Mis inicios en la zoofilia

Saludos! este es mi primer relato e intentaré hacerlo lo mejor posible, partiremos con que soy de Chile, estatura término medio (1,70) al menos aca, soy delgado aunque tengo lo mio, pelo castaño y ojos color café y todo esto comienza cuando tenía unos 8 años (ahora tengo 21).
Una tarde en mi casa aburrido estaba jugando en la computadora y hacía calor porque estábamos en verano así que estaba solo en boxers y polera, mi perro que era un siberiano estaba dentro en la casa estirado durmiendo en la alfombra por lo que yo lo miraba de vez en cuando y lo acariciaba en su espalda, con el calor mi perro se estiraba patitas arriba para refrescarse de vez en cuando por lo que dejaba ver ese lindo y peludo pene que yo disimuladamente miraba.
Me causaba curiosidad a esa edad y me preguntaba que tendrá de diferente al mio, por lo que me miraba junto con el de él, cabe destacar que me encontraba solo en la casa ya que mi familia habia salido de compras y entre tanta curiosidad que me entraba decidí acercarme y mirarlo mejor, la puntita era negra y se le asomaba algo rojo que me causó más curiosidad, empecé a pasar mis manos alrededor de ese peludo pene que aun estaba guardado y se sentía muy caliente.
Mi pene empezó a reaccionar y se empezó a erectar junto con el de mi perro, a medida que más lo tocaba más crecía su pene y mas me gustaba agarrarlo con mi mano, al ser chiquito y el pene de mi perro creció tanto que tuve que tomarlo con mis dos manos y acariciarlo, me causo mas curiosidad de que el se mantuviera tan relajado de una manera que me parecía que le encantaba por lo que yo seguía acariciándolo.
Sentía algo raro en mi pene y solté con una mano el de mi perro para tocarme el mio, lo sentía caliente ambos y era una sensación extraña para mi, por lo que comencé a hacer lo mismo con el pene de mi perro en una mano y con el mío en la otra, me sentía muy caliente y sin darme cuenta de tanto placer que sentía teniendo los dos penes en mis manos que me agache y cuando me fije estaba mi cara cerca del pene de mi perro, se veía extraño todo rojo y brillante por lo que me dio ganas de lamerlo como un chupete, que a esa edad era común (lamer chupetes dulces).
Las primeras lamidas fueron extrañas ya que era un sabor desconocido para mi, aun asi no pare y seguí dándole lamidas, al cabo de un rato lamiendo se me ocurrió metermelo entero a la boca pese a que su sabor aun no era lo mejor que habia probado, no me desagrabada así que lo seguía haciendo, después de un rato ya ahora chupando ese pene peludo de mi fiel amigo seguia masturbandome y de que me sentía demasiado caliente.
Mi perro comenzo a moverse y su pene siguio creciendo y comenzo a ponerse más grueso por lo que me asuste y solté ambos penes al instante, mi perro se paró y me intenta montar, al ser casi del mismo porte los dos (el era algo mas grande que yo) no supe que hacer por lo que me resistí un poco y al no poder hacer mas me dejé hacer.
Me monto pero no encontraba nada por lo que sentia su pene rozar toda mi espalda y luego se acercó a mi culo pero como estaba con boxers no paso nada ni sentí mucho, al cabo de un rato se bajo y yo asustado me devolvi al sillón de la computadora con mi pene afuera aun y bien erecto.
Mi perro se me acerca y me lo empieza a oler, se sentía muy rico ya que su nariz era bastante húmeda, luego empieza a lamer mi pene con esa lengua tan caliente, húmeda y larga que tenia, me sentia en las nubes con esas lamidas de mi perro por lo que me relaje en el sillón y disfrutaba cada lamida que me daba.
Al cabo de un rato que me lamiera comenze a masturbarme y mi perro no me dejaba, me corría la mano con su hocico y su lengua pasaba entre mis dedos y mi pene por lo que hacía que se sintiera aún mejor, de tan caliente que estaba me empecé a correr en su lengua y chorrie todo mi pene lleno de semen a lo que mi perro respondió muy bien lamiendo todo y envolviendo mi pene con su lengua me la dejo limpiecita y me sentia muy cansado después de la corrida de mi vida (hasta ese entonces).
Espero les haya gustado, no soy muy bueno relatando pero tenía ganas de contar esta experiencia(mi primera vez) zoofilica con mi perro siberiano, es solo el primer “round” así que si les gusto comenten, agreguenme, escribanme a mi correo y luego escribiré las otras experiencias que sucedieron por varios años más.

Relatos Similares:

NeoPene

3 comentarios en “Mis inicios en la zoofilia”

  1. Tengo 25 soy demasiado caliente de chiquita dejaba que el perro m lamiera, hace poco estaba sola y exitada tome un poco de aceite de atun lo puse en mi clitoris y mi gato m paso su lenguita aspera m encanto.

Deja un comentario