Mi Novia y su Amiga

Por
22 marzo, 2019 2:41 am

Relato enviado originalmente por Hottest el 22 de Septiembre del 2000 a www.SexoServicio.com

Y la historia comienza así…

Era un viernes por la tarde, salíamos de la Universidad mi novia (Martha) y

yo, de camino a tomar el camión le decía yo a Martha que saliéramos a dar

una vuelta, que me sentía algo aburrido, ella contesto que si y me pregunto

si podía invitar a su mejor amiga Alida, pues ella acababa de tronar con el

novio y estaba triste, yo le dije que si y acordamos que pasaría por ellas

el Sábado como a las 8:00 p.m.Cuando pasé por ellas el Sábado por la noche me abrió la puerta Alida (la

amiga de mi novia) estaba vestida con una falda de mezclilla a las rodillas

y una blusas de las que se están usando de tirantes a la espalda, ella es

blanca, de pelo negro, pechos pequeños y casi no tiene nalgas pero es muy

simpática, al momento de subir las escaleras como ella subió primero me dio

una vista muy espléndida de sus piernas hasta sus muslo y algo más, eso me

exito Martha vestía una minifalda color hueso y una blusita muy escotada,

ella es de tez apiñonada, delgada, cabello crespo, pechos medianos pero

firmes y de trasero redondo y parado.

Salimos de la casa y nos fuimos al cine, antes de llegar Alida se soltó a

llorar porque según extrañaba al novio (habían cortado porque el novio le

puso los cuernos), yo la abracé por la espalda para consolarla pero al

momento que sentí sus nalgas contra mi pene este empezó a crecer

descaradamente, yo trataba de retirarme un poco para que ella no se diera

cuenta, paso, llegamos al cine y por fortuna para mi solo había películas

medio dramáticas y optamos por entrar a ver una media erótica, compramos

palomitas y entramos a la sala, la película estaba empezando así que a medio

obscuras nos sentamos en la última fila pegada a la puerta de entrada, nos

sentamos Martha, yo y Alida y les les comente hoy me siento como Pancho

Villa con sus dos viejas a la orilla y las abracé a las dos, nos reímos y

nos pusimos a ver la película, yo las tenia abrazadas y ellas me daban

palomitas en la boca, se sentía super tener a dos mujeres en cada lado

atendiéndote, pero la verdad le tome mas atención a Alida que a mi novia,

empecé a acariciarla y cuando salió una de las tantas escenas eróticas

escuche un suspiro de Alida, así es ella empezaba a ponerse cachonda,

entonces empecé a apretarla un poco contra mi y ella acepto, continué

acariciando su brazo y lentamente empecé a meter mi mano por su blusa, ella

protesto y voltio a ver a Martha, ella ni se daba cuenta de lo que estaba

pasando, volví a tratar de meter mi mano y ahora en lugar de un reproche

ella levantó un poco su brazo para que entrara mi mano, comencé a acariciar

alrededor de su pecho y en una escena donde empiezan a violar a una chava le

pellizqué el pezón ella gimió un poco, seguí así pero, con la otra mano le

empecé a hacer lo mismo a mi novia, estábamos bien calientes los tres pero

sin que Martha supiera lo que le hacía a Alida y ella sin saber lo que le

hacia a Martha.

