El cumpleaños de papá

Incesto padre hija

Las vejaciones que tuvo que soportar una joven a manos de su padre y sus amigosKarina es una muchachita muy linda; a sus 15 años está en la flor de la edad y es de verdad bonita, tiene un rostro angelical y unos ojos grandes y hermosos; ella es delgadita, ya tiene cuerpo de mujer, aunque sus tetitas están poco desarrolladas. Le gusta usar el cabello castaño largo a media espalda y sus piernas son de ensueño.

Ella vive sola con su Papá Agustín, pues su Mamá se fue con otro hombre desde que ella tenía 6 años. Pero ya había crecido al amparo de su Papá. Solo que recientemente Agustín había conseguido unos amigos que a Karina no le agradaban, pues a diferencia de su Papá eran muy jóvenes e irresponsables, pero no dijo nada pues por fin vio a su Papá feliz en mucho tiempo.

El día del cumpleaños de su Papá, Karina compró un regalo al salir de la escuela, imaginó que saldrían a pasear o bailarían ellos solos como en años pasados; pero al llegar a su modesta casa vio que estaba su Papá con cuatro de sus amigos tomando y escuchando música a todo volumen; Agustín le dijo que estaba muy contento de que por fin hubiera llegado y que se uniera a la celebración de su cumpleaños. Karina se sentó aún con su uniforme de la escuela y decidió que dejaría la entrega del regalo para más tarde cuando se fueran los amigos de su Papá.

Karina se dio cuanta de que uno de los amigos de su Papá, un señor panzón al que le decían Chente no dejaba de verle las piernas y ella trató de cubrírselas; le dieron un vaso con refresco y ella tomó un poco.

Agustín puso música e invitó a bailar a Karina, ella no quiso pero le insistieron tanto, que bailó con él; pudo darse cuenta de que su Papá ya tenía aliento alcohólico y que estaba más contento que de costumbre, al terminar la pieza, Agustín fue al baño; Karina se quedó sola con los cuatro tipos, entonces Chente se paró y la invitó a bailar, ella no quería, pero le dijeron que su Papá se disgustaría con ella si no bailaba con ellos, Karina accedió de mala gana solo por no contrariar a su querido Papá.

Karina empezó a bailar con Chente y no se dio cuenta de que Memo, otro de los amigos, esperó afuera del baño a su Papá para hacerlo tomar más; Chente bailó casi toda la pieza con Karina y luego se la pasó a Quique; Karina fue tomada por sorpresa y de repente se vio bailando con Quique; luego a Luis y por último a Memo; no dejaron descansar a Karina, pues en cuanto terminó Memo, la pasó de nuevo con Chente y volvieron a comenzar el ciclo varias veces; los que no estaban bailando con ella se encargaban de emborrachar más y más a Agustín, que ya reía como tonto y hablaba arrastrando las palabras.

Karina se cansó pronto y quiso soltarse de Luis, que era con quien bailaba en ese momento, pero éste en lugar de alejarse, abrazó aún más fuerte a la niña e intentó besarla en la boca; Karina se dio cuenta de que las cosas se salían de control y empezó a llamar a su Papá al tiempo que esquivaba los labios de Luis; pero Agustín estaba que se caía de borracho y no atinaba a comprender que sucedía, solo repetía: â??¡Baila con ellossss hijita, diviértete, yo no me enojo, te quiero hijita!â?

Los amigos de Agustín rodearon a Karina, dejándolo a él tumbado en un sillón, completamente dormido. La chica se dio cuenta de que no tenía escapatoria y comenzó a gritar para ver si algún vecino la ayudaba; pero Luis la besó a la fuerza, impidiéndole gritar más. Memo y Quique esperaron a que Luis terminara su beso e hicieron que Karina tomara directo de una botella de Tequila; mientras uno le apretaba las mejillas, el otro le metía la botella y la hacía tomar. Karina sintió lo rasposo del tequila, pero se lo tuvo que tragar y casi de inmediato empezó a sentirse mareada.

Karina sintió como los tipos empezaban a acariciar su virginal cuerpo y como desabrochaban su faldita de la escuela que cayó rápidamente al piso; desesperada, Karina comenzó a gritar, pero Luis le tapó la boca con una mano.. Mientras Chente se encargaba de desabotonar su blusa, Quique le bajaba los calzoncitos blancos, dejando al descubierto sus redondas y preciosas nalgas y un leve vello púbico que apenas comenzaba a salir, en unos segundos, Karina estaba desnuda y a merced de esos canallas.

Memo subió el volumen de la música y luego entre los cuatro levantaron a Karina desnuda a la altura de sus hombros; Chente puso las piernas de ella sobre sus hombros y empezó a lamerle su rajadita; Karina no estaba lo suficientemente tomada para no darse cuenta de lo que ocurría, gritó: â??¡Papá ayúdame por favor!â?, pero la estridente música hizo que nadie escuchara sus gritos.

Karina sintió como dos dedos de Chente invadían su intimidad; ella se retorció queriendo soltarse, pero solo logró lastimarse por la presión que los demás ejercían para sostenerla. Chente se bajó el pantalón, se sentó en un sillón y les dijo a sus amigos que la bajaran, ellos lo hicieron, obligando a Karina a clavarse en la verga de Chente y quedando sentada con las piernas abiertas de espaldas a él. La chica sintió como aquel tremendo garrote la penetraba, desvirgándola salvajemente. Karina gritó de nuevo, pero de nada sirvió.

