Hermanitas

Relato enviado originalmente por Enrique Mtz. el 29 de Agosto 2000

Conocí a Ana en la escuela aunque no íbamos en el mismo grupo coincidimos en uno de esos talleres.

Alta de cabello largo y lacio color oscuro delgada con una mirada penetrante y una sensualidad no habitual en la niñas del colegio, éramos mas grandes que el resto de nuestros compañeros así que pronto nos hicimos buenos amigos, se belleza era despampanante y a sus 18 años decía haber experimentado todas las posiciones sexuales yo también en ese tiempo me sentía muy experimentado (aunque no fuera cierto).

En fin éramos tan parecidos y tan frívolos acostumbrados a que los demás sucumbieran ante nosotros, que juntos pese a llevarnos de maravilla nunca pudimos hacer nada, ella era demasiado lista para seducirla y yo bastante astuto como para no caer en sus redes.

Muchas veces estuvimos solos en mi departamento incluso nos besamos y regularmente nos saludábamos de beso en la boca, para el resto de la gente vivimos un apasionado romance, la realidad es que nuestras mutuas habilidades siempre nos frenaron.

Pero nos de ella de quien les voy hablar sino de su hermanita una cosita preciosa de tan solo catorce años con una cintura diminuta, unos pechos que parecen apuntar a lo mas alto unos ojitos de “ven aquí” , unas preciosas piernas de marfil y una cara de inocente, era la versión ingenua de Ana , se llamaba Valeria.

Cuando me la presente quede impactado con la chica aunque lo disimule muy bien, me despedí de beso en la boca con Ana como siempre y Val dijo con una voz infantil “y yo que ” mire a Ana para ver su reacción y le di también el beso en la boca a su hermanita.

Valeria comenzó a irme a visitar al trabajo. Jugándome el todo por el todo y apenas a la tercera vez que nos veíamos le propuse que hiciéramos el amor argumentado que yo no le estaba engañando puesto que no le prometía el cielo y las estrellas que jamás tendríamos una relación amorosa por lo nunca sufriría cundo nos dejábamos a demás por mi experiencia no la lastimaría y si ella se arrepentía en el ultimo momento yo sabría contenerme y no terminaría violándomela.

Lo platicamos en mas de una ocasión, jugueteábamos en mi oficina que cuerpo tan durito tenia que delicia de pechos.

Por fin la convencí, en realidad no se hizo mucho del rogar; iba e ver una tardeada en su escuela por lo que tenia permiso para no estar toda la tarde en su casa nos quedamos de ver en la esquina de mi departamento; yo prepare todo puse mis mejores sabanas prendí velas e incienso, música suave, luz tenue.

Estaba dispuesto a que fuera algo inolvidable para ella quien me iba a decir que resultaría inolvidable para mi.

Puntualmente estuve en la esquina. Ella por fin apareció pero no venia sola ,Ana la acompañaba yo no sabia si correr a hacerme tonto como que esperaba a otra persona, sabia que le había dicho todo a Ana y ella estaría dispuesta a matarme; las salude lo mas naturalmente posible aunque no me atreví a darles el beso en la boca a las hermanitas,

Ana se encamino hacia mi departamento y yo no tuve otro remedio que seguirlas, por lo menos no me haría el escándalo en la calle.

Valeria sonreía nerviosa yo fingía calma espere a que Ana hiciera el primer movimiento no quería anticiparme, nos sentamos le ofrecí algo de tomar y dije con voz ingenua ” a que se debe el milagro de su visita ” sentí un viento helado cundo Ana dijo ” Val ya me lo contó todo… pero no serás tu el que le enseñe voy a ser yo”

No sabia que entender o que hacer hasta que Ana comenzó acariciar el cabello de su hermana y me invito hacer lo mismo.

Ana y yo nos besamos y después Ana beso a su hermana, sentí una excitación increíble al ver a las dos hermanitas besándose, ellas se besaban mientras yo le besaba el cuello a Ana, después yo bese a Val mientras Ana le desabrochaba la blusa, quedaron al descubierto sus pechitos.

