De lo que un dí­a me conto I

Por
20 December, 2019 1:00 am

De lo que un día me contó
Capitulo I

Os voy a contar esta historia tal y como ella me la relató, no se si modificaré algo, pero será involuntario, y en todo momento procuraré reflejar los hechos fielmente.

Después de nuestra primera experiencia, la cual ya os he contado, buscarla si no la habéis leído…(se titula iniciación) y os pondréis en antecedentes, tuvimos una pequeña charla.

A mi ciertamente me extraño su reacción ante la visión de aquella película y lo que sucedió en días posteriores. Un día me atreví a preguntarla si anteriormente había tenido experiencias similares, y ella se sinceró conmigo.

-Sí, he tenido experiencias anteriores de Dominación. Y siempre las había añorado, pero dudaba si a ti te iban a apetecer. Ahora ya se que sí. –Me dijo.

– Y eso como fue…, me lo podrías contar.

-Si, porque no. Verás… Vivía yo en una capital de provincias cuando me destinaron a Madrid…..

Yo me sumergí en su relato….deje que su voz fluyera por mi cuerpo y comencé a formar parte de él…

Los primeros días extrañe muchísimo tanto el ambiente de trabajo como a los compañeros. Eran un ambiente totalmente distinto al cual yo estaba acostumbrada, tanto de trabajo como de ciudad. Alquile un piso en cuanto pude, y deje la pensión de los primeros días. Poco a poco me fui instalando y tomándole el pulso a la ciudad.

En el trabajo tuve suerte en un punto, mi superior era otra mujer. Al menos en un primer momento me hizo sentir mejor, parece que con otra mujer el trato es menos formal. Ella era bastante seria y formal, impresionaba un poco al principio, pero al tiempo era muy condescendiente, me ayudó muchísimo en mis inicios. Al poco tiempo comenzamos a tomar cierta amistad, la cual comenzó a traspasar las barreras del trabajo. Me indico las mejores tiendas de la ciudad, y me ayudo con la decoración de la casa.

Un día del caluroso verano, llegamos a casa cargadas con las compras que acabábamos de realizar. Veníamos acaloradas y sudorosas…

-Mira me voy a duchar..si no te importa y luego te invito a comer, llamamos a cualquiera de comida rápida y ya está…

-Venga, trato hecho, pero luego me tienes que dejar el baño a mi…

Me dirigí al baño, abrí el grifo de la ducha y cuando alcanzó la temperatura que yo deseaba entre en él y cerré la mampara. Comencé a extender el jabón por mi cuerpo, cuando de pronto se abrió la puerta del baño en entró Lucia.

-Mira, he pensado que para que voy a esperar, y necesito urgentemente la ducha.

Comenzó a desnudarse y entro en el baño conmigo. Me sentí algo nerviosa…pero si he de ser sincera tampoco mucho.

-Date la vuelta que termino de enjabonarte.

Me dí la vuelta y permití que extendiese el gel por mi espalda. Sentí como sus finas y suaves manos se movían por mi piel, eran caricias, envolvió mis hombros, note sus pechos en mi espalda al acercarse un poco mas, luego sus manos se acercaron a mis pechos, los cuales fueron dulcemente acariciados… una de sus manos se deslizo lentamente hacía mi pubis. Note como mis pezones se volvían duros y como mi excitación aumentaba por momentos.

Acarició mis rizos, y sus dedos abrieron mis labios, dejándome expuesta a su merced. Me Beso la nuca, lo que hizo que gemidos salieran de mi boca.

Mientras el agua se deslizaba entre nuestros cuerpos, me dio la vuelta, la mire a los ojos un poco aturdida.
-No digas nada. –Me dijo, mientras nuestros labios se acercaron y nos fundimos en un abrazo.

Notaba el roce de sus senos con los míos, mientras con su mano jugueteaba con mis labios vaginales.

Ven…-me dijo, y me arrastró fuera de la bañera.

Yo me deje llevar por ella, me llevo al dormitorio, allí me tumbó en la cama, y con su boca comenzó a recorrer todo mi cuerpo. Sus labios y su lengua recorrieron sabiamente mi cuerpo. Mis pezones se volvieron locos cuando comenzaron a ser ligeramente mordidos por ella, eso la incito a avanzar un poco más. Su boca se dirigió a mi pubis, su lengua, recorrió mis rizos, hasta dar con el brote del placer, con la lengua sabiamente abrió mi vulva a su boca ansiosa, fui comida con avaricia, mis gemidos fueron cada vez mas fuertes, ahora sus dientes mordían mi vulva, y extrañamente eso me daba mayor placer. Introdujo un par de dedos dentro de mí, mientras me preguntaba…

-Te gusta..putita.