Chente tomó desde atrás los brazos de Karina y la hizo moverse hacia arriba y abajo para que le proporcionara el placer que él quería. Los otros tres ya se habían bajado los pantalones y Memo se paró enfrente de Karina; la tomó de la nuca y la hizo agacharse hacia su verga; Karina apretó los labios, pero Memo, con la mano libre le tapó la nariz y en cuanto ella la abrió para respirar, introdujo su garrote en su boca; moviéndola de los cabellos, hizo que Karina le diera una mamada deliciosa.

Karina lloraba de rabia, dolor e impotencia; aquellos tipos no eran ni por mucho lo que ella se había imaginado para perder su virginidad. Incluso Luis hizo el comentario de que el plan les había funcionado perfectamente, y así era, ellos realmente solo se habían hecho amigos de Agustín para poder abusar de Karina y habían hallado la oportunidad perfecta en el alcoholismo de su Papá.

Un hilillo de sangre salió de la vagina de Karina; el dolor de las embestidas era algo que ella nunca había sentido hasta ese momento. Los dos tipos siguieron gozándola hasta que Chente terminó, vació todo su semen dentro de la panochita de Karina ante la desesperación de ella. Luego fue memo el que terminó, sacando su verga de la boca de ella y llenándole de semen la cara.

Memo y Chente se quitaron y dejaron sus lugares a Quique y Luis; el primero se tendió sobre el piso y Los demás obligaron a Karina a sentarse en la verga levantada de él; Karina lo hizo con mucho dolor y una vez que la empaló toda, la hicieron moverse arriba y abajo, cogiéndose a Quique; luego, Luis empinó a Karina hacia adelante y se colocó detrás de ella, con su verga parada en la entrada del ano de Karina; ella sintió como iba entrando el palo y empezó a gritar: â??¡NO, no por favor, no, aaaayyy duele mucho, no, sáquelo por favor!â?. Los gritos, lejos de hacer comprender a Luis el dolor que la chica padecía, lo excitaron más y siguió metiendo su verga sin compasión.

Entre Luis y Quique se cogieron a Karina por ambos lados, entrando y saliendo de sus agujeros sin detenerse ni un momento; ella siguió gritando y llorando todo el tiempo. Quique le chupaba las tetas a Karina mientras Chente le decía que se las iban a hacer crecer para que se pusiera más buenota.

Luis se detuvo y aferrándose a las nalgas de Karina soltó toda su descarga dentro de ella, llenándole las entrañas de semen. Un rato después fue Quique el que terminó dentro de Karina y la dejó en el piso como un guiñapo.

Karina cerró los ojos, se hizo ovillo y sollozaba en silencio, víctima de los bajos instintos de los amigos de su Papá; ella creía que todo había terminado, pero venía lo peor.

Quique y Memo levantaron a Karina y la llevaron a donde su Papá aún dormía; la hincaron frente a él y le ordenaron bajarle la bragueta y sacarle la verga; Karina intentó protestar, pero ya Chente la empujaba hacia la bragueta de su Papá.

Karina obedeció llorando y cuando sacó la verga flácida de Agustín, Chente la empujó mientras le ordenaba mamárselo a su propio Padre. Karina no quería hacerlo, pero Luis le tomó los brazos desde atrás, mientras Chente la acercaba sin soltarle el cabello y Memo le apretaba con una mano las mejillas para hacerla abrir la boca; Karina no pudo contra la fuerza de los tres tipos y metió la verga de Agustín en su boca; empezó a chuparlo lentamente con asco y llorando.

Agustín empezó a despertar un poco, pero aún estaba muy tomado y no se daba cuenta de lo que sucedía en realidad, solo empezó a sentir el placer de la cálida boca de Karina y su verga empezó a responder a la caricia.

En cuanto los tipos vieron que la verga de Agustín se endurecía, levantaron a Karina y la hicieron abrir las piernas y sentarse en la verga de su Papá, empalándose ella misma; Karina intentó resistirse y les suplicó que no la obligaran a hacer eso, pero entre los cuatro la hicieron coger con su Papá sin hacer caso de sus súplicas.

Agustín no abrió los ojos, solo levantó los brazos y acarició de arriba abajo el cuerpo de su hija y se detuvo en sus tetas, sobándolas y dando pequeños pellizcos a sus senos; Karina le dijo: â??¡Papá, despierta, soy yo, me están obligando a hacer esto, defiéndeme por favor!â?, pero Agustín estaba tan embotado que solo atinó amoverse arriba y abajo, cogiéndose a su hija. Los amigos de él no se separaron ni un momento, para seguirla obligando a moverse en la verga de su Papá, hasta que Agustín terminó y entre Luis y Memo sostuvieron a Karina para que el semen de Agustín quedara adentro de su hija.

En cuanto Agustín terminó, se volvió a dormir profundamente, roncando ruidosamente y sus amigos soltaron a Karina; todos ellos se vistieron y antes de irse, Chente le dijo a Karina: â??Espero que lo hayas disfrutado tanto como nosotros, pronto vendremos a otra fiestecita, prepárate; pero que nadie sepa lo sucedido aquí porque diremos que tú nos provocaste y contaremos como cogiste con tu Papáâ?. Los cuatro tipos se fueron, dejando a Karina deshecha. Ella se levantó adolorida, se vistió y se fue a llorar a su cuarto, no sin antes arreglar a su Papá y dejándole su regalo junto a él.

Author: animalsex

1 thought on “El cumpleaños de papá

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.