La puerta al erotismo – Parte II

Despues de hablar por telefono muy seguido quedamos en encontrarnos. Estaba muy nervioso, ya habia visto fotos de ella pero no sabia como seria en persona. Derrepente la veo acercandoce, era bella, de cabello oscuro, de piel blanca, ojos pardos, con unas nalgas redonditas y muy bien formadas y los pechos grandes y duros. Yo tambien me acerque y la salude, ella me reconocio rapidamente, estabamos muy avergonzados asi q decidimos ir a mi departamento a tomarnos algo. Una vez en mi departamento la bese, fue un beso muy apacionado, sentia como su lengua buscaba la mia, luego comenze a besarle el cuello y ella comenzo a exitarse. Le recorde todo lo q habiamos hablado por telefono y como nos masturbabamos con tanta exitacion. Me pidio q vallamos a mi habitacion para relajarnos mas. La lleve a mi habitacion y la coloque en la cama suavemente, seguia besandole el cuello y detraz de las orejas, luego comenze a besarle el abdomen, tenia un ombliguito tan rico, le comenze a pasar la lengua por el ombligo y sentia como se exitaba cada vez mas. luego le fui suviendo la camiseta hasta sacarsela y dejarla en brasier, pasaba mi lengua por el contorno del brasier, le chupaba los hombros, luego le quite el brasier y comenze a mamarle las tetas, las tenia super ricas, le succionaba los pesones con fuerza y ella estaba reventando de exitacion, me pedia q la penetre pero yo todavia no queria, asi q le comenze a meter dos deditos por debajo de su minifalda y encima de su tanga mientras le chupaba los senos, sentia lo mojada q estaba y como se movia, luego le baje la mini e hice la tanga a un costado para comenzar a chuparle la vagina, estaba bastante mojada asi q comense a succionarle el clitoris, lasaba mi lengua por todas sus paredes vaginales y jugaba con su clitoris. Luego me desnude y comenze a pasarle mi pene por todo el cuerpo, tengo un pene grande, grueso, con la cabeza redondita y rosadita, estaba super duro y humedo, asi q comense a pasarselo por las piernas, por los senos, por las nalgas, hasta q ni ella ni yo podiamos mas y comenze a penetrarla desde atraz por la vagina, ella gritaba de placer «dame durooooo, q ricoooo ahhhhh ahhhhhhh, siiiiiiii que rico pene tienes amorrrrr, esta super duro y rico, ahh ummmm, hasta q nos vinimos los dos, luego les cuento mas…………

Relatos Similares:

  • No hay relatos similares

Deja un comentario