Insomnio

Contacta Mujeres Cachondas Buscan Sexo en Tu Ciudad

 

Durmiendo sexy

He llegado a la casa de mi tía aquí me quedare durante el viaje de mis padres, mi primo de dieciséis igual que yo y mi tía una mujer hermosa de unos treinta y cinco años muy bien proporcionada senos grandes y firmes, cintura pequeña, nalgas redondas ademas de unas piernas bien torneadas su rostro muy bello sin maquillaje y un cabello muy largo que tocaba sus deliciosas nalgas.tenia dos meses de haber enviudado.

Esa noche dormiría con mi primo, como a las diez recibió una llamada era un amigo invitándolo a una fiesta y me dijo que fuéramos.

-Pero mi tía no nos dará permiso-(dije)

-Por ella no te preocupes toma pastillas para dormir-(contesto)

Fuimos a la fiesta y regresamos varias horas después, mi primo estaba muy borracho y entro haciendo mucho ruido.

-Vas a despertar a mi tía-(dije agarrándolo para que no cayera)

-Ya te dije que no se da cuenta-

Me llevo a la habitación de mi tía y abrió la puerta de golpe y gritando dijo

-Ya llegue-(mi tía seguía durmiendo profundamente)

Totalmente desnuda cubierta por una sabana muy delgada casi transparente que dibujaba perfectamente su voluptuoso cuerpo.

-Lo vez no escucha nada-(dijo mi primo y nos fuimos a dormir)

La siguiente noche no dejaba de pensar en el hermoso cuerpo de mi tía cuando volvió a sonar el teléfono de mi primo era su novia que lo invitaba a dormir con ella ya que sus padres saldrían de viaje, mi primo arreglo sus cosas.

-No me esperes regreso a las ocho mi mama despierta

Después de las nueve-(y se fue)

El cuerpo de mi tía llego a mi mente otra vez.

Fui a su cuarto con la intención de verla.toque su puerta con la excusa de pedirle mas cobijas al no recibir respuesta decidí entrar, abrí la puerta suavemente.

La poca luz de la ventana iluminaba su cama totalmente desnuda su cuerpo maravilloso me excitaba, entre lentamente hasta su cama la moví y le hable para asegurarme que seguía dormida.

Deslice la sabana que la cubría, poco a poco contemplando su bello cuerpo desnudo me acerque, mis manos inquietas empezaron a acariciar sus deliciosos senos apreté suavemente sus pezones que se endurecieron rápidamente, mi otra mano acariciaba su velludo pubis, separe un poco sus piernas y me acerque para oler el perfume de su vagina y sin esperar mas hundí mi lengua, lo que provoco u pequeño

ESTREMECIMIENTO.

Penetre su vagina con dos dedos sin dejar de lamer su clítoris se humedeció rápidamente y soltó un gemido.

Me levante y saque mi hinchado miembro de su encierro subí a la cama y me coloque sobre su cara, oprimí su nariz para que abriera su boca mis testículos acariciaban sus labios, metí mi pene en su boca su lengua caliente lamió la hinchada cabeza de mi pene.

La saque y me recorrí hacia atrás hasta sus grandes senos y empece a masturbarme con ellos apretándolos contra mi falo y pellizcando sus pezones, estaba muy excitado, me recorrí nuevamente hacia atrás separe sus piernas y las levante sobre mis hombres y la penetre con fuerza empuje sus piernas doblándola para acercarme a besarla.

Mis manos apretando sus ricos senos, mis testículos chocando contra sus nalgas no lo podía creer me estaba cogiendo a mi gusto a mi sabrosa tía, gemía dormida lo estaba disfrutando; estaba a punto de venirme dentro de ella cuando de pronto despertó.

Se la saque y baje de la cama rápidamente y no supe que decir.

Con una sonrisa coqueta, se levanto se puso en cuatro y me ofreció el hermoso orifico entre sus redondas y firmes nalgas.

Subí a la cama acaricie sus nalgas y empece a lubricar su ano con mi lengua mi tía se retorcía y gemía, me levante y puse mi pene en su ano y la penetre lentamente sintiendo como apretaba mi verga, movió su cadera sacudiendo mi miembro con fuerza su ano se contraía como succionandome mis testículos chocando contra su vagina cada vez mas fuerte mi tía gritaba de placer y dolor mis manos entretenidas con sus grandes senos no pude mas mi cuerpo se estremeció inundando de caliente leche las entrañas de mi tía.

Caímos uno al lado del otro llenos de placer nos besamos y acariciamos unos minutos y lo seguimos haciendo toda la noche si decirnos nada solo entregándonos a nuestra lujuria.

Antes de las ocho me fui la cuarto, minutos después llego mi primo.

Durante las dos semanas que me quede visite a mi tía en las noches que mi primo se escapaba para darnos placer.

Joe Dark.

Relatos Similares:

3 comentarios en “Insomnio

Deja un comentario