MI MADRE, YO Y MI PRIMO


Anoche mi madre llego, de la fiesta de unos amigos totalmente alcoholizada, casi no podía sostenerse en pie, mi padre hace dos años que se había ido de casa con su amante para nunca mas regresar. Esa noche de sábado estábamos con mi primo Eduardo en el patio jugando al ajedrez, cuando vi entrar a mama ebria, ella subió a su cuarto, pero dejo la puerta entre abierta, con mi primo nos asomamos para ver si ella ya dormía, no solo que dormía sino que además estaba desnuda tirada en la cama es decir sin bombacha ni porta senos, yo cerré despacio la puerta y me retire a mí dormitorio a dormir, mi primo Eduardo que estaba de visita hizo lo mismo. A eso de las una de la mañana me despertó un quejido de mujer, me levante de inmediato y fui al cuarto de mi madre pensando que se sentía mal por el alcohol que había consumido, cuando abro la puerta de su dormitorio me di con la imagen de que Eduardo estaba penetrando analmente a mi madre, y que ella se quejaba de gozo y no de dolor, mi madre haciendo un esfuerzo mientras el culeo no se interrumpía, me pidió que entrara, y que me sentara en el sillón de la esquina del dormitorio, para que así yo aprendiera como se da satisfacción a una mujer, mientras tanto mi primo Eduardo de 17 años de edad no paraba de meter y sacar su pija del culo de su tía, diez minutos después pude ver como el tronco de Eduardo era devorado con pasión por la boca de mi madre, quien estaba lista a recibir la eyaculacion de mi primo, pude ver como la leche de mi primo entraba lentamente en la boca de mi madre y que ella era muy feliz al saborearla, luego el la tiro al suelo y con brusquedad pasional le abrió las piernas y la penetro por la concha, esta vez mi madre lanzo un alarido de felicidad y exigía que mi primo la penetrara con furia para que su concha sea satisfecha a plenitud, cuando llego el momento en que mi primo iva a soltar su leche, mi madre le pidió que la soltara sobre sus tetas y mi primo obedeció de inmediato, el quedo muy fatigado, mientras tanto yo estaba atónito en el sillón, mi pija estaba dura como el acero, pero yo sabia que esa mujer era mi madre, cuando estaba pensando en eso, ella se me acerco y me dijo que me iva a tomar examen completo de todo lo que vi, ella se abrió los glúteos con ambas manos y se sentó sobre mi pene ardiente, pude sentir como mi miembro penetraba lentamente el culo de mi madre, mi pija estaba enloquecido en dos minutos olvide completamente quien era ella, y procedí a montarla una y otra vez, ella me pedía a gritos que no la defraudara, y acepte cumplir su deseo, esa noche la culee hasta cansarme, no pare hasta que de su ano rebalzara mi leche caliente, luego la agarre de los cabellos como si fuera una puta callejera y le metí de golpe mi pene en su boca, ella lo succionaba con pasión desenfrenada, allí también deje la marca de mi semen, finalmente la lleve a la cocina de la Casa, la acosté sobre la mesa del comedor y le abrí las piernas, separe los pelos de su concha peluda y la penetre hasta el fondo, ella en medio de toda la pasión me gritaba que la poseyera con toda mi fuerza, así que me acomodé mejor y mi pene entro con el triple de fuerza, ella lanzo un gemido brutal, justo en el momento que mi leche bañaba todo el interior de su vagina ardiente.
Terminada mi participación, ella exigió que mi primo y yo la sometiéramos al mismo tiempo, entonces con mi primo Eduardo tiramos la moneda a la suerte, par ver a quien le tocaba concha y a quien culo, a mi me toco concha y a mi primo le toco culo, llevamos a mi madre a la cama, la acomodamos de tal manera que los tres estuviésemos cómodos, yo la penetre primero por la concha, mientras mi primo hacia la penetración anal, cuando los dos troncos estuvieron en los correspondientes orificios de mi madre, ella gemía de placer, se metía los dedos a la boca y con la otra mano se frotaba los pechos, tanto Eduardo como yo no la soltamos, a pesar que ella a esa altura pedía un poco de compasión por que su culo y vagina estaban ya muy dilatadas y con dolor, nosotros seguimos montando a pesar de su suplica, eyaculamos varias veces en los orificios de mi madre, yo podía ver que de su vagina chorreaba mi leche y que de su culo ampliamente dilatado rebalzaba el semen de Eduardo, finalmente sacamos nuestros troncos de sus orificios y la ultima eyaculacion se la hicimos en la boca de mi madre al mismo tiempo, ella se atraganto con tanta leche, pero la consumió toda, con gran satisfacción, después nos retiramos a dormir los tres juntos en la cama de mi madre, al día siguiente ella se levanto muy feliz y nos felicito a ambos, a mi y a Eduardo, ella preparo un asado para reponer fuerzas, por que nos aclaro que esta noche vendría, su amiga de confianza Claudia y que quería que entre los cuatro armemos una noche de culeo y chupadas, se que esta noche será tremenda par mi y mi primo, pero para gozar del sexo no hay ningún limite, yo lo puedo decir por que amamante a mi madre y la penetre analmente, todo sea por su felicidad y alegría.

Relatos Similares:

  • No hay relatos similares

Deja un comentario