Mi amiga la SADISTA

NeoPene

me encanta su estilo y por eso la buscaba con frecuencia.

NeoPene

Ella ya esta de sus 45 anos y con caderas muy amplias y pechos pequenos.

cuando llegaba a su casa me hacia desnudar y me acostaba en el borde de la cama boca abajo con mis piernas colgando.

cerraba las puertas y apagaba las luces dejando solo una pequena lampara.

sacaba un enorme organo grueso y largo de plastico y lo embarraba de crema de manos.

empezaba a metermelo por el ano muy lentamente mientras me oia quejarme. poco a poco lo iba introduciendo, hasta que al final estaba completamente adentro mientras yo gritaba al sentir ese animal en mis entranas.

ella me decia que le enacnata oirme gritar y quejarme.

se pasaba al menos dos horas metiendome y sacando ese enorme falo en mi pequeno agujero. a veces lo introducia lentamente, y otra s veces con una rapidez bestial.

otras veces me lo metia muy profundo hasta que yo sentia que me tocaba la prostata y yo gemia como un cabrito degollado.

otras veces lo metia solo la punta y me daba contentillo metiendo solo la cabeza gruesa del instrumento.

cuando estaba cansada, me amarraba las manos atras y me pegaba en las nalgas con sus manos, con VIOLENCIA EXQUISITA.

me abofeteaba las nalgas con precision y fuertemente, hasta que quedaban rojas y calientes, que me dolian por semanas. Cada vez que me sentaba en la escuela me acordaba de esa paliza. mis nalgas parecian TOMATES maduros, y aun asi me las seguia golpeando solo pra gozar cuando yo gemia y gritaba y para ver los remolones rojos que dejaban marcadas sus manos en mis nalgas.

le encanta el sonido que hacia al golpearme mis nalgas con sus manos y a veces parecia una cancion o una musica con ritmo .

al final, me ponia en tacones altos y me hacia lavar la ropa interior de ella con jabon perfumado.

ya al caer la tarde, en la cocina de su casa, me hacia arrodillar y yo
empezaba a masturbarme frente a ella con fuerza agarrando mi organo y friccionandolo con fiereza.

ella me miraba a los ojos mientras yo lo hacia y me abofeteaba al ritmo de mi masturbacion.

con la plama de la mano me pegaba en la cara, hasta que al final yo eyaculaba y soltaba todoa mi leche entre gritos de animal mientras ella continuaba pegandome en la cara.

mi leche salia a punta de los golpes que ella me daba en m cara.

Me encantaba.

dime si te gusta la historia, escribeme por favor. saludos

Relatos Similares:

  • No hay relatos similares
NeoPene

Deja un comentario