Placer y negocios

NeoPene

Este relato me sucedió hace ya algún tiempo y como quisiera que se repitiera, yo soy Asesor de Seguros y normalmente atiendo a mis clientes en sus oficinas, en algún café o en sus domicilios donde el cliente se sienta más cómodo, el hecho es que yo no conozco a mis clientes hasta que los voy a ver.

NeoPene

Lo que a continuación me sucedió fue en la oficina de un ejecutivo, el me cito en la tarde, cuando llegue me anuncie con su secretaria, al rato salió el sr. José me vio me saludo y me dijo: -espérame un momento tengo que terminar unos pendientes.

-ok aquí espero (en una salita de recepción)

 

Yo veía que el tiempo pasaba y no me atendía, se fue retirando el personal de la empresa hasta que se fue la secretaria el salió a decirme que pasara a su oficina. Me indico, toma asiento y pasando yo cerró la puerta pero con seguro, pensé así debe ser el.

 

Llego el momento de las presentaciones mías y de la compañía que yo represento, que es lo que yo hago  etc. Y bueno el empezó a preguntar y yo a contestar con documentos y evidencias, llego el momento que en su poder ya tenía varias hojas varias propuestas y dijo: -Bueno vamos a ver-  las extendió como barajas y me dijo -vamos por partes, que beneficio tengo con esta?

-Yo al tener  las hojas  de cabeza y con letra pequeña, me  pare pedí permiso para poder estar a un lado de él y poder leerle y comentarle lo que me pregunto.

Empezamos por la más lejana a él y la más cercana a mi (ya que los dos estábamos en el mismo lado del escritorio), ya le explique lo que quería saber sobre esa propuesta, luego pasamos a la segunda hoja y ya cuando íbamos en la tercera hoja, yo tenía que estar más cerca de el para poder leer y explicarle  de que se trataba.

 

En ese momento sucedió algo que no esperaba, el con un movimiento de su silla y de su hombro toco mi paquete, yo de inmediato me hice hacia atrás sin exagerar el movimiento y evitando que este “accidente”  se repitiera, y el como si nada. Continúe con las explicaciones, pasamos a la siguiente hoja.

 

En este momento tenía que arquear mi cuerpo para leer y evitar tocarle nuevamente, y volvió a suceder el mismo “accidente” el mueve su sillón y su brazo y me toca nuevamente mi paquete pero un poco más fuerte y esto por la cercanía que tenía con su cuerpo, nuevamente retrocedí pero esta vez no tan rápido y hasta como que me quede pensando  ¿es o me lo imagino? Mejor continuo, así lo hice continúe con la plática y el como si nada, eso a mí me daba a entender que fue solo un accidente.

 

Siguiente hoja… más lejos de mí ya casi imposible estar derecho, tenía que estar muy arqueado más pegado a él y no podía pasarme del otro lado de su sillón porque tenía una planta, fue cuando el me hace la siguiente pregunta:

-¿a que se refiere esto? Me inclino para leer y responderle y el como con un movimiento para que me pudiera acercar haciéndose para atrás, yo me acerco el mueve su brazo y en ese momento ahora mi paquete va a hacia su brazo.

Me quede paralizado unos instantes en mi cabeza inmediatamente paso ¿me quito? No me quito? ¿Qué hago? Espere la reacción de él, de intentar quitar el brazo, pero no sucedió nada, el inmóvil y viendo la hoja esperando la explicación, yo tampoco me moví mucho menos hacia adelante, empecé a leer lo que me pidió pero deliberadamente lento intentando que este contacto durara el tiempo suficiente para saber si fue casual “sin intención”. Seguí leyendo no solo la parte donde él quería saber sino continúe leyendo más afortunadamente había más que leer. Pasaron algunos segundo de inmovilidad mientras yo seguía leyendo lentamente esperando alguna reacción de él y sucedió…. sentí como movió su brazo haciendo más presión en mi paquete y me dije mmm ya sé por dónde va!.

