Semen de mujer

Por
15 marzo, 2019 7:34 pm

Hacía unos quince días, tuvimos nuestra hija, como fue un embarazo de riesgo le mandaron reposo todo el tiempo, así que tener la hija fue una liberación.Para festejar dejamos la bebé con su abuela y salimos a bailar.

Hacia tiempo que no salíamos, preguntamos cual era el sitio de moda y nos aprontamos, ella se duchó y luego se puso un minivestido que increíblemente le quedaba después del embarazo, ella estaba amamantando así que antes se autoordeñó y dejo la leche en el biberón para la niña.Era verano hacía calor y no se puso medias.Unas sandalias con taco pero cómodas para bailar.Yo me puse unos vaqueros rotosos, zapatos y una camisa.

Dimos una vuelta visitamos varios boliches, pero terminamos en uno llamado El Angar, justamente un hangar aéreo en abandono, comprado y reciclado en discoteca, pero se exterior se mantenía conservado como en su origen y camuflado.

Entramos, éramos viejos al lado de los chicos/as que frecuentaban el lugar, pero no nos importaba, ellos 18 a 20 y nosotros 35 años.Pasamos a la pista y bailamos, buena música pero no de nuestro tiempo.Nos retiramos a una mesa a tomar unos tragos.Pasamos un rato maravilloso.Pasada una hora, aparece un tipo de color, un afrodescendiente, un mastodonte enorme, casi 2 m de alto, fornido, rapado, imponía respeto.

-“Hola chicos, me llamo Franco, mi patrón con su novia, los quiere invitar unas copas en la sala vip, ellos son turistas, están solos y aburridos, buscan amistad”-, agregó el sujeto.

Parecía sincero, su sonrisa era agradable, así que fuimos.

Entramos en la sala, esta contaba de dos grandes sofás, una gran mesa ratona de fuertes patas y madera noble, un minibar con un gran espejo, una nevera y cientos de bebidas.A unos pasos una gran cristalera que daba a la pista de baile.

Había una pareja, el rondaba los 35 años, ella no más de 25 años, eran de Estados Unidos, el era rubio, ojos marrones, alto, delgado, usaba una prolija barba, ella era morocha, delgada y pequeña, morocha y unos lindos ojos azules, era muy sexy, muy bonita.

-“Soy Markus y ella es mi novia Allison”-, se presentan.
-“No conocemos a nadie y ustedes tienen casi nuestra edad, por eso mandamos a Franco”-, dijo luego.
-“Franco es mi asistente en seguridad”-, agregó.
Eso me hizo observarlo, cadenas de oro, zapatos Hush Puppies, pantalón Levis, su camisa decía Armani y un reloj Cartier.
-¿A qué se dedican?-, les dije.
-“Yo tengo la Escudería de una gran marca de coches y ella es encargada en una Boutique”-, me dijo y me dio su tarjeta.
Casualmente yo trabajaba en una automotora, conocía el ramo, esa era la oportunidad de independizarme, poner una representación en mi país y hacer grandes negocios.Le dí mi tarjeta e inmediatamente hicimos buenas migas.Hablamos bebimos y bailamos, intercambiamos parejas y nos divertimos, sé que en un momento nos invitaron con unas pastillas.

-“Son seguras”-, dijo.

Probamos, ellas nos hicieron sentir eufóricos, alegres, distendidos, pero daban sed, bebimos unos tragos.No sé cuanto tiempo pasó pero, creo que nos quedamos dormidos, cuando despertamos, sentado en el sofá con la cabeza de mi mujer en mi regazo, teníamos, jaqueca.Nos despejamos un poco, eran las siete de la mañana.Había una nota, -“Te llamaré, Markus”-, luego le echamos la culpa al alcohol con las pastillas.

Igual lo habíamos pasado bien, nos fuimos a las 07:00.

Pasaron los días casi un mes, según lo previsto por el ginecólogo debería menstruar en esas fechas, pero se había retrasado y ella no se sentía bien, mareada, nauseosa.

Un día me topé con ella vomitando, me asusté y la llevé a la puerta de emergencias, llamaron al ginecólogo de guardia la examinó tomó notas y pidió análisis.Luego vuelve, trae un aparato le ausculta el vientre y habla.

-“Señora está usted embarazada de doce semanas”-, dice el profesional.
-“! Quééé ¡”-, dice mi mujer.
-“Que esta esperando un hijo”-, aclara con paciencia.
-“¡No puede, no puede ser, debe estar equivocado, hemos respetado la cuarentena ¡”-, reclama ella.
-“Los resultados son fiables, BHCG, ecografía, la clínica, todo concuerda”-, insiste el médico.
-“ ¡No ¡ ,¿Cómo es posible? “-, reclamaba ella.

