Las chicas del Marqués (II cap.)

Por
16 octubre, 2019 2:00 am

En algún lugar de la Costanera SurPacífico.
19:46 hrs.

– Marca ocupado Valeria…¿Estas segura que este es el número? �le pregunto antes de volver a rediscar.
– Segura. Insiste �me responde secamente.

Vamos a toda velocidad por la costanera. En silencio. Bordeando la orilla del mar. Valeria maneja. Se nota que va incómoda y no es para menos. Como si ir sentada tanto tiempo en la misma posición le martirizara. A momentos se gira y me mira ansiosa, esperando que alguien conteste del otro lado del teléfono móvil, pero nada, sigue ocupado…tut…tut…tut…Entonces vuelvo a marcar una vez más mientras me dedico a mirar, a través de la ventanilla, las palmeras que pasan a mi lado y que interrumpen la puesta de sol como si hubiera interferencia. Tratando de entender algo de todo esto, pero nada. Todo me da vueltas, el símbolo, los tipos vestidos de negro, Valeria, otra vez el símbolo, el rostro del tipo que me miró, la luz del sol que pronto se ocultará y que me da directo en el rostro…

De pronto una voz me interrumpe desde el celular. Una voz grave, no de esas que derriten de puro seductoras, sino una que me asusta, como la de alguien que ha fumado demasiados cigarrillos en su vida…

– Un momento…le van a hablar…-le respondo toda nerviosa pasándole el teléfono a la Vale.
– Aló…¿Gabriel? Soy Valeria. Necesito hablar contigo urgente. Algo ocurrió…te cuento allá entonces…ok…nos vemos �y le corta.
– ¿Eso fue todo? �le digo molesta- ¿Tu súper diálogo?
– Por ahora sí, Nicole. Recuerda que puede ser que mi teléfono esté intervenido. Es más seguro de esta otra manera…
– …una cita en algún lugar privado…
– Sip…que bueno que entiendas.
– No mucho, pero obviamente confío en ti…

Valeria me sonríe y saliéndose de la costanera toma rumbo hacia su departamento. Desde la radio comienza a sonar un tema de las TATU. Subo el volumen y apoyo mi cabeza en el respaldo y me quedo así, mirándola de costado, sin decir nada, mientras ella conduce…

Im in serious shit, I feel totally lost
If Im asking for help its only because
Being with you has opened my eyes
Could I ever believe such a perfect surprise?

All the things she said
All the things she said
Running through my head…

————-o—————-

Departamento de Valeria
20:25 hrs.

Hace ya un rato que llegamos al departamento y me encuentro desnuda, tumbada boca abajo sobre la cama de Valeria mientras ella toma una ducha. Me encanta poner mi rostro sobre la seda del cubrecamas y pasar la palma de mis manos por encima, rozándolo. Se siente rico. Es como una terapia. Me calma, por un momento todo desaparece, me hace olvidar. Definitivamente las cosas desagradables pierden toda su intensidad.

Desde el baño la Vale me avisa que su ducha ha terminado y que si estoy lista puedo tomar la mía, que hay tiempo, que tenemos que salir a medianoche y que todavía nos quedan un par de horas. Se siente tan rico estar sobre su cama que le digo que en un momento más, que por ahora necesito descansar unos minutos.

– ¿Te encuentras bien Nicole? �me pregunta entrando en la habitación.
– No sé…estoy súper confundida y tu no me ayudas mucho a comprender �le respondo sin moverme desde mi posición- Siento que me ocultas cosas que debería saber.
– Te juro que es por tu bien. No quiero que te involucres mas de la cuenta…
– No seas idiota…¿no te das cuenta que todo lo tuyo me involucra? ¿Qué me da susto pensar que te pueda pasar algo más?
– Nicole…yo…

Entonces se recuesta a mi lado y me comienza a hacer cariños en la cabeza, por entremedio del cabello, sabiendo que eso me encanta, mas todavía si me habla despacito al oído y…mucho más aún si se coloca encima mío masajeando mis hombros, y luego sigue por mi espalda, bajando suavemente. Posando sus labios tibios de vez en cuando sobre mi piel hasta llegar hasta mi cola y dar pequeños mordiscos sobre mis nalgas, esperando que me de la vuelta y volver a subir hasta quedarnos con nuestros rostros frente a frente, mirando nuestras bocas. Sus labios están súper enrojecidos, levemente hinchados, tan ricos que no puedo evitar darle un beso grandote. Ella como que me esquiva, se hace para atrás. Le digo que no sea mala. Entonces ella se ríe y se deja caer sobre mi cuello, besándome, jugando, rozando mis pechos mientras se desliza hacia abajo…ouh…entonces un escalofrío, uno súper agradable me recorre entera, tanto que me obliga a arquearme de puro gusto. Ese es el momento que obviamente ella esperaba, porque me conoce y esa es como mi señal de que ya estoy preparada para todo. Y claro ella se da vuelta y colocándome su sexo en mi cara, ofreciéndomelo, se dedica a besar al mío al tiempo que luego de un gemido que se me escapa le hago lo mismo en una coreografía perfecta, que va de menos a mas, hasta que nuestros gemidos se confunden y nuestros cuerpos se tensan en un orgasmo tan exquisito, tan intenso, que me deja extenuada, dejándola acomodarse a mi lado y quedarnos un ratito mas abrazadas, en silencio, sintiendo que la amo tanto…

La alarma del reloj de Valeria me hace reaccionar, abrir los ojos sorprendida y ver que se encuentra aun a mi lado y mirándome tiernamente…

– Me encanta verte dormir �me susurra.
– ¿Llevo mucho tiempo dormida? �le pregunto estirándome como una gata.
– Como un cuarto de hora. No te quise despertar.
– ¿Tenemos que irnos, verdad?
– Si, Nicole. Hablé con Gabriel mientras dormías…
– ….
– …nos espera en el antiguo mirador…
– ¿Te ha dicho algo sobre el símbolo?
– Algo…el símbolo representa una �M� en estilo victoriano y que está relacionada con un grupo hermético, una especie de logia oscura que se encuentra liderada por un tipo que se hace llamar �El Marqués�. Me advirtió que si ellos estan en medio de todo esto, es un motivo más que justificado para estar alertas. Al parecer estos tipos no se andan con bromas…

El tono en que lo dijo me dejó súper mal. Cada vez que me entero de más cosas más peligrosa encuentro todo este lío. Pensar que en media hora más estaremos frente al misterioso Gabriel hace que se me apriete el estómago. Mi esperanza es que todo quedará mucho más claro en un rato más. Sin embargo, debo confesarlo, algo dentro de mi me dice que no debería saber nada más, olvidar todo y seguir con mi vida, terminar mi carrera de psicología, trabajar, ganar un montón de dinero, y llegar a ser una famosa y reconocida psicoanalista, quizás tener un hijo, no sé, algo más normal, más tranquilo…pero, por desgracia o por suerte, no me queda tan claro, está Valeria y mi especial talento para meterme en problemas, para sentirme atraída por el lado oscuro de las cosas…snifff… No hallo la hora de estar ya en el mirador…

Continuará…

nikolesaez@hotmail.com.

Entradas recientes

Por
19 noviembre, 2019 1:00 am
Por
18 noviembre, 2019 5:00 pm
Por
18 noviembre, 2019 9:00 am
Por
18 noviembre, 2019 1:00 am
Por
17 noviembre, 2019 5:00 pm

Deja un Comentario

Tu dirección de Email no sera publicada. Los datos requeridos están marcados*