Terminó la Película y nos fuimos caminando a la Playa, de paso compramos

algo de beber y nos metimos a la arena, estábamos tomando a las orilla del

Mar con la luz de la Luna les diré que ellas ya estaban algo tomadas, Alida

se levanto y empezó a escribir en la arena «Martha y Carlos y

Alida» y los encerró en un corazón y empezaron a reírse, de repente

que empieza a llover, como pudimos salimos corriendo y tomamos un taxi,

pensé que era el FIN, ¡pero no!, Martha dijo que no podía llegar así tomada

a su casa, así que fuimos a casa de Alida ella vivía sola, así que entramos

y mi novia y Martha se fueron a la recamara y se metieron al baño, yo las

seguí pero me quede recostado en la cama, prendí la Tele, apague la luz y me

puse a ver una película de espionaje, salieron del baño y mi novia venia

envuelta en una toalla, y se recostaron en la cama conmigo y Alida quedo en

medio de Martha y de mi, como a la media hora Martha estaba completamente

dormida y le pregunté a Alida si estaba también dormida y ella dijo que no

pero que si no me importaba si también se dormía un rato porque le dolía la

espalda, yo inmediatamente le dije que si quería que le diera un masaje, a

lo que ella afirmo que si, rápido me paré y ella se recostó boca abajo al

pie de la cama, empecé a darle masaje tallando su espalda media desnuda pero

se me enredaban los tirantes que sujetaban la blusa así que le dije que se

la sacara, ella me dijo que no porque era lo único que traía, le dije que

que importaba estaba boca abajo y no le vería nada, lo pensó y accedió y

continué con el masaje pero si hay algo que una mujer disfruta son mis

masajes sensuales así que ella empezó a ponerse caliente y yo de repente me

senté montado sobre sus nalgas sin preguntarle, seguí dándole masaje

recorriendo su espalda, hombros, brazos y fui bajando más por su espalda, me

hice un poco para atrás y me senté en sus piernas justo detrás de sus

nalgas, empecé a tallar toda su espina dorsal desde la nuca hasta las

nalgas, para esto mi pene estaba mas duro que una piedra y ella lo podía

sentir en la parte baja de sus nalgas y empezó a moverse como si quisiera

sentir mas adentro esa vara dura que la estaba molestando por detrás, con

tanto empujón por parte de los dos su falda ya estaba completamente

arremangada en su cintura dejando al descubierto sus nalgas pues traía una

diminuta tanga azul, podía sentir como estaba completamente mojada por mis

caricias así que de un tirón le arranque la tanga y la deje nada mas con la

falda enrollada en la cintura, entonces ella se volteo y me dijo que hombre,

pude ver sus pequeños senos y sus pezones arrugaditos y bien parados, me

paré y me empecé a desnudar al momento que deje salir mi pene de mis

calzones ella se sento en la cama y fijó su mirada en mi pene, enseguida me

acerque a la cama y se lo metí en la boca, me di cuenta de que ella nunca

había tenido uno en la boca pero lo hizo mas o menos, no me quejo, parado

junto a la cama mi mano izquierda busco entre sus piernas y me las encontré

totalmente mojadas por su calentura, la empecé a masturbar, encontré su

inflamado clítoris y lo cogí entre mis dedos, ella empezaba a arquear su

cuerpo al sentir esa presión, entonces me acomodé a un lado de ella y se la

empecé a chupar, mmm, debo decir que era una rajita deliciosa, entonces me

pare y me acomodé entre sus piernas poniendo la punta de mi pene en sus

labios apuntando hacia sus entrañas, ella me dijo hazlo con cuidado,

es mi primera vez – ¿Qué?, yo me quedé de una sola pieza, nadie se la había

cogido antes y yo iba a ser el primero, empecé a empujar y efectivamente

encontré un poco de resistencia pero dado a la perfecta lubricación de esta

chica volví a empujar y entro todo mi pene pero la sensación fue como fuese

penetrando algo que estaba realmente apretado, podía sentir completamente

todos los músculos de su vagina apretando me pene, se sentía fenomenal, ella

se retorcía en la cama disfrutando del fierro candente que la estaba

partiendo en dos por primera vez, era una situación realmente caliente,

empecé a cogerla más y cada vez más rápido ella se retorcía en la cama loca

de placer, creo que se vino como 4 o 5 veces y yo ya no aguantaba más así

que le dije tengo ganas de venirme dentro de ti pero no aquí-, ella

no supo de que le estaba yo hablando pero se lo imagino cuando puse sus

piernas por encima de mis hombros y quedo desprotegido su virginal trasero,

ella enseguida me dijo que no porque le habían dicho que por ahí dolía mucho

y le dije que si no cooperaba le iba a doler hasta el alma pero que si

cooperaba le iba a gustar mucho, agarre mi pene por el tallo y lo embadurne

con sus jugos y lo puse en dirección a su culito, empuje lento y firme y

poco a poco la penetre, ella me pedia que se lo sacara pues le estaba

doliendo, yo comense a cojermela poco a poco se acostumbro a mi gordo pene

dentro de su apetadito culito, seguí cogiendomela por el culo y al parecer

le gusto mucho porque se vino 2 veces mas, en la segunda venida de ella yo

ya no pude contenerme más, su esfínter me degollaba el pene así que me vine

dentro de su recto, sentí que salian litros y litros de leche caliente,

canzado me recoste a un lado de ella quedando entre Martha y ella, Martha

dormia como roca, estaba de costado en eso se voltió quedando voca arriba y

su toalla se abrió dándome un espectáculo a todo dar, mi pene se empezó a

parar otra vez, empecé a chupar los pechos de Martha y fui bajando hasta su

chocha y fue cuando ella Terminó de despertar, así es ella estuvo ollendo y

entre viendo todo lo que le hacia a su amiga y se había hecho la dormida

inmediatamente agarro mi pene y empesó a chuparlo desnfrenadamente como si

el mundo se fuese a acabar se detuvo un rato y voltió a ver a Alida y le

preguntó – ¿Ya no quieres? – , en ese momento comprendí que se habían puesto

de acuerdo para hacerme pasar y ellas también un buen rato, estuvimos

cojiendo toda la noche ellas terminaron cubiertas de semen todo su cuerpo y

sus cara, fue una noche increíble, de ahí en adelante hemos tenido otros

encuentros aún mejores pero eso, ….. es otra historia.

Entradas recientes

Por
22 octubre, 2019 6:00 pm
Por
22 octubre, 2019 10:00 am
Por
22 octubre, 2019 2:00 am
Por
21 octubre, 2019 2:00 am

Deja un Comentario

Tu dirección de Email no sera publicada. Los datos requeridos están marcados*

Ver comentarios