Exhibisionismo y calentura

NeoPene

Siempre he deseado tener sexo delante de algun o algunos extraños, y quien sabe si vale la pena, hasta invitarlos a participar…Alguna de esas veces chateando, me encontre a un chico que vive del otro lado de la ciudad de donde yo vivo, pero que estaba muy dispuesto a compartir conmigo una de mis fantasias, el tener sexo o cachondeo delante de algun extraño. Debo de decir que estoy felizmente casada, pero las fantasias me persiguen y mi marido aunque es un amor, es muy tradicional, y ademas celoso, ?Quien sabe por que? ¿Verdad? Hubo varios intentos de vernos pero no se podia, hasta que un dia nos citamos en un Sanbornos, y por algunos cambios que hubo yo no contaba con mucho tiempo, yo tenia que hacer varios pagos, asi que le pedi que me acompañara, iba yo vestida con una blusa de tirantes y un saco encima pero no traia yo bra, asi que se prestaba magnifico para el mete de mano facilmente. Tomamos un taxi y empezamos a besuquearnos, rico, muy rico, me encanto sentir toda su lengua dentro de mi boca, y urgar en ella queriendo tocar hasta el mas intimo rincon, por supuesto el taxista aunque disimulado observaba por el espejo, eso me empezo a calentar. Sus manos no esperaron mucho tiempo para empezar a palparme las tetas sobre la tela y al darse cuenta de que no traia bra, me empezo a meter mano masajeando deliciosamente y pellizcando mis pezones. Como el trayecto era corto, llegamos nos bajamos y pagamos lo que tenia que pagar, al lado del banco hay un hotel le dije que contaba con media hora que si queria nos podiamos meter, pero el prefirio que volvieramos a tomar otro taxi pues sabia que eso me estaba gustando. Asi que fuimos a hacer otro pago, el taxista era joven y de no malos bigotes, y tambien se dio su taco de ojo, viendo como me metia mano, hubo un momento en que hice que sacara mi teta izquierda y la masajeara, casi estoy segura que el taxista lo vio, mientras seguiamos en una batalla de besos, humedos y cachondos. Su otra mano empezo a meterla en mi entrepierna y presionando un poco mi conejito que ya para ese momento estaba humedo y caliente. Volvimos a llegar hicimos una fila de mas o menos media hora, y como alguien que me conociera podia vernos e ir con el chisme a mi marido, no hicimos nada alli, yo tenia que ir a casa de una amiga, por eso no tenia tiempo, entonces nos pusimos de acuerdo para tomar el camino juntos, pero no sin antes pasar yo a mi casa a dejar algunas cosas y cambiarme, tomamos otro taxi, y estuvo todavia mas caliente el asunto volvio a sacar mi tetas apretandola rico y moviendo su otra mano encima del pantalon en mi conejito, y yo masajeaba su verga sobre la tela de su pantalon. Creo que los dos ya estabamos bien calientes, por lo menos yo, tanto que al llegar a casa, originalmente le habia pedido que me esperara afuera, pero la calentura no me dejo, que dejara las cosas asi, asi que tratando de asegurarme que mi marido estuviera en su oficina, le llame a este chico a su cel, y le dije que subiera. Llego, y seguimos cachondeando rico, me chupo y masajeo las tetas y me manoseo tan rico que me vine, y despues yo le empece a chupar la verga, hasta que se vino en mi boca.Nos hubiera gustado hacer mas, de hecho el dice que tiene unas ganas locas de mamarme mi conejito, y la verdad me calienta pensar en otra vez tomar un taxi y calentarme de la misma forma para despues dejar que me lo mame.Eso sera algun dia.

NeoPene

Relatos Similares:

  • No hay relatos similares
NeoPene

1 comentario en “Exhibisionismo y calentura

Deja un comentario