Ese lenguaje lejos de asustarme, me excito mucho más..

-Si..me gusta…

Date la vuelta y ponte a cuatro patas. Obedecí a lo que me dijo.

-Muy bien. Me dijo mientras su boca, volvió a juguetear con mi vulva. Yo me abrí todo cuanto pude para facilitar su labor, ella hundía su lengua con fiereza, ahora en mi vulva, ahora en mi ano. Estaba empapada y notaba como mis jugos envolvían por completo mi sexo, ella retiró la boca, y me introdujo otra vez, un par de dedos.

-Te gusta..putita…

-Si..si…

-Quieres mas?

-Si por favor…

Introdujo entonces un tercero, y comenzó a moverlos en círculos, me estaba volviendo loca, luego note como otro era introducido en mi ano. Los dedos comenzaron a juguetear en mi interior, juntándose los unos con los otros. Luego un cuarto fue añadido…

-Quieres más….

-Si… quiero mas…..

-Debes obedecerme si quieres mas…

-Te obedezco pero …mas… Me estaba volviendo loca…

-Así me gusta.

Sus dedos comenzaron a moverse más deprisa, mientras su lengua trazaba círculos alrededor de mi clítoris, me estaba llevando al borde del paroxismo … y me encantaba.. entonces se dio la vuelta, y coloco su vulva sobre mi cara….

– Cómeme…

Comencé a darle pequeños besos en su vagina, era la primera vez que besaba a una mujer tan íntimamente… Y Así mientras yo la besaba…ella me besaba a mí.

Al final..termine en una onda explosiva de placer que recorrió mi cuerpo de principio a fin, como hacía mucho tiempo que no sentía…

Nos recostamos en la cama juntas…

Tímidamente pude decir..

-Nunca antes había estado con una mujer..yo…

-No digas nada..simplemente acabas de descubrir tu bisexualidad…

Asentí dándole la razón.

Nos dimos un beso y me dijo…

-Ahora me vas a tener que obedecer, te acuerdas?.

Asentí.

-Te aseguro, que te voy a mostrar un nuevo camino de placer, con el cual que jamás habías soñado.

Y cierto es que así fue….

Los días posteriores nos encontramos en mi casa, pero un día me llevo a la suya…

Cuando entre, y cerró la puerta tras de mí, me desnudó por completo… Ella retiró la bata con la cual me había recibido y pude descubrir, que llevaba un traje de cuero, sus pechos estaban al aire, y su pubis tímidamente cubierto por un triangulo negro….

-Pero….

-Silencio. –Me ordenó…- sígueme..

Yo la seguí, mientras me llevaba a su habitación, allí me ordeno tumbarme en la cama. Y eso hice, entonces ella tomo una maquinilla de afeitar..

-Que vas a hacer..

-Calla…

Aplicó un poco de jabón sobre mi vulva..y comenzó a rasurarme el pubis. Ni me movía, por miedo que la cuchilla rozara mis labios….hasta que acabe completamente depilada…

-Quieta y no te muevas……

Yeso hice…

Al momento regresó..y me asuste, traía a un hombre con una venda y…

-Pero…

-Calla….

El estaba completamente desnudo..y depilado igual que yo, llevaba una argolla colocada en la base de su pene, de la cual colgaba una correa que ella sujetaba…

-Este es mi esclavo, Miguel. Esta tan solo para ser usado…. ¿tu que prefieres? Estar como él o… usarlo…

Mi mente no daba crédito a lo que estaba sucediendo, me levante, y vi la estampa……y me excitó…

Sin comprender bien como de mi boca salió una palabra…

-Usarlo…..

Ella sonrió…

-Bien..no me había engañado contigo, ahora te voy a enseñar a ser una buen ama….

Y esa tarde comenzó mi adiestramiento….Pero… eso …mejor te lo cuento otro día…

Continuará.

Tus comentarios a Papillon1h@hotmail.com

Entradas recientes

Por
25 May, 2020 6:00 pm
Por
25 May, 2020 2:00 am
Por
24 May, 2020 6:00 pm
Por
24 May, 2020 10:00 am
Por
24 May, 2020 2:00 am

Deja un Comentario

Tu dirección de Email no sera publicada. Los datos requeridos están marcados*