Mi Mejor Amiga


Buenas noches lectores, hoy les publicare un relato 100% real, mi historia próxima , fue a tal grado excitante que quisiera compartirla con ustedes.

Mi nombre es Leonardo, tengo 28 años, me describiré soy de tez clara mido 1.78 mts de complexión atlética,  ojos negros, mas bien del tipo que se la pasa en gimnasios o practicando full contac.

Bueno todo comenzó un día de junio como cualquier otro, navegaba en mi pagina de facebook cuando me aparece la imagen de una chava con ojos hermosos, la verdad me enamore de ella a primer vista, la agregue como amiga su nombre era Regina y acepto, con el tiempo la  fui conociendo, hasta convertirnos en buenos amigo, ella estaba próxima a casarse pero lo curioso es que ya tenia una hija de 3 años, que suerte la de su marido pensaba yo.

Lo que queria era conocerla en real y se dio, una vez me dijo que le faltaba padrino de ramo y yo ofrecí mi ayuda y acepto, cuando la vi por primera vez, no lo podía creer, la describiré ella media como 1.65, de tez morena clara, buenos pechos y  buen trasero, traía una pantaloncito bien ajustado, que le marcaba su calzoncito tipo cachetero bien rico, un escote que le dejaba ver sus bien formados pechos no conozco de tallas de bra,  lo que puedo decirles es que si estaban grandes y bien antojables.


Mentiría con decirle que mi pene no se puso erecto al verla, ese día yo solo la miraba y ella sonreía, ese mismo día mas de una vez me cacho viéndolo su bien formado trasero pero no me decía nada, solo me miraba y sonreía, bueno paso su boda y yo la fui conociendo mas y mas, yo los invitaba a comer a ella y a su marido para así comerla con la mirada, desnudarla e imaginarme un montón de cosas que le haría si la tuviera en mi cama.

Su marido era un completo fracasado, flaco y con cara de tonto, y lo pero de todo muy infantil, a veces mi mirada se cruzaba con Regina, me fascinaba cuando llevaba su leggins bien pagados solo se marcaba su tanga o su cachetero me volvió loco por ella, varias noches se las dedique a ella, su mirada denotaba lujuria, su boca era carnosa, y su trasero bien formado pero sus pechos eran lo mejor varias ocasiones me imaginaba haciéndome una paja en ellos.

Una tarde me hablo como todas las noches por face, que a su marido lo habían corrido del trabajo, yo como siempre la tranquilice y le ofrecí mi ayuda, ella me rechazo en varias ocasiones, pero al final acepto,  eran tal sus deudas que acepto mi ayuda en varias ocasiones, me convertí como ella me dijo en su “mejor amigo”.

Por mi parte no aguantaba mas mi lujuria por ella en una ocasión me invito a comer ella y su marido como agradecimiento de mi ayuda, ella portaba un escote bien prolongado que dejaban ver la figura de sus enormes senos y unos jeans que dejaba ver lo bien formado de su trasero, su marido veía la tele y decidí atacar, me dirigi hacia la cocina y la abrace dejandole sentir en su trasero mi paquete y la tome de la cintura ella.

No sabia que hacer su marido miraba la tele y yo acariciaba a su  mujer,  me empujo y me dijo que no me propasara o le diría a su marido, yo solo me reí, sabia que su marido en todo caso no seria rival, la tome de la cintura por la fuerza y la empuje hacia la pared, yo solo le recarga mi enorme paquete sobre su trasero, ella me pedía que parara, en su oído le comente con voz burlona, – tu me debes mucho dinero, y quiero que me pagues con cuerpo.

Ella se quedo en shock pero yo tenia en mi poder varios pagares y le comentaba que  estaba dispuesto a actuar legalmente hasta llevar a su marido a la cárcel si no accedía, así que baje mi dedo por debajo de sus jeans hasta llegar a su clítoris, ella solo me decía que parara la verdad yo no la escuchaba, y seguía con mas fuerza, me lleve en varias ocasiones mi dedo a mi boca me gustaba ese rico liquido que salia de su vaginita, ella me comento que su marido se iría al trabajo en una hora, que con tal de no meter a su marido a la cárcel aceptaría que me cobre, solo ese día con su cuerpo, yo acepte y me quede en su casa, me senté a en un sofá a lado de su marido ella nos sirvió un café,  el le comento  que tenia que la notaba sudorosa como si estuviera enferma y ella le dijo -nada, solo un poco de gripe, oye amor no tienes que irte ya al trabajo se te hará tarde – así es verdad, se despidió.

Cuando ella cerro la puerta totalmente, yo la abrace por la cintura fuertemente, aprovechábamos el momento su hija dormía, y teníamos la casa para los dos, comencé por besarla locamente su cuello, luego sus enormes pechos, mi lengua pasaba una y otra vez  mordiéndole sus pezoncitos en repetidas ocasiones, la aventé hacia  la mesa y le baje sus jeans poco a poco, su respiración comenzó a agitarse.

Ese día ella portaba una tanguita roja, la cual solo la hice a un lado para poder probar sus ricas mieles, escurría a chorros, y yo no dejaba de jugar con su clítoris, me gustaba que mi lengua y su clítoris jugaran una y otra vez, ella bajo su cabeza bajándome el cierre hasta que salio mi paquete y lo coloco en su boca, no en balde tenia sus labios muy carnoso, yo sentía su boca salir una y otra vez en mi paquete que estaba a full.

La tome y la cargue llevándola al sofá donde hicimos un 69 divino, mas 15 minutos solo se escuchaba el sillón rechinar mas fuerte poco a poco, la gire y la puse en 4 embistiéndola cada vez mas duro, ella me decía que su marido casi no la tocaba que se ponía a jugar con el x-box, y que desde cuando moría por que su amigo la hiciera sentir mujer.

Yo no paraba de embestirla sus pechos, solo se movían de un lado para otro, mientras la penetraba cada vez mas fuerte, sus gritos eran inevitables , la pare y la recargue a la pared ella tenia su tanga a media rodilla,  y la comencé a penetrar por atrás una y otra vez, mi pene salia y entraba a su antojo, también la coloque en una silla donde ella cruzo sus piernas y se movía en círculos me gustaba ver como sus pechos rebotaban en oraciones.

En eso estábamos cuando su marido le hablo por cel, ella le respondió, y yo me excite mas la embestía cada vez mas duro su voz se quebraba o se agitaba, era excitante pensar que su marido ni se imaginaba que le hacían el amor a su mujercita, me vine en repetidas ocasiones dentro de ella, del mismo modo ella tenia orgasmos incontrolables, en ese momento yo era su macho, y ella mi hembra.

Le dije que la embarazaría que queria que tuviera un hijo mio, ella solo gemía y gemía como loca, así no la pasamos haciendo el amor hasta cansarnos, ya cuando su hija  se despertó su mami estaba tirada en el sillón bien cogida y con mi semen dentro de ella, yo me vestí rápido no tardaría en llegar su marido aquella mañana, y así hacíamos el amor como locos nos veíamos en hoteles o le hacia el amor a escondidas mientra su marido jugaba su consola, en todo caso, pasaron 9 meses y el que ahora es su bebe, su niño pequeño es el hijo de su “mejor amigo”.

Relatos Similares:


Deja un comentario