La fiesta infiel


Hola que haces mi amor, te salude cuando contestaste mi llamada, nada bebe aquí esperando que me hablaras, papí antes que pasemos a otra cosa quiero decirte, nos invitaron a una fiesta, fíjate que Oralia va a cumplir años y nos invito… como vez amor es el próximo sábado… Como ya sabias, a mi no me agradaba mucho esa amistad tuya y puse algún pretexto, pero fuiste muy aguda que me acorralaste que no me podía negar a tu invitación, así que no me quedo otra mas que quemar mi ultimo cartucho que era pedirte que te pusieras el vestido nuevo que desde que lo viste me dijiste que solo era para usarlo en privado tu y yo… reculaste que eso era trampa y que ya habíamos quedado en algo, termine diciéndote que si querías que fuera contigo tendrías que usarlo, me dijiste lo clásico que ocupas en estas circunstancias, ya habíamos quedado en algo solo para una ocasión especial, a lo que te acote, sino lo usas no voy tienes de aquí al viernes en la noche para avisarme.

Lo que siguió de la semana no tocamos el tema de echo te sentías como molesta en las llamadas, el viernes te llame esperando que no tocaras el tema lo cual me diría que tu decisión final había sido no, la llamada transcurrió de lo mas normal, de echo tu tono evasivo había cambiado lo cual me llenaba de expectativa  Justo cuando ya se iba a cumplir el minuto 50 de la llamada me interrumpiste de lo que te estaba diciendo y firmemente dijiste: Por cierto Mañana te espero a las 11 de la mañana para la fiesta, y quiero decirte que conste que tu lo pediste y ahora te aguantas, me quede en silencio y te conteste, recuerda el trato, por supuesto que lo recuerdo por eso te digo que ahora te aguantas. Tu advertencia me dejo intrigado y a decir vdd creo que tuve ansiedad toda la noche para saber que me deparaba ese sábado.
Llegue a tu casa según lo acordado y tu ya me esperabas impaciente en la puerta, me acerque y lo que observe me dejo impresionado, te veías exquisita lucias increíble tus piernas  eran de mármol y tus nalgas de marfil con las zapatillas que llevabas parecía que casi alcanzabas el cielo, muy seria me saludaste con un beso, te pedí la mano y te pregunte que tienes???… sabes el pancho que me hicieron ahorita en mi casa por este vestido??? me reí y te dije: pero porque si te vez divina, ya cállate ya sabes como es mi familia, al llegar al auto te abrí la puerta era lo menos que podía hacer por ti después del ligero remordimiento de conciencia que tenia, y al subir al auto en vez de hacerlo con cuidado te aseguraste de abrir muy bien las piernas, y cual fue mi mas grande sorpresa al darme cuenta que traías una tanga blanca de gasa muy fina transparente que no ocultaba en nada tu concha delicadamente depilada, lo primero que sucedió fue que mi verga se puso furiosa y caliente, mi amor que te parece si mejor vamos a otro lado bb mira lo que traes ahí para mi… me miraste desafiante con ese tono gris de tus ojos por los pupilentes que traías contestando… NO, si me e vestido así es para la fiesta no para ti, me paraste en seco y de inmediato te reconvine oye amor entonces regresa a tu casa si te sientes incomoda vestida así…  NO y ya vamonos no voy a regresar a que me sermoneen y te lo dije ahora te aguantas querías que me viera como una puta y que mi familia me lo dijera ahora no voy a recular y con denuedo voy a lucir hoy como tal, tu desafiante tono en vez de encabronarme me calentó mas. 
 
De camino a casa de tu amiga no hice comentario alguno creo de reojo te miraba tus piernas y bueno casi todo el pelvis semi desnudo solo cubierto por esa vaporosa tela, fue corto el camino y al llegar me dijiste, bueno amor vamos a divertirnos y a pasar un rato agradable, a decir verdad la fiesta ya me valía lo que sigue de madre y un rato agradable lo dudaba porque lo único que podría hacerme feliz era coger contigo con vehemencia.