Ana se los tocaba muy suave y despacio haciendo círculos yo hice lo mismo con mi mano en su otro seno muy lento sin tocar su pezón tal y como Ana lo hacia, después unimos nuestros bocas sobre sus pechos y terminamos dándonos un beso delicioso al tiempo que nos arrancábamos la ropa entre Ana y yo.

Val se quito la falda, por la humedad se le transparentaba su conchita a través de su panty .

Cuando yo me quite el pantalón y el bóxer Ana tomo mi pené con sus dos manos y apuntándolo hacia su hermanita dijo “Mira esto una verga, si te portas bien vas a poder tener una para ti, pero si te portas mal vas a poder tener muchas” los tres nos reímos.

Nos acariciamos mutuamente por varios minutos, yo tenia la mano izquierda en el pezón de Val y la derecha en el de Ana, ella con su mano izquierda tomaba el mío y con la derecha el de su hermanita.

Val con su mano derecha me apretaba suavemente mi pezón y con la derecha tomaba el otro seno de su hermana; – eso es delicioso, se los recomiendo mucho – .

Ana le separo despacio las piernitas de su hermana para besarle el clítoris y le comenzó hacer sexo oral como nunca había visto, no porque se tratara de dos mujeres o dos hermanas sino por lo lento que lo hacia,

Val se revolcaba en la cama de placer, yo seguía jugando con su pechos y la besaba.

Ana me recostó y comenzó a chapármelo Val exclamo con su voz de chica traviesa “yo quiero, yo quiero” – “Ven te voy a enseñar como” dijo Ana, la enseño como masturbarme con la mano, como recorrerlo con la lengua hasta los testículos, hasta que por fin se lo metió en la boca recomendándole que procurara mantener su dientes abiertos y sus labios pegados para no lastimarme, fue la mamadita mas rica que me han dado.

Después Val le hizo sexo oral a su hermana mientras Ana me lo mamaba, que espectáculo tan mas maravilloso , se notaba que ya lo habían hecho antes muchas veces.

Ana acomodo a Val sobre la cama mientras yo me acomodaba entre sus piernas para penetrarla por primera vez.

Ana me susurro al oído “Hazlo despacio..por favor”, la penetre milímetro a milímetro ella se quejaba, gemía y jadeaba mientras Ana la consolaba, una vez que acostumbro al objeto extraño en su cuerpo comenzó a moverse disfrutándolo hasta que tubo su primer orgasmo penetrada.

Ana sabia que yo no me había venido así que me monto para enseñarle a su desvirginada hermanita como se hacia, se movía riquísimo a veces despacio y a veces rápido hasta que su orgasmo me lleno de un liquido trasparente y caliente, cuando yo me iba a venir se detuvo para darle la oportunidad a Val, se subió con dolor y se movió muy despacio su hermana guiaba sus caderas hasta que agarro ritmo y me hizo venir.

Caímos rendidos Val en medio Ana y yo a sus lados sin dejar de acariciarnos hasta que la ganas regresaron y lo volvimos hacer esta ves con mas fuerza Ana y Val se acomodaron como el misionero se empezaron a besar nuevamente , yo me pase atrás, que lindo espectáculo en primer plano tenia el culito de Ana y abajo una vagina rosada de chica; se lo metía a Val y Ana una y una dos y dos tres y tres, a Val despacio y me desquitaba embistiendo con fuerza a Ana hasta que los tres nos venimos y caímos así uno sobre el otro.

Cuando nos fuimos Ana me dio las gracias nos dependimos de beso en la boca, desde entonces aunque las dos tienen novio nos vemos una vez por semana y hacemos unos tríos riquísimos Val ha aprendido muy rápido y Ana la única condición que me pone es que nunca me la coga solo, siempre con ella, siempre los tres.

2 thoughts on “Hermanitas

  1. Uyyyy qué rico siempre e tenido esa fantasía tener dos hermanas ala ves me estoy masturbando qué rico gracias por el relato dios las bendiga.rico poder hablar por celular y masturbarnos

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.