Mi esposa, mi primo y yo 2da parte

Como ya les platique en la primera parte de mí relato, la primera ocasión en que compartí a mi esposa con mi primo fue un tanto arriesgado a que ambos accedieran y que no se sacaran de onda con la fantasía que estaba construyendo en mi cabeza y llevando a la realidad así sin más ni más sin previo aviso ni consentimiento de ellos, pero a continuación les voy a relatar cómo llegamos a repetir esa excitante experiencia pero esta vez sin dudas ni inhibiciones.

Resulta que después de aquella ocasión pasaron algunos meses sin que nos volviéramos a ver los tres pero yo en cada momento que podía le hacía recordar a mi esposa lo mucho que me había gustado verla coger con él y le pedía que reconsiderara la posibilidad de volverlo a hacer, así siguió pasando el tiempo y Paola no mostraba ningún interés al respecto solo fantaseábamos con eso cuando teníamos relaciones pero fuera de allí no se tocaba el tema, al mismo tiempo que eso sucedía mi primo Juan no dejaba de escribirme por el celular que le había fascinado la panocha depilada de mi esposa y que moría de ganas por volverla a tener a mi eso me calentaba mucho y en cada platica que teníamos terminaba con una erección del morbo que me provocaba saber que mi primo conocía el cuerpo de mi esposa y no solo eso… si no que ya la había penetrado y sentido lo que era estar dentro de ella con su verga y son su lengua.

NeoPene

Francamente yo ya me había hecho a la idea de que no se volvería a repetir ya que mi esposa seguía mostrando un poco de culpa por haberlo hecho con mi primo pero un día de repente casi de salida para el trabajo le dije “Haaa por cierto me dijo Juan Carlos que si podíamos revisar su laptop porque está teniendo problemas pero no sé cuándo verlo para que me la de” yo sin ningún interés y en eso ella me dijo sin pensarlo… “pues dile que si quiere y puede nos vemos el sábado”, de inmediato sentí una tremenda emoción… yo le respondí y luego…? Y ella me dijo pues no se… vamos a comer y ya cada quien por su lado tal vez solo que nos acompañe a la veterinaria porque teníamos que llevar a nuestro perro a una revisión.

Total que de inmediato le tome la palabra y llegando a la oficina le escribí a mi primo para decirle que si podíamos vernos el sábado y pasar la tarde juntos yo estaba emocionadísimo porque sentía en ella que estaba deseando que la volviéramos a tener los dos pero no se atrevía a decírmelo, así pasaron un par de días y ella disimulaba su intención, finalmente llego el sábado y saliéndose de bañar la observe mientras elegía su ropa y se puso unas medias nuevas bastante lindas con muchas aberturas que mostraban su piel y le hacían lucir rico sus piernas y acompañadas de una minifalda azul, recogimos a mi primo en una estación del metro esa era la primera vez que nos volvíamos a ver después de aquel suceso y tanto ella como el actuaron con mucha empatía y naturalidad lo cual me agrado mucho, fuimos al veterinario y dejamos al perro unas horas para que lo bañaran y mientras tanto nosotros nos fuimos a comer y platicamos de todo un poco; la estábamos pasando bastante bien de repente mientras yo manejaba Paola levantaba las piernas y con eso su falda descubría más sus muslos… yo venía observándola discretamente y sabía que lo hacía para provocarle excitación a Juan Carlos que venía atrás pero inclinado en medio de los dos asientos de enfrente y obviamente disfrutando de la vista que le estaba dando mi esposa.

Paola preguntó y bueno ahora que haremos ya se hizo tarde y andamos con el perro y así no podemos ir con libertad a otro lado así que de inmediato dije pues no nos queda más que ir a la casa a dejarlo y dijo muy resignada “Bueno..” pero ese bueno resignado no era más que el disimulo de lo que tenía ganas de hacer… todo lo tenía planeado para que termináramos los tres juntos en la casa eso yo lo sabía sin que ella me lo dijera y eso me excitaba demasiando me baje con él a comprar una botella para pasar el rato y aprovecho para decirme que mi esposa se veía bien rica con esa falda y esas medias y le conteste que si la deseaba y me respondió que sí y argumente pues espero no equivocarme pero estoy casi seguro que ella quiere que nos la volvamos a coger pero esperemos a ver que nos depara la noche.

Llegando a casa destape la botella y comenzamos a beber ya con unas copas encima ellos comenzaron a bailar muy normal y yo le decía en voz alta apoco no está bien rica mi esposa primo…?, apoco no te gustan sus medias…? Terminaron de bailar y cuando se fue a sentar conmigo le dije al oído que se quitara la falda y me dijo espera no tan rápido pero después se volvieron a levantar a bailar y repentinamente antes de comenzar ella se quitó la falda quedando solo con las medias mostrando la tanga que traía puesta yo estaba muy caliente de ver como bailaba de esa manera y cuando termino la canción ya no regreso a la sala; se fue a la recamara y cuando salió traía luciendo un liguero delicioso que aún no estrenaba, nos dejó boquiabiertos.

Juan y yo estábamos sentados juntos en el mismo sillón así que ella caminó hacia nosotros y nos preguntó si nos gustaba como se veía jalo una silla y se sentó frente a los dos, nos comenzó a frotar sobre el pantalón al mismo tiempo, cuando sintió nuestras vergas duras nos las saco y comenzó a masajearlas una de cada mano, nos miraba a los ojos y no espero mucho para que se hincara a chuparnos la verga a los dos mientras a uno se la mamaba al otro se la jalaba y así alternadamente eran aproximadamente las 10:30 P.M cuando esto comenzó… nos la cogimos en el sillón una y otra vez, ella nos montó a los dos la empinamos y mientras uno se la metía el otro le sambutía la verga en su boca por momentos yo tomaba fotos y vídeo disfrutando de la cogida que le estaba dando mi primo y los gemidos de ella saboreando otra verga que no era la mía, compartíamos sus tetas y lamiamos sus pezones al mismo tiempo y por separado.