Al llegar la famosa fiesta la habían echo en una parte del estacionamiento del domicilio pusieron una carpa, había un taquero preparando salsas y cociendo carne al asador de pastor con un aroma bastante exquisito, en automático los asistentes al festejo se fijaron en tu llegada las miradas penetraban directamente en tu cuerpo semidesnudo poniendo toda la atención en ti, por supuesto que te llevaba de la mano cosa que creo que les importo poco y desafiantes todos te miraron, tu con mucha educación saludaste y como coro de escuela todos saludaron, buenas días  algún atrevido se escucho entre la sombra del anonimato, buenas las tenga, tu con la mirada buscabas a la anfitriona sin éxito alguno, en ese momento a espaldas nuestras se escucho una voz de mujer, Hola Adry como estas!!!???? que bueno que veniste, oye amiga te vez espectacular, saludaste muy efusivamente con un abrazo e hiciste la formalidad de presentarme, mira Usi  te presento a mi novio, mucho gusto y bla, bla, ella recalco, oye amiga te vez espectacular de verdad que casi no te reconozco con todo respeto. Después me miro y dijo nos permites tantito, y te llevo algunos pasos adelante, se acerco a ti y te murmuro algo, pensé que algo decían de mi porque de inmediato con una mirada discreta me volteaste a ver y tu semblante se congelo, no alcance a escuchar nada ya que la música de fondo, los murmullos y la distancia que habían tomado no ayudaban en lo mas mínimo  se acercaron de vuelta y nos dijo: tomen asiento ahorita que este la comida echamos taco ok.
Se alejo y de inmediato nos fuimos a sentar, al ya estar en nuestros lugares de inmediato cuestione que te había dicho tu amiga… nada importante contestaste, sin embargo note en tu semblante algo extraño, a lo que no quise hacer mas bulla por ese momento.
En lapso de cinco minutos la famosa Usi llevo una botella de torres 10 y te dijo, mira lo que les traigo, oye amiga al ratito nos echamos un brindis como en los viejos tiempos; esta botellita dijo Oralia que era especial para ti, ahorita te veo ya no tarda en llegar. 
Serví las primera dos copas y te dije Salud! por lo bella que te vez hoy y siempre… salud! contestaste y solo besaste el liquido como es tu costumbre en la primeras copas…
De pronto se escucho, ahí viene la festejada, y las miradas se centraron a la entrada de la carpa, en efecto era ella, venia acompañada con dos personas, una señora mayor y un tipo de entre 30 y 40 años, la gente al rededor se levanto para felicitarle y entregar los obsequios pertinentes, sin embargo a ti te vi que te quedaste sin mover un dedo, de echo me dio la impresión como si quisieras que en ese momento nadie notara que estuvieses ahí  y sin pensarlo te dije, vamos a felicitar a tu amiga, mira que he traído un presente para ella y me puse de pie, tu te quedaste inmóvil y apenas si escuche que dijiste, espera un poco deja que tomen su lugar hay mucha gente alrededor, no como crees es una grosería eso levántate  te tome de la mano y te incorpore, sentí algo de resistencia pero te pusiste de pie.
Caminamos hacia ella y de un momento a otro ella fijo tu mirada en ti y de un grito dijo “amiguis que bueno que veniste” y te fundió en un abrazo la señora que venia con ella te saludo con familiaridad y el hombre que las acompañaba de inmediato te miro y sus ojos se sobresaltaron y te recrimino, hola!!!… que a mi no me vas a saludar Adry!!!! con la propiedad del caso saludaste y extendiste la mano como para marcar distancia, sin embargo el con muchísima confianza se abalanzo hacia a ti te planto un beso en la mejilla y te abrazo, porque esa frialdad, exclamo!!! no te da gusto verme tiene como 5 años que no nos vemos, que haz echo niña te desapareciste de repente y ya no e sabido nada de ti, tu muy fría y nerviosa contestaste, nada, mira te presento a mi prometido, tu expresión fue muy arrebatada tratando de pintar distancia, después de que la mano no había funcionado, su expresión cambio de inmediato y con mucha sequedad me saludo y se dirijio a ti, a ya entiendo, bueno aquí vamos a andar a ver si al rato tu galán me permite bailar una pieza contigo, queriendo ser amable y tratando de romper el hielo que se había formado bromee, espero que la pila me alcance para bailar toda la tarde para que eso no suceda, acompañado de una sonrisa sarcástica que creo termino de incomodar a ambos, notaba como la anfitriona miraba con algo de pánico la escena, se acerco tomo del brazo al sujeto y le dijo, ven vamos acompáñame a mi mesa, ahorita los veo y lo que se les ofrezca están en su casa, remato. Le di el presente y las gracias por su hospitalidad y nos dirigimos a la mesa, ni bien te habías sentado cuando tomaste el vaso que te había servido y sin respirar tomaste todo el liquido, me pareció que hasta los trozos de hielo habías tragado literalmente, amor me sirves otra por favor con voz agitada solicitaste, algo estaba raro, muy raro, pero no quise preguntar te sentí incomoda y no era mi intención terminar de hacerlo al fin ya estábamos ahí.