El médico no quiso meterse en cuestiones personales y no dijo nada.

Nos fuimos de la clínica perplejos yo sabía que la criatura no era mía, así que empecé a temer una infidelidad de ella.

La siguiente semana fue un infierno no nos hablamos y ella lloraba por los rincones, jurando y perjurando que no me guampeó.

A la mañana el cartero me entrega un sobre, remitente en L.A-California, EEUU. Curioso lo abro, había dos pasajes de American Airline, abiertos sin fecha, una nota y una tarjeta de memoria SD.

-“Los esperamos en nuestra casa. Allison y Markus”-, decía la escueta nota.

Pensando que la SD contenía detalles del lugar donde vivían, la puse en mi PC y la abrí.Era una grabación de vídeo. La vi toda, quedé petrificado. Sensaciones contrapuestas me atravesaban, asco… curiosidad… morbo y deseo.

Después que me repuse de la impresión inicial llame a mi esposa, le pedí disculpas por no haberle creído y luego le invité un trago de whisky, le dije que se sentara y mirara el vídeo.

El vídeo comienza en un momento que todos bebemos, compartimos su alegría y probamos su éxtasis, vemos en el espejo el reflejo el guardaespaldas filmando.

Bailamos, cambiamos parejas, la música, las drogas con alcohol hacen estragos en nosotros.Parecemos borrachos, Markus, baila con mi esposa, sus manos recorren la silueta de ella, al ritmo de música de caribe, yo estoy sentado en el sofá con Allison a mi lado, las manos de hombre pasan por debajo del vestido de mi esposa mientras una Allison caliente trata de desnudarme mientras me besa. Allison ha logrado bajarme los pantalones, luego el slip, toma mi pene, me lo acaricia con suavidad,tira del prepucio hacia abajo, mi pene crece, mi glande se pone duro como roca inyectado en sangre.Luego ella recorre con su lengua todo mi miembro, me lo muerde, me causa cosquillas y escalofríos, lo mete en su boca y succiona, mientras con una mano me masturba y con la otra me aprieta con firmeza la base del pene y huevos evitando que eyacule.

En el otro lado de la habitación, mi mujer y Markus dan rienda suelta a su pasión y lujuria, se besan rien, se desnudan mutuamente, veo como ella queda con su conjuntito negro, solo por minutos, pues las manos de este hombre liberan a ella de sus últimas prendas.Desnuda por completo el la admira ve su conchita depilada sus grandes tetas llenas de leche materna de las que se prende mama y bebe el alimento de madre. Ella luego se arrodilla, pero antes pregunta, -“¿ Tienes un forrito?”, el ríe llama a Franco y este tira un condón.

Mi mujer le coloca la goma y luego le mama la verga erecta forrada.Luego el se sienta en el sofá y ella lo monta, lo cabalga, mientras gime, suspira, -¡ Ah…ah…ah…ah ¡, más frecuente seguido intenso y alto,llegará a su momento más alto en segundos, -“Aaaaahhhhh, sííííí, me viene…acaaaaboooooo,aaahhh que rico”-, un orgasmo intenso, luego el tipo ruge acabando.

Allison apretaba y chupaba, -“Quieres darme la lechita”-, preguntó.
-“Sííí”-, le contesto.
-“Pero, yo no, Ja, Ja”-, contesta ella y presiona firme,
Luego, pone su boca en mi verga afloja su mano, yo estallo rujo, eyaculo, llego al orgasmo en un grito, -“Ooooooohhhhhhh”-, ella gime, -“Hummmmm”-, al recibir mi leche en su garganta, para luego tragarla toda.Ahora Allison pone toda su atención en mi desnuda mujer, se acerca a ella la acaricia, despeja de botellas la mesa ratona y le pide a ella que se acueste boca arriba, la yanquee sumerge su cara entre las piernas de mi esposa, le come la concha, juguetea con su lengua con el clítoris de la otra, con sus dedos la penetra.Allison caliente hace una pausa, para lentamente desnudarse, se quita la blusa, el sostén exibiendo sus tetas, se baja los pantalones, pero tiene algo raro, cuando se quita la bombacha, descubro…! Es un/a Shemale ¡una verga de 20 cm le cuelga, me veo a mi mismo no darme cuenta de lo que sucede, Allison se masajea ¿el miembro?, Sémen de mujer.
este va tomando dureza y rigidez, mientras mi mujer en un estado de ebriedad, narcotizada, no reconoce lo que ve y dice.

