Dormir, soñar, amar; placeres del ser humano que no debemos olvidar.No sé quién empezó, fuiste tú o fui yo, quien entró primero al sueño del otro; tu estás siempre en mi sueño, yo estoy siempre en el tuyo, estamos conectados íntimamente; existes, lo sé porque te he visto en mi sueño y sé que tu sueñas conmigo, todos las noches se repite el sueño y sé que al despertar tu te preguntas como yo cuando nos veremos en verdad para hacer nuestros sueños realidad.

No lo sé, tal vez estés en otra parte del mundo, tal vez vivas lejos de mí, tal vez trabajes en el edificio de junto, sé que algún día nos veremos y nos diremos: â??Oye yo te conozcoâ? y enseguida me invitarás a tomar un café como en el sueño; yo aceptaré e iremos a un hermosos lugar con bellos cuadros en las paredes y mesas adornadas con claveles; pediremos café y pastelillos; platicaremos, primero del clima y del mundo, después de literatura y filosofía, posteriormente nos centraremos en el amor, me hablarás de tus fracasos amorosos, de tu reciente divorcio y de que buscabas a alguien como yo; mis mejillas se enrojecerán; yo te platicaré de mi vida, de mi trabajo y de mi familia, de mis ganas de conocer el mundo y hombres como tú.

Saldremos contentos de habernos conocido y me invitarás a bailar o una copa, yo te responderé que no deseo perder más el tiempo, te pediré que me hagas tuya cuanto antes y tu me preguntarás si estoy segura de mi decisión; te diré que si lo seguimos pensando me arrepentiré y entonces tu me llevarás a tu casa; una bella casa en un barrio de clase media, tendrás adornos de muy buen gusto y un lugar impecablemente limpio y ordenado, me pareció extraño para un hombre, pero sé que así eres, como yo.

Igual que en mi sueño, me servirás una copa de buen vino, me preguntarás si deseo cenar, yo te responderé que no, que mi mayor anhelo es estar contigo. Tu me besarás tiernamente los labios, haciéndome desmayar; responderé a tu caricia sin resistirme, abandonándome a ser tuya y sentirte piel con piel.

Me desabotonarás la blusa y yo te quitaré la corbata, después haré lo mismo con tu camisa y comenzaremos el juego de caricias y cachondeo previo a una buena relación. Cuando yo me quite el sostén verás mis senos turgentes, redondos y firmes, los acariciarás con pasión y encenderás mi fuego ardiente; acariciaré tu torso desnudo y sentiré la fuerza en tu pecho, en tu espalda firme y ancha, nos miraremos a los ojos y sabremos que estamos listos; besarás mis pechos mientras desabrochas mi falda, la bajarás con cuidado junto con mi pantaleta, como todo un caballero te inclinarás a quitarme los zapatos y las medias mientras besas mi cuerpo por todas partes, evitando a propósito mi triángulo del sexo, pasando tu lengua muy cerca, por mi ingle, haciéndome sufrir lo indecible por no acariciar con ella mi clítoris, suspiraré de pasión, esperando que cumplas mis deseos; mientras, tu te quitarás con maestría el pantalón y la trusa masculina, no supe a que hora quedaste completamente desnudo para mí, yo también estoy desnuda para ti.

Al levantarte veré tu hermosos cuerpo de hombre bien desarrollado, tu pecho, tus brazos, tu pene, tus nalgas y piernas, todo tu serás perfecto para mí; tus ojos revelarán la ternura interna de tu ser, y yo estaré agradecida de tenerte cerca.

Será como en el sueño, con tus fuertes brazos me levantarás y me llevarás tiernamente a la alcoba, me depositarás en la suave cama con mullido edredón e inclinándote frente a mí me mirarás con ojos de deseo.

De nuevo nos besaremos, mientras dura ese beso tierno y profundo nuestras caricias subirán de tono y te acomodarás entre mis piernas abiertas en total ofrecimiento, sentiré como tu masculinidad penetra despacio en mi feminidad y suspiraré de nuevo por el placer que me harás obtener, cuando estés plenamente dentro de mí seré tu mujer y tú mi hombre, no hay nada más bello que esto, la unión de dos seres que se aman es por lo que aún gira el mundo.

Nos besaremos una y mil veces, nos compenetraremos al unísono, coordinados armónicamente como una orquesta sinfónica; escucharé esa bella música dentro de mí, veremos juntos el cielo, me harás subir a las nubes hasta creer que veo ángeles desnudos que también, como nosotros, hacen el amor sin inhibiciones ni tabúes de ninguna clase, nuestra unión será tan hermosa que no desearemos separarnos jamás; tu cuerpo y el mío unidos serán tan fuertes que nada ni nadie podrá separarnos.

Sentiremos como ambos llegamos al final, tus jugos y los míos se unirán en una fusión de amor gigantesca, explotaremos juntos, será como una gran fiesta de juegos pirotécnicos estallando dentro de nosotros…

Después, el silencio, un beso, me preguntarás si estoy bien, te diré que si y te daré las gracias, tu me dirás que el que debe agradecer eres tú y nos dormiremos fundidos en un abrazo de amor.

Ya es de mañana, el molesto ruido del despertador me dice que debo levantarme como todos los días para ir a trabajar, me doy cuenta de que se repitió por enésima vez el sueño, no es siempre, pero si muy seguido, noto que siento mucha alegría, como si hubieras estado conmigo, es más, noto tu aroma junto a mí. Me levanto pensando que tal vez hoy si te encontraré y haré realidad mi sueño y el tuyo.

Si lees esto y eres aquel que ha tenido el mismo sueño, házmelo saber tal vez así nos encontremos más fácilmente.

castellanos_mirna@hotmail.com