El taquero se acerco a tu amiga y algo comento, pararon la música y tomo la palabra: amigos gracias por acompañarme en este día tan especial espero que sea de su agrado todo lo que hoy se a preparado para que festejemos juntos, los tacos están listos pueden pasar a pedir los que gusten con el señor que los prepara y después de eso a bailar para bajar la comida, diviértanse  están en su casa. Como sucede en todas las fiestas, en cuanto dicen arrancan la mayoría de los asistentes se abalanzaron sobre la comida, mi amor nos esperamos a que baje un poco la demanda sino va a ser complicado que nos atiendan te sugerí  si esta bien contestaste.
Seguías actuando rara y de echo tu mirada siempre estaba abajo, no me mirabas casi y tampoco lo hacías alrededor. Me levante a pedir los alimentos y comimos con comentarios de lo bueno que estaba la comida pero sin mas, lo que si es que llevabas ya como 4 copas en lapso de 30 minutos, al terminar el alboroto de los tacos empezó la música tropical para bailar y la festejada abrió el baile y las parejas una a una se fueron levantando, te tome de la mano para ir a la pista improvisada y bajar los tacos, con timidez te levantaste y empezamos a bailar, el desgano era evidente en ti y lo extraño es que tu mirada seguía perdida, lo que ya me tenia bastante intrigado y algo molesto, al irnos a nuestros lugares te cuestione, que tienes no insististe mucho en venir a la fiesta???? No nada no me hagas caso, ya con lo incomodo que me empece a sentir de inmediato busque con la mirada al tipo que había llegado con tu amiga y al encontrarlo me lleve la sorpresa que estaba mirando hacia donde estábamos  levanto su copa en señal de salud y me esbozo una sonrisa a lo cual conteste, continuamos bailando rancheras tropical banda etc, después de un rato llego lo inevitable el dj-silencio hizo sonar un merengue que sabes no bailo ni de coto, ya algo avanzada la primer canción de las mezclas que estaba haciendo el improvisado dj el misterioso sujeto se acerco y te pidió que bailaras, me permites esta pieza Adry, me miraste como pidiendo mi aprobación y te dije: “ve amor ya sabes que el merengue no es lo mio”. Durante las piezas que bailaron notaba como el te hablaba y cada vez que le respondías ubicabas donde estaba yo y contestabas, termino el mix de merengue y regresaste a la mesa.
Unas copas mas tarde llego un hombre que te conocía y te saludo con mucho respeto y empezó a platicar con ambos después de que me presentaste, la conversación se torno muy agradable y minutos después se acerco tu amiga Oralia y nos pregunto??? todo bien se les ofrece algo mas, yo adelante a responder, gracias todo excelente, sin embargo tu le dijiste oye amiga me dejas pasar a tu baño el torresin ya hizo efecto, si con toda confianza, ven vamos, ahorita te la traigo me dijo, vi como el torres aparte del efecto diurético también había causado estragos en tu andar, me ofrecí acompañarte a lo que tu amiga me respondió…  no te preocupes yo la llevo no vas a dejar solo al señor; asenté y deje que te fueras con ella, seguí en la platica cosas de economía y política que bien sabes me encanta opinar.
Ya pasados algunos minutos alguien llego a saludar a mi acompañante y en ese momento me llamo la atención que ya habías demorado, voltee y ubique que tu amiga ya había regresado estaba sentada en su lugar sin embargo el sujeto que había llegado con ella no se veía por ni un lado, de inmediato me levante y me enfile a buscarte, antes de salir de la carpa Oralia me intercepto y me pregunto, te hace falta algo, lo cual me salto todavía mas extraño; respondí,  si voy por cigarros ya se me terminaron, mira aquí traigo exclamo, gracias por la atención no creas que soy grosero pero el Camel no me gusta, mira no te preocupes en el carro traigo otros, oye por cierto y Mi princesa, no estaba contigo?? tu respuesta fue inmediata, hijole que pena pero es que se puso un poco mal escuche que volvía el estomago y cuando salio la vi bastante mal la deje que se recostara un rato para que se recuperara y después se diera una manita de gato, ya sabes como somos las mujeres siempre queremos lucir lo mejor que se pueda para nuestros enamorados dale unos minutos y ahorita le doy una vuelta para ver si ya esta mejor y te la traigo, ok con bastante desconfianza le conteste, bueno voy al carro a traer mis cigarros.