-“ ¡Huy que arnes tan grande llevas ¡”-.
-“ ¿Te gusta?”- pregunta ella/el.
-“Es grande parece natural”-, ríe y dice mi mujer.
-“¿Quieres probarla?”-, pregunta Allison.
-“Sííí”-, responde mi mujer caliente.
-“Date la vueltita, en perrito”-, pide Allison, con su pene en la mano.

Mi mujer se pone en cuatro, sobre la mesa ratona, suena la música de la disco, en todo momento Franco no deja de tomar primeros planos, Allison se para detrás, Markus curioso se acerca y quiere ver como su novia se coge a mi esposa, el colabora separando las nalgas a mi mujer, mientras el glande erecto de Allison, penetra la vulva y se sumerge dentro de la concha mojada de la otra, que ya empieza a gemir, la yanquee arremete una y otra vez, con vigor, su novio va a donde esta la cabeza de mi mujer, le ofrece su verga y ella chupa y chupa hasta que en un rugido, Markus se derrama dentro de la boca de mi señora, que tose y traga el espeso semen norteamericano, Allison continuaba fornicándola.

Ahora Markus besa a mi mujer, luego pone una copa bajo sus tetas que gotean leche discomaterna, toma las tetas de mi esposa y la ordeña como a una vaca humana, la copa empieza a llenarse, poco a poco mi mujer va llegando a un nuevo orgasmo, dando contracciones mirando al cielo, abriendo la boca para gemir, -“ ¡ Si, no pares Allison, sigue, sigue…ya…ya…aaaaaahhhhhh…acaaaaaaabbbooooo ¡”-, minutos mas tarde, mientras se escuchaba el canto de mi mujer, Allison empezo a gemir, -“ ¡Ah,ah,siento…siento…que me…voy…aaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhh!”-, la chica/o había acabado dentro de mi mujer sin protección alguna, llenando con su leche toda la matriz, útero, tropas y ovarios, inseminando, fecundando los recién repuestos ovarios de mi mujer esposa.

Allison retiraba su pene flácido empequeñecido, mientras la concha de mi esposa derramaba la leche en una copa, que la Shemale, había colocado bajo ella, con un dedo la sacaba de dentro de la concha de mi cónyugue y Franco tomaba primeros planos. Mi esposa no se percata de toda esa humedad, se incorpora y se sienta en la mesa, le acercan la copa llena de semen y champagne batido bien frío, ella lo bebe con sed, la otra copa la bebe Allison con champagne sin añadidos, Marcus les acompaña tomando la copa con leche ordeñada a mi esposa.Luego de esto mi mujer viene a donde estoy, casi no puede sostenerse de pie y queda dormida en mi regazo yo me quedo dormido.

Allison había pedido a Franco que se la cogiera, el hombre había apoyado la cámara en un trípode, se había puesto un forro y enculaba a su patrona mientras ella le mamaba la verga a Markus.Franco acabó, Allison gozó y Markus se derramó en su cara.Habían pasado horas, los turistas nos miran dormidos yo a medio vestir y mi mujer desnuda.

-“Nos tenemos que ir, no podemos dejarlos así, les podría pasar cualquier cosa”-, dice Allison preocupada.

Marcus asiente con la cabeza, Franco me sube la ropa y acomoda, mientras Allison limpia los restos de semen que chorrean de mi esposa con toallitas, luego la viste.Ahí culmina la grabación.
pareja

Mi esposa que ha aguantado estoicamente ver el vídeo, sale disparada a vomitar al baño.

Cuando vuelve le digo.

-“En fin eso es lo que pasó, tenemos que abortar”-.

Ella hace silencio, luego responde.

-“No sé…tal vez…pero…”-.
-“¿Estas loca tienes dudas que es de ella/el?”-, le pregunto.
-“No, se que es de Allison, tal vez deberíamos ir a USA con esos pasajes, tener el parto allá y darle su hijo a el/ella, tienen derecho a saberlo, ella es su ¿madre?”-.respondió mi mujer tocando su vientre.

Lo que haríamos sería otra historia.

FIN.

Entradas recientes

Por
12 noviembre, 2019 1:00 am
Por
11 noviembre, 2019 5:00 pm
Por
11 noviembre, 2019 1:00 am

Deja un Comentario

Tu dirección de Email no sera publicada. Los datos requeridos están marcados*

Ver comentarios