Mi zoologico particular

Trio

Relato enviado originalmente por Susan el 3 de Julio del 2001 a www.SexoServicio.com

Mi novio el “burro” vivía a unos cuantos edificios del mio, aquel sábado en la noche fuimos a la fiesta como todos los fines de semana, llegamos estuvimos bailando, la musica era francamente mala, su mejor amigo “el gato” llevaba ya varias horas tomando, nos indico que fueramos a su casa por unos compactos con mejor musica, era a 2 minutos caminando, salimos los tres y nos dirigimos a su departamento, llegamos y el gato entro a su habitación por lo compactos, el burro y yo nos senamos en el sofa, empezo a besarme tiernamente, le correspondí de la misma forma,

llevaba una minifalda de piel negra y empezó a acariciarme mis piernas, sobre el top empezó a acariciarme mis senos, me besaba y acariciaba, estiré mi brazo y tome su verga, estaba parada ya, la acariciaba sobre su pantalón, escuchamos al gato decir que iba a entrar al baño, el burro aprovecho, para sacar su verga sobre el pantalón, me agacho y me puso su verga frente a mi cara, como me encantaba esa verga, morena, larga, peluda, no muy ancha pero suficiente, le lamí el tallo por los lados, sentía como se hinchaba a cada uno de mis lenguetasos, la tome con mi mano y empecé a besar su cabeza, la lamia, la besaba, abrí mi boca y la comi, solo cabía la mitad, empecé a subir y a bajar mi cabeza, el burro empezó a mover sus cadera, cogía en mi boca, sentí su mano en mis nalgas y la otra en mis tetas, habia subido la minifalta y el top, sentia como metía su dedo en mi panocha y en mi culo, como pellizcaba mis pezones ya parados, me levantó y empezo a mamar mis tetas, las ensalivaba, las mordia, las besaba, me puso de pie, me levanto la minifalda y mi diminuto calzón negro que llevaba lo bajó, sentado sobre el sofá me subí sobre el, tomé con mi mano su verga y la metí en mi panocha, era larga, entro hasta el fondo, no pude menos que contener mis suspiros y mis gritos, empecé a moverme, primero lento, despues rápido, su boca sobre mis tetas, sus manos en mis nalgas, tenia que ser rápido, el gato estaba en su habitación. Seguí cogiendo, sintiendo el placer que una buena verga proporciona, sus manos acariciaban mis nalgas, en ese momento sentí la presencia de alguien detrás, era el gato, que estaba observandonos, tenia la verga de fuera, la contemplete, era larga como la del burro, pero dos veces más ancha, el burro tomo mi cara y la volteó hacia el, no le hagas caso, dejalo, me comentó, siguete moviento, el gato se subió al sofa juto a nosotros y seguia chaqueteandosela, le dijo al burro que si podía intervenir, el burro hizo a un lado mi cara y me dijo que se la mamara, voltié hacia mi derecha para encontrarme con el vergón del gato, la agarré con mi mano derecha, era enorme, apenas podía tomarla completa, la empecé a chaquetear, le di un beso en la cabeza, era enorme tambien, tuve que hacer un gran esfuerzo para abrir mi boca lo suficiente, entró, empece aplicando mi lengua en su cabeza, no podía moverme para mamar, era increible su tamaño, cuando mis mandibulas se acostumbraron al tamaño empecé a mover mi cara para disfrutar del tremendo vergón, en mi panocha entraba y salia su verga del burro, sus manos, acariciaban mis nalgas y picaban mi culo con uno o dos dedos, las manos del gato estaban ya en mis tetas, mis manos en sus huevos, a mis años tenia el gusto de tener mi primera relación de tres, el burro y el gato, veanme mamando y cogiendo al mismo tiempo, el gato tomó mi cabeza y empezó a moverme mas rápido mi boca estaba lista para la mamada, lo sacaba, lo besaba, lo lamia, lo mamaba, sentía como crecía aún más en mi boca, el gato sacó su verga de mi boca y se bajo del sofá, se paró atras de mi, el burro me acosto sobre de el con la verga aún adentro y me abrió las nalgas, lo único que me dijo fue “disfrutalo”, el gato tomo su tremenda verga y la puso en mi entrada del culo, yo sabía que no iba a entrar, apenas dos hombres habian entrado en el, el propio burro y mi buen javier, el gato se hincó a ensalivarme el culo, lamió mi hoyo y lo besaba, yo trataba de abrirme lo maximo posible, hicimos el primer intento, el burro me abria las nalgas, yo me relajaba y el gato recargo su vergón en la entrada de mi culo, lo sentía y sentía todo su grosor, apenas podía entrar la cabeza, me relaje y entro un poco del tallo, el empujaba y empujaba yo me abria, el burro me abria, entro la mitad, sentía que me partía, sentia dentro de mi en enorme animal que me perforaba mis entrañas, tambien sentía el que tenia en mi panocha, con la mitad adentro, empezaron a moverse al mismo tiempo, ya sin reservas empeza a quejarme y a gritar, “muevete burro”, “perforame gato”, sentía las manos del gato en mis tetas, las manos del burro en mis nalgas, besaban mis tetas y mi cuello, mis hombros, dos bocas besando al mismo tiempo, cuatro manos acariciando y dos vergas cogiendome, “rico”, “sabroso”, “más”, “adentro”, les decia, mi movimiento de cadera salió de mi control, me movia como puta, como loca, quería sentir esa sensación para siempre, sus vergas crecieron dentro de mi, nunca habia sentido tan larga la del burro y nunca habia sentido una tan ancha como la del gato, fueron minutos de verdadera pasión y ansiedad, mis dos hoyos ocupados por tremendos vergones, el burro terminó primero, me saco la verga y se vino sobre mis pelos de mi panocha, el gato acabo dos minutos despues sacó su verga y se vino sobre mis nalgas, era el semen mas caliente que habia sentido en mi vida, me los enbarre por sobre todo mi cuerpo.

El gato se sento en el sofá junto a el burro, yo quede recostada sobre el burro un momento, me levanté y me senté en la alfombra que panorama tenía, dos jovenes en la plenitud de su vida, frente a mi con su vergas frente a mi, los dos tenian cara de estar satisfechos, lo estaban, yo los habia hecho venir, tome sus vergas, una en cada mano, las empecé a acariciar, cada una era diferente, pero las dos eran hermosas, ricas, las masturbaba hacia arriba y hacia abajo, decidí mamar primero la recien conocida, la del gato mientras acariciaba la del burro, despues mamé la del burro y acariciaba la del gato, me anime, abri la boca, los junte y mamé las dos, no cabian en mi boca, pero las cabezas de ambas podían ser lamidas por mi al mismo tiempo, cuando me metia una a mi boca, tomaba la otra y la acariciaba contra mi cara, sus manos trabajaban en mis tetas, mamaba y mamaba, les pedí sus mocos, su leche, empezó a venirse el burro, como nunca antes, en mi cara y en mi boca, me dejo bañada en semen, después hizo lo propio el burro, me baño la cara y la boca, los mocos de los dos eran riquisimos, me acoste en la alfombra y ambos estubieron metiendome mano en mis tetas en mi panocha y en mi culo y rato, se vistieron y regresaron a la fiesta, me vestí y regrese a mi casa, durante tres dias no me bañe para oler y saber y sentir los mocos de los dos en mi cara, mis nalgas y mi panocha, gracias BURRO, gracias GATO.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.