Salí del lugar y me diriji al carro ya bastante encabronado, que raro que se había puesto mal y eso del choro del vomito no me lo creí creo que hemos pasado ya por situaciones como esa en algunas ocasiones sin ningún problema, prendí un cigarro y me recargue sobre el coche con la noche ya casi sobre mi con un ligero esbozo de sol y el alumbrado publico, no entendía que estaba sucediendo tire mi cigarro a la mitad y empece a caminar rumbo la carpa decidido a exigir ir contigo, unos pasos mas adelante entre dos camiones de mudanzas me pareció escuchar un murmullo familiar me acerque sigilosamente y por debajo entre las llantas vi tus piernas y reconocí tus zapatos y muy cerca de ellos unos de hombre, me acerque lo mas que pude y pude ver que eras tu con el sujeto aquel te tenia copado el paso y escuche como le decías; basta nos pueden ver, hoy no es un buen momento por favor déjame regresar y te prometo que en la semana te llamo y hablamos o nos vemos ya me demore bastante… A lo que el te respondió .. pero que te pasa es porque esta el???… te vez hermosisima, tu crees que voy a dejar pasar esta oportunidad… algo iba a descubrir así que deje pasar unos instantes mas a ver que decían…  mira, lo que sucedió entre nosotros es cosa del pasado, no pensé encontrarte aquí de saber que eso iba a suceder ni loca hubiera venido…
Que ya no recuerdas lo bien que la pasamos preciosa, te tomo por los brazos y te planto un beso, de inmediato iba a intervenir pero me detuvo el ver que le respondiste el beso, unos segundos después lo soltaste y como entrando tu cordura le dijiste… déjame ir y te prometo que te llamo en la semana y si quieres nos vemos, no preciosa no es así de fácil te vez exquisita y no voy a desaprovechar esta oportunidad, reconocí el movimiento que hacia de desabrochar su bragueta. Al terminar se acerco a ti y de un solo movimiento te puso de rodillas y de automático vi como tu boca se pego a su ziper abierto, nadie te había obligado, como poseída de inmediato te pegaste a el a chupar lo que salia de su pantalón  Así Chica chupamelo que rico lo haces no se me olvida las veces que lo hiciste en el carro sigue así .. era evidente que tanto tu como el lo disfrutaban el te tomaba de la cabeza mientras tu le chupabas.
Pasados unos minutos te levanto y te abrazo mirándote de frente, unas de sus manos subió lentamente tu vestido hasta que toda la parte de abajo quedo enrollada en tu cintura y con esa misma mano empezó a jugar con tu tanga dándole pequeños tironcitos hacia arriba encajando mas la diminuta prenda en tu rajita, tu con voz entre cortada le decias: no detente por favor no lo hagas, el con malicia te contesto, que nena no te gusta, tu mirada me dice lo contrario su misma mano se fue por debajo de la gasa de tu diminuta prenda y tu exclamaste un gemido, pero que exquisita sorpresa estas empapadisima de tu cosita, tus gemidos se hicieron constantes acompañado de  pequeños murmullos que decian, no, no, no….    por favor no te detengas, el sonrió y de un tirón y sin miramientos rompió tu tanga la arranco de vilo y se quedo con ella en su mano convertida en un guiñapo, ahora si chica vas a volver a hacer mía; su mano seguía apoderándose de tu raja seguramente tenia tu clítoris prisionero de caricias, solo te retorcías de placer. Con una voz completamente extasiada dijiste… métemela ya métemela.  Te tomo contra la puerta del camión y de un golpe y sin piedad te la empezó a clavar.
Yo estaba paralizado, lleno de rabia sin embargo algo extraño pasaba porque en vez de salir corriendo a separarlos o irme del lugar una poderosa razón que sigo sin explicarme me tenia verdaderamente excitado queriendo ver mas. Tus suplicas porque se detuviera se habían convertido en quejidos de placer, la poca visibilidad no era impedimento para poder distinguir lo que te estaba haciendo aquel sujeto, era un entrar y salir constante de tu raja, por entre tus nalgas se lograban ver destellos de húmeda lo cual era señal inequívoca que ya te habías corrido algunas veces, así cógeme, dame mas métemelo cabrón, que me estas haciendo gozar clavalo hasta adentro follame no te detengassss, eran las expresiones que mezcladas con gemidos alcanzabas a decir, las embestidas no cesaban tu cuerpo convulsionaba a cada piquete que te daba, inconscientemente mi mano estaba ya sobando mi verga por encima del pantalón que claramente sentía que estaba ya húmedo por la lubricación natural de mi polla. 
