas adentro todavía. La cabrona perrita estaba como loca lamiéndome y buscando mas y mas adentro, sentía como entraba su lengua en mi roto y eso me tenia como loca.

La deje hacerlo un momento mas pues ya no podía soportar semejante sensación y entre gritos y revolcadas en la cama me vacié como nunca. Lo mejor de todo fue que la perrita no dejaba de lamer y se acabo todos mis jugos provocandome un segundo orgasmo que casi me desmayo. Uf que rico es dejarse lamer la crica por un perro, jamas olvidare esa experiencia. Espero les guste mi relato y cualquier cosa pueden escribirme a mi email. Con amor La Bellacona