Un nuevo amor


Este relato me lo conto una amiga que se sentia confundida en cuanto a sus sentimientos.Mireya es el nombre de mi amiga, ella es una chica blanca, de cabello castaño muy claro, menudita, bajita y delgada; de la cintura para abajo no es muy frondosa, es de piernas delgadas y nalgas pequeñas, pero eso si, tiene unas tetas bastante grandes y, segun me decia ella, apetecibles para los hombres.rnBien, Mireya tenía un novio llamado Sergio, con el cual salía todos los fines de semana al cine o a bailar, o a… Uds. saben, llegaron a tener encuentros amorosos en diversos hoteles de la ciudad y en una ocasión en la camioneta de él, una pick-up con cabina en la cual cabían bastante bien en la parte de atrás.rnAunque Mireya quería a Sergio, ese amor se había ido disminuyendo por dos cosas: lo celoso que era el y porque realmente Mireya nunca había tenido un orgasmo con él; era el clásico macho que solo la calentaba, se trepaba, se venía y vámonos, cosa que a ella la hacía sentirse insatisfecha.rnEn 1993, Mireya entró a trabajar a un despacho de contadores, pues estaba estudiando esa carrera, y ahi conoció a su jefe, un joven llamado Fernando que no era mal parecido y que comenzó a conquistarla con su simpatía. Ella, a su vez, comenzó a coquetearle, al grado que dos meses después hicieron una cita en un parque para conocerse. En esa ocasión platicaron y caminaron, se dieron cuenta que eran el uno para el otro, pero había dos impedimentos: el novio de ella y la novia de el. Decidieron que terminarían cada uno con su respectivo novio y que así podrían estar juntos.rnUn mes después, Fernando invitó a Mireya a salir y le contó que él ya había terminado con su novia, que quería saber que había pensado ella. Mireya le contestó que también había terminado con su novio, aunque esto no era cierto.rnFernando le dijo que quería celebrar esto y la invitó a tomar un café, ella intentó negarse, pero el le dijo que la amaba y que quería estar más tiempo con ella; al final, Mireya cedió y llamó a su casa para avisar que llegaría tarde, le pidió a su prima Mariana que si llamaba su novio, le inventara que estaría trabajando.rnFueron a tomar un café y en el lugar había baile, así que bailaron y bebieron bastante; salieron de ahí como a las dos de la mañana del sábado, pues habían comenzado el viernes.rnCuando salieron, subieron al auto de Fernando y en unos cuanto minutos, Mireya estaba dormida por las copas que bebió. Al ver esto, Fernando pensó en algo, pero se dio cuenta que ya no traía dinero para ir a un hotel, así que enfiló hacia la oficina donde trabajaban, pues el tenía llaves de la misma y en el lugar había un sofá cama que había comprado el dueño del despacho.rnLlegaron al lugar y Fernando ayudó a Mireya a bajar del auto y despues la llevó a la oficina; entraron y ella seguía adormilada, lo que el aprovechó para abrir el sofa cama y acostarla ahí.rnComenzó a desnudarla poco a poco y le quitó primero la blusa, al ver sus grandes tetas aprteada spor el sostén no resisitió más y se lo quitó, comenzó a chuparle las tetas; esto hizo que MIreya reaccionara un poco y, como además sintió frio, se despertó de su borrachera; al darse cuenta de lo que ocurría, intentó quitarse a Fernando de encima, pero el no se movía. Mireya comenzó a sentir un gran placer y empezó a jadear, y en lugar de empujar a Fernando, le acarició el cabello que tenía entre sus manos.rnDespués de un rato, el le quitó los zapatos y el pantalón, después sus braguitas hasta que ella quedó totalmente desnuda.rnEl bajó por sus tetas, luego al estómago, al vientre y al final, llegó a una matita de velo pubico que ella tenía; haciéndolos a un lado, comenzó a chupar la zona y se encontró con el clítoris de la chica, ella se stremeció de placer y le dijo: voltéate que yo también quiero chuparte.rnFernando se desvistió rapidamente y se volteó y jugaron con sus lenguas y sus sexos un buen rato, un poco después, el comenzó a meter un dedo en la vagina de la chica, lo cual hizo que ella arqueara la espalda y sintiera mucho más placer que el que ya tenía. Fernando metió luego dos y luego tres dedos, lo que hizo que la chica se sintiera estupenda y comenzara a derramar jugos vaginales.rnAl ver esto, Fernendo se dio cuenta que estaba lista para ser penetrada y se levantó, pero ella lo detuvo y le dijo que antes necesitaba confesarle algo, el la escuchó y ella le comentó que ya no era virgen, que solo lo había hecho con su “ex” novio. Fernando le dijo que eso no era importante para el, que estaba enamorado de lla y que eso era suficiente. Se besaron largamente y volvieron a acariciarse, se volvieron a encender los animos y entonces si, Mireya se tendió boca arriba, mostrando sus espléndidas tetas y su bello cuerpo, dejándose llavar por lo que el le hiciera.rnFernando no desaprovechó la oportunidad y se colocó entre las piernas abiertas de ella, y poco a poco, comenzó a penetrarla; cuando sintió que su verga estaba totalmente dentro de la vagina de ella, comenzó a moverse hacia adelante y atras, lo que hizo que el pene entrara y saliera de la vagina de ella con una cadencia y un sabor extraordinario para los dos; Fernando le chupaba las tetas mientras la penetraba y subio por su cuello y llego a su boca, cuando se dieron ese beso calido, largo y profundo, los dos sintieron como tenian un orgasmo fenomenal al mismo tiempo, el eyaculo dentro de ella y sintio los espasmos de su vagina contraerse en su verga.rnDespués de esa gran venida, se dejaron caer rendidos uno al lado del otro.rnA las cinco de la mañana se despertaron con la angustia de que ella no habia llegado a su casa, pero felices de haber tenido este encuentro tan bello y profundo; se vistieron y se fueron, no les preocupó ya nada.rn Mireya después me contó otras historias que luego publicaré aqui para que las disfruten todos.rn

Relatos Similares:

  • No hay relatos similares

Deja un comentario