Mi Dulce Tia

Cogiendo con mi tia

Relato enviado originalmente por “Pensando en ti” el 29 de Junio del 2001 a www.SexoServicio.com

No sabía lo que me esperaba ese día, mi tía se llama Sandra, vive en

Estados Unidos, pero había ido de visita y se había quedado a dormir, por

suerte en mi cuarto, pero como iba a hacer para que mi tía se excitara, no

tenia ningún plan, lo único que me importaba era que sus senos , aunque no

muy grandes, eran redondos y el pezón puntiagudo, una cinturita y unas

nalgas perfectas, a parte es muy guapa.

Esa noche me dormí en una colchoneta en el suelo, pero era tal mi excitación

que metí mi mano debajo de las cobijas buscando su pierna, mi cama

individual parecía gigantesca en ese momento, pues iba lenta y

silenciosamente.

Por fin toque su suave muslo con mis dedos, luego con la palma de mi mano y

mi tía despertó, quite mi mano y ella solo se volteó como si nada hubiera

pasado y volvió a dormir.

Al cabo de un rato empecé a temblar pues en el suelo hacia mucho frió, mi

tía me invitó a subir a la cama no lo pensé ni un segundo y subí.

Cruce mi pierna con la suya, y le intente tocar las chichis, pero me agarró

la mano, transcurría la noche y le volví a tocar el muslo, subí lentamente

mi mano, estaba despierta, la note nerviosa, me dijo que me detuviera, que

no debía pues era mi tía, yo seguía muy caliente, entonces me quite la

truza, levante las cobijas y me empecé a masturbar al lado de ella, me dijo

que la tenia muy grande para mi edad, le dije que si la quería tocar y me

agarró la verga, pero luego la soltó y me dijo que no podíamos hacer nada,

yo me salí de la recamará, y fui al baño para terminar.

7 meses después fui a Estados Unidos a visitarla pero fui con mi abuela, ahí

conocí al novio de mi tía, un vejete. Yo me sentí celoso, y en la noche le

pregunte que si ya habían tenido relaciones ella me dijo que no porque el

tenia un problema en el corazón. Entonces le pregunte que si se quedaba

caliente, ella no respondió nada, me empecé a excitar al ver que traía

puesto un camisón, le toque el culito, lo empecé a sobar ella me quito la

mano y dijo que mi abuelita nos podía ver, pero estaba dormida, mi tía se

fue a la cocina, yo la seguí, estaba tan caliente que entre a la cocina y le

hice sentir mi pene en el culo, me dijo que ya era suficiente, así que la

obligue, le levante el camisón , abrí sus nalgas y la empecé a coger, ella

grito pero le gustaba, luego la solté pero ella se dejo coger, y gritaba muy

fuerte, me rasgó la verga , y le tape la boca para que se callara, me vine

muy rápido, pero no me detuve, le empecé a lamer el ano una y otra vez luego

le lamí la vagina, le metí los dedos, hice todo lo que había aprendido de

las películas porno, ella se mordía el labio inferior para no gritar, luego

la penetre por la vagina y eyaculé otra vez. La bese en los senos, luego en

el cuello, y fui subiendo hasta la boca, ella me dijo que ya habíamos

terminado y que no le comentara nada a nadie…

Nadie se ha dado cuenta de nuestra relación, pero a la menor oportunidad me

la voy a coger otra vez…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.