Manoseo a mi tia mientras duerme

Bueno, todo empezó un día cualquiera en el que mi tía vino de visita ella tiene 15 años y yo 17, es una chica rubia de ojos verdes, tiene unas buenas tetas y un culo estupendo en fin ella quiso dormir en mi habitación conmigo lo cual me pareció raro porque nunca lo había hecho.

Vimos una peli nos reímos todo normal hasta que se quedó dormida  estaba con una minifalda de locura y una camisilla que a dificultad le tapaba los pezones  los cuales me llamaban para que los chupara apasionadamente , empecé acariciándole los pies y fui subiendo lentamente, al llegar a los muslos empecé a besarlos y acariciándole suavemente.

Mi pene cada vez más se ponía más duro mientras el deseo de penetrarla se hacía más grande deje sus muslos y seguí con el abdomen mientras le subía la pequeña camisilla lentamente para que no despertara mientras besaba su abdomen de una manera que nunca me habría imaginado, después de lograr haberle quitado la parte superior de su pijama vi esos hermosos pechos eran redondos y parados de un gran tamaño para su edad y sus pezones, que pezones, eran rosados claros, suaves.

Empecé a chuparle las tetas y a rozarle el pezón brevemente con la lengua hasta el punto de que se entonara después de casi 2 minutos chupándole y sobándole las tetas decidí proseguir más abajo, por ende le subí la faldita y le baje las bragas lentamente y descubre esa hermosa joya que ese mismo día se había rasurado.

Su vagina era enorme, parecía una pata de camello, comencé besándole la entrepierna yendo cada vez más al centro  cuando llegue a su vagina le abrí los labios con la ayuda de mis dedos índice y pulgar y comencé  a pasar mi lengua por todo su clítoris, en ese punto mi corazón latía demasiado rápido, primero por el alto nivel de probabilidad de ser sorprendido y segundo por el alto nivel de excitación que tenía después de haber saboreado su dulce vagina.

Saque mi pene y empecé a pasárselo suave y lentamente por encima de la vagina insertándolo suavemente ya que ella es virgen y no quería realizar algo que la hubiese podido despertar, mientras yo pasaba mi pene por su vagina observe su rostro y vi que de una forma sensual mordía su labio.

Después de un largo rato de jugueteo allá abajo decidí terminar metiendo mi pene en su boca la cual estaba medio abierta luego empecé a rozar sus labios con mi glande como si se tratara de un lápiz labial mientras mi pene expulsaba semen dentro de su boca después de haber eyaculado del todo decidí vestirla y acostarme a dormir a su lado al otro día se despertó más amigable de lo usual y sin saber lo que había ocurrido la noche anterior

Relatos Similares:

2 comentarios en “Manoseo a mi tia mientras duerme

Deja un comentario