Ella nos tomaba de la cabeza y nos empujaba hacia sus pechos para que los chupáramos con mas fuerza, en un momento ella se recargo en el sillón y mi primo sentado en el tope del respaldo coloco sus huevos y su verga por encima de la cara de ella y en eso mi Paola encorvo el cuello hacia atrás y comenzó a chuparle los huevos … se los metía todos a la boca y le doblaba la verga hacia abajo para tragársela toda, después él se sentó en el sillón y ella sobre él completamente ensartada abrió su nalgas y yo por detrás de ella me acomode y la penetre por el culo.

Podía sentir la verga de mi primo dentro de su panocha apretando mi verga contras las paredes de su ano y mientras yo entraba y salía de su culo ella pedía que no me dejara de mover y cuando sentí que me venía me salí para no terminar, todavía quería seguir disfrutando de ella me hice un par de pasos atrás y Juan le abrió nuevamente las nalgas para que le pudiera tomara una foto con el culo dilatado y todavía con la verga de él dentro de ella. También recuerdo que por momentos yo entraba a la recamara o al baño y solo podía escuchar los gemidos de mi esposa, eso me ponía a mil por hora confieso que el placer que sentía era de saber por quién se estaba dejando coger, entre tantas posiciones que la pusimos hubo una donde Juan se levantó cargándola y ella lo abrazaba de la cintura con las piernas y sus brazos sobre el cuello de el; al mismo tiempo que mi primo la cargaba y la levantaba de las nalgas la sacudía de arriba hacia abajo metiendo su verga en ella… toda se la comía con su panocha y pegaba un cierto grito de placer en cada sentón que se daba sobre él.

Siguieron pasando las horas y nosotros seguíamos dándole más y más por momentos juntos y por momentos uno por uno relevándonos cada vez que estábamos a punto de eyacular, le chupábamos las tetas de un lado cada quien, después nos metimos a la regadera porque ella quería que le cumpliéramos la fantasía de orinarla los dos al mismo tiempo… por desgracia solo pude hacerlo yo… porque a mi primo no se salió nada, le solté todo sobre sus tetas y le escurría hasta su panocha, saliendo del baño nos fuimos a la recamara según esto a descansar pero volviéndola a tener frente a nosotros le acomodamos unas buenas mamadas en su panocha y su ano, mi primo la empinaba y le metía toda su lengua después ella nos la mamaba al mismo tiempo.

Juntaba nuestros miembros y se metía la punta de ambos y las chupaba y cuando el cansancio nos estaba venciendo la recostamos en la cama y nos colocamos uno de cada lado de su cara y nos comenzamos a masturbar intensamente el primero en terminar fui yo… le escupí todo el semen que le había guardado por horas en la boca ojos y mejillas segundos después mi primo la volteo de su lado y le aventó con fuerza toda su leche hasta rellenarle la boca… mi esposa escurría de semen.

Toda su cara y su boca estaban escurriendo hasta las tetas, una parte se lo trago y después se levantó al baño a limpiar, mi primo y yo la esperamos en la cama ya dentro de las cobijas y cuando regreso con nosotros se metió a la cama en medio de los dos y ambos la abrazamos para dormir un poco y descansar para eso ya eran increíblemente las 4:30 A.M. no podía creer que hubiéramos pasado horas y horas cogiendo con ella.

A la mañana siguiente mi primo comenzó a tocarla y estando recostado ella se empino a mamarle la verga y en eso yo me hinque detrás de ella y la penetre como loco hasta venirme esta vez no quise retrasarlo yo termine y ella no interrumpía lo que estaba haciendo con la verga de mi primo se la chupo y se la masajeo hasta que se cansó y yo solo observaba con que delicia lo hacía.

Una vez terminando nos vestimos y como la otra ocasión lo despedimos y lo fuimos a encaminar… de regreso me dijo ella que le se sintió apenada por habernos ido tan de sopetón y que ella hubiera preferido que desayunáramos juntos y ya después despedirlo; a lo que mi cabeza pervertida interpreto de la siguiente manera… “mi linda esposa que no tiene llenadero me está pidiendo que la próxima ves la sigamos cogiendo al día siguiente sin prisas ni carreras” y se lo espero cumplir muy pronto. Esperen la tercera parte porque todavía no le entregamos su laptop a mi primo. Y de viva voz de mi esposa me dijo que le gustó muchísimo como la habíamos tratado y la cogidota que le habíamos acomodado, así que no creo que se niegue a repetirlo.

Relatos Similares:

NeoPene

6 comentarios en “Mi esposa, mi primo y yo 2da parte

  1. Oye enviame foto de tu mujer me encantaria cojermela y si tu quireres me chupas los huevos mientra se la dejo ir toda, la tengo de 8 pulgadas y gruecesita, mis huevos son bien grandes mi correo es fermar1718@hotmail

  2. Asi se ha cogido a mi esposa Silvia mi compadre y lo disfruto muchísimo, claro también me la cojo en el riquísimo trio que hacemos, a ella le gusta mucho sentir dos vergas en su cuerpo.

Deja un comentario