Placer en el hospital

Placer en el hospital

Lovense


Era una nublada y fresca tarde de abril, mientras su cabeza y su costado permanecían recostados a la pared pensaba como sería ese momento. Gotas comenzaron a golpear la ventana a la que miraba perdidamente, fue entonces cuando busco sus llaves y se marchó. El camino fue uno lleno de silencios y suspiros inquietos hasta que finalmente llegó. “Ya estoy aquí”, escribió y lentamente caminó hacia el “lobby”.

Se encontraba en un hospital.
-“Buenas tardes, estoy buscando el área de radiología”
– “Buenas tardes para usted joven. Es en la última puerta del pasillo”
– “Gracias”
Había un largo, desolado y frío pasillo el cual llevaba a una pequeña sala de espera completamente vacía, ella apenas se sienta cuando escucha abrir una puerta.
-“Adelante, Clara”
Inmediatamente entró y lo observo. Era un hombre robusto de 35 años de edad y unos 5’8 de estatura, tez blanca, ojos muy obscuros, labios carnosos, una barba muy atractiva y olor íncreiblemente agradable. Sin duda alguna muy varonil, en todo su aspecto.
– “Es muy agradable verte.” dijo ella mientras se aproximaba a darle un corto beso en sus labios.
– “Igualmente, no sabes cuanto.” él respondió.
Se observaban por unos segundos.
– “Hace sólo unos días me encontraba adolorida en este cuarto de rayos x.”
El se acercó, mirándola fijamente, colocó sus varoniles manos sobre sus cuello y comenzó a descender sin tocar sus senos.
– “Quiero que te acuestes aquí, como si necesitaras otra placa y me digas donde te duele”
Dijo, firme y seriamente. Mostrando total autoridad.
Ella sabía lo que el tanto deseaba.
-“Antes de una placa es necesario quitarme el sostén…”
Él, deslizo su mano por su barba muy despacio y parecía pensar durante unos segundos mientras su mirada se clavaba en sus senos.
– “Sí, allí está el baño. Te quiero de regreso sin sostén. ”
Ella fue al baño y quito solamente su sostén, tal como habían quedado.
Él se encontraba colocando la cama de estudios a la altura perfecta.
– “Acuéstate con tu cabeza sobre la almohada.”
Ella se acostó y lo escuchaba hablar al teléfono. “Llegaré tarde, aún estoy en el oeste.” Pasaron unos minutos antes de volver a tener su aroma, su penetrante mirada y esa misteriosa personalidad que llenaba de intrigas.
-“Entonces te enviaron a hacer un CT. ¿Que te sucede?
– “Me duele el lado izquierdo del abdomen”
– “Ok, estaré tocando tu cuerpo y me dirás donde duele más.”
Frotó sus manos para generar calor y en un movimiento muy rápido colocó ambas manos bajo su blusa, pero sin dejar al descubierto su frío cuerpo. Miraba a sus ojos pero ella no resistió aquella mirada por mucho tiempo, volviendo la mirada a su tacto. Eran unas cálidas y grandes manos varoniles que iban desde sus caderas hasta el centro de su pecho esquivando siempre sus senos.
– “Es ahí, justo ahí, me duele”


StripChat


Él fue por el otro lado de la cama y comenzó a darle una especie de masaje circular causando mover sus senos constantemente​. Ella podía notar en su expresión facial y sus respiraciones que al teatro no le quedaba mucho tiempo. Fue entonces cuando después de varios minutos de pura calentura, frenó de un solo movimiento su mano, colocando la de ella sobre la de él y llevándola lentamente hacia sus senos. Siempre con su cuerpo tapado, ambas respiraciones comenzaban a ganar intensidad y podía notar en su pantalón su excitación.
Ella levanto su blusa completamente dejando al descubierto sus grandes senos que se encontraban en manos ajenas en ese momento. Él comenzó a mamar como una criatura hambrienta dando fuertes apretones, sacudidas y mordidas. Era inevitable gemir pero él la silencio con la palma de su mano, la cual ella comenzó a lamer y chupar cada uno de sus dedos entre ahogados gemidos. Ya a este punto ambos actuaban como animales salvajes buscando una sola cosa.
– “Permanece acostada”
Dijo el hombre mientras se paraba firme y comenzaba a bajar su pantalón. Estaba muy erecto, y tenía unas pelotas muy sabrosas a la vista. Él retiró la almohada y le pidió que dejara caer su cabeza, luego se colocó detrás de su cabeza colgante en ese momento y sujetándose a​ su cuello con ambas manos comenzó a meter la polla en su boca. Posición de dominación total. Placer y dolor.
Él jalaba sus pezones hasta donde su piel le permitía mientras su pene chocaba lo mas profundo de su garganta impidiendo el salir de sus gritos y gemidos. Ella estaba completamente mojada a manos de este parcialmente desconocido y tan pronto pudo respirar habló entre gemidos e asfíxia.
– “me tienes muy mojada te deseo dentro de mí”
Era la primera sonrisa que veía sobre su misterioso rostro. Ella disponía a cambiar de posición.
– “Permanece acostada dije! Pero ahora coloca tu lindo culito sobre la almohada”
Antes de volver a acostarse se sento, quedando frente a frente se dieron un violento beso. Él buscaba tocar su trasero y abrió sus piernas muy fuertemente rompiendo parte de sus panty medias que ya mostraban su chochita mojada.
– “Aaaaaa! Tienes una chochita muy rica, mmmm, mejor todavía”
Exclamó mientras ella permanecía callada y sumergió su boca sin pensarlo dos veces. Su mágica boca la llevo a un orgasmo en muy corto tiempo y él se distancio un poco. Comenzó a meter sus dedos despacio, y saboreaba sus fluidos, nuevamente comenzó a comerse aquella depilada y gordita chochita.
– “Aahh, Aahh ya no más, me vengo me vengo.” segundo orgasmo.
Él se colocó de pies y se quito todo excepto su camisa de trabajo y su carnet . Volvió a abrir sus piernas, la cama se encontraba a la altura perfecta. Comenzó a penetrarla muchas muchas veces. Ella miraba al techo inundada en sensaciones y sentía que venirse nuevamente era inminente. El gemía y gemía. Ella levantó un poco su cuerpo y su vista era espléndida.

Su palida piel estaba enrojecida, los movimientos de aquellos blancos muslos anchos y completamente fuertes, aquella polla gorda entrando fuertemente en ella y su nombre en su carnet de trabajo que chocando contra su cuerpo leía… “Roche”…


StripChat


Author: A88CH

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.