 

Seguí leyendo pero ahora con el pretexto de acércame bien a la hoja ahora fui yo quien recargo un poco más mi paquete que en ese momento empezaba a despertar a su brazo. Era una tensa calma yo leyendo como si nada el de igual manera mi paquete creciendo en contacto con su brazo. Ya estaba acabando de leer cuando siento que mueve su brazo tratándolo de sacar, en ese momento pensé en la madre la estoy cagando!! El no quiere esto… Pero cual sería mi sorpresa que el no saco completamente el brazo sino que dejo la mano en mi paquete, de tal forma que la palma de la mano hacia pleno contacto con mi pene, el en ese momento me indico: -continua por favor- ok obedientemente seguí leyendo más lentamente, en ese momento ya no sabía que leía simplemente mi cabeza estaba en lo que estaba sintiendo, el calor de su mano. Ya mi verga estaba parada y fue entonces cuando sentí como su mano empezó a tocar muy suave mi verga tratando de adivinar hacia a donde la tenía.  EL me indico –continua leyendo por favor- y yo pues continúe haciéndome wey ya que había acabado de leer pero no me quite, seguí leyendo y el siguió con movimientos más obvios me toqueteo más definidamente hasta que me dio un  apretón de verga que fue lo que yo esperaba para parar de leer y voltear a verlo.

 

El sonrió, espero mi reacción me enderece le sonreí abrí mi saco e hice hacia adelante mi paquete que en ese momento ya formaba una carpa por lo parada que estaba, ya sin ningún preámbulo agarro mi verga sobre el pantalón le dio varios apretones, empezó a bajar el cierre, desabrocho mi cinturón y empezó a bajar mi pantalón hasta que mi verga salió disparada y el la tomo entre sus mano la vio la chaqueteo un par de veces, levanto la cara para ver mi reacción, yo solo cerré los ojos para disfrutar de sus caricias, el tomo mi verga abrió su boca y uff tremenda mamada que me empezó a dar (solo de recordar ya se me paro) era un experto en la mamada sacaba mi verga pasaba su lengua por el frenillo, se la metía toda o bueno lo que le cabía en su boca, la sacaba y la metía cambia de ritmo en verdad me estaba poniendo loco con sus mamadas, sabia contralar la situación duramos varios minutos en mega rica mamada hasta que no pude más y le dije ya no sigas me voy a venir el me vio a los ojos sin sacarse la verga de la boca empezó un movimiento más rápido más rico, yo le decía para que me vengo, el no oía el seguía en lo suyo cada vez más fuerte hasta que llego lo inevitable y me vine riquísimo en su boca, yo sentía como salía mi semen de la verga y paraba en su boca,  el disminuyo el ritmo disminuyo las fuerza de las succiones conforme me fue saliendo todo el semen en su boca, se lo fue tragado pero vi que lo saboreaba en verdad estaba pasándola de lujo, después de que dejo de salir mi semen el siguió solo mamando pero de forma muuuy lenta de forma rica, esa sensación de después de venirte sentir mi verga en la boca tibia aun moviéndola es como seguir sintiendo orgasmos fue increíble duramos algunos minutos más hasta que mi verga se hizo pequeña en su boca y el la dejo extremadamente limpia.

 

La saco de su boca la vio para confirmar que ya no salía nada, la toco nuevamente me volteo a ver y me dijo con una sonrisa en la boca que jamás olvidare, ¿Dónde te firmo?

 

Es una de mis ventas que más satisfacción me a dado ya que no solo cerré una gran póliza sino que tuve un orgasmo increíblemente rico, y por supuesto después de eso mis visitas se hicieron continuas porque él tenía muchas dudas y yo encantado de responderle.

 

Espero que les haya gustado este relato y mis deseos es que se pueda repetir, así que si alguien le interesa un “asesoría” con gusto hacemos una cita para vernos, escríbeme a mi correo activo18cms@yahoo.com.mx.

Haa estoy en el D. F.

Relatos Similares:

NeoPene

5 comentarios en “Placer y negocios

Deja un comentario