De un movimiento te bajo de la pocisión en que te tenia y te volteo empinando todas tus nalgas te recargaste sobre la escalinata del camión y antes de clavarte el pito empezó a sobar tu concha, primero con la mano y después con su sexo, tu en ese momento tuviste un fuerte orgasmo era difícil que los escondieras por tus piernas se desplazaba tu corrida en torrente, en ese momento el te dijo con una voz perversa y lujuriosa, quieres que te siga cogiendo????, si meteme todo el pito lléname de verga te lo suplico… acto seguido te la clavo hasta el fondo, un grito ahogado salio de tu pecho escoltado por un si si asi dame pito mucho pito quiero mas mas dame duro, y aquel ni tardo ni perezoso te la clavaba mas fuerte tu arqueabas tu espalda como queriendo que te entrara mas profundo aquella polla, mi pito se encontraba dilatado y furioso, así que ya sin importarme nada lo saque de su prisión y lo empece a masturbar viendo como a mi princesa se la follaba otro.
El arco de tu cuerpo era muy pronunciado a lo cual el aprovecho te tomo por los cabellos y como si te estuviera cabalgando como yegua te la enterraba al fondo, así nena siente como te cojo sigue así que ya casi me haces venir te reconvino, y tu como una zorra le exigiste si vente saca toda tu leche, mientras mi mano daba un poco de consuelo a mi pija erecta, empezó a acelerar sus movimientos uno tras otro era la señal que ya se iba a correr, soltó un suspiro ahogado lo que me dijo que estaba terminando, Te dio tres o cuatro clavadas mas y lo saco de golpe creo que tu todavía tuviste un orgasmo porque tus piernas se inundaron de tus fluidos, tus piernas temblorosas no soportaron el peso de tu cuerpo y caíste de rodillas con la cabeza apuntando al piso tus manos apoyadas sobre el suelo y el vestido enrollado en la cintura el se quito el condón saco un pañuelo se limpio se acomodo las ropas y en ese momento salí de ahí  con rumbo a la carpa al llegar tu amiga de inmediato me intercepto y me dijo: oye voy a ver si Adry ya esta mejor, si no te preocupes te espero sino ya para que le digas que es mejor retirarnos si esta indispuesta, salio de la carpa y yo con un dolor de huevos y emociones encontradas sin terminar de entender que me había sucedido, por mas que busque al tipo jamas lo vi regresar.
Pasados varios minutos por fin aparecieron tu traías una cara que podía jurar que de verdad te había puesto mal el alcohol, con el vestido sucio por polvo con un tono grisáceo en algunas partes. Llegaron donde estaba sentado y tu amiga expreso, mira ya te traje a la ausente disculpala se sentía muy mal, dentro de mi solo podía decir, si pinche vieja supongo que se viene muriendo, pero de la cogida que le acaban de parar a esta cabrona, como pudiste te sentaste y secamente te pregunte, oye ya quieres que nos vayamos???, si por favor, que no me siento muy bien, nos levantamos y nos despedimos de la gente y la festejada nos dirigimos al carro, al subirte pude notar que no traías tanga, oye que te paso que ya no traes calzones, con la mirada abajo me contestaste, es que de las ganas que traía de ir al baño y que estaba ocupado se me escapo un poco de orin, ni modo de dejarme sucia la prenda… saque el carro del cajón donde estaba estacionado y salimos de ahí  el camino fue sigiloso, hasta que di una vuelta en un callejón obscuro, detuve la marcha del auto me saque la verga y sin mas preámbulo baje tu cabeza hasta que desapareció entre tus labios, sabias perfectamente lo que tenias que hacer y la empezaste a mamar con maestría solo era cuestión de unos segundos mas para correrme cuando sentí como mis huevos se empezaron a contraer y un disparo tras otro de leche lleno tu boca y tu sin separarte dejaste seco mi pito… 

Relatos Similares:


4 comentarios en “La fiesta infiel”

  1. diioss que relataso hermano, de verdad que me gusto mucho, no pude impedir emocionarme y excitarme..! que gran novia te gastas, muy buena y esplendida me la imagine, asi como full diablita… saludos

Deja un comentario