El Venao

Desde hacía un tiempo algo no andaba bien, lo presentía…
Hacía un tiempo encontraba a mi mujer distante, fría, cuando me acercaba a ella con mimosas intenciones, me decía, -“Ahora no me tengo que duchar e ir a trabajar”- o “estoy cansada…el fin de semana ¿tá?”-.
Como pensé que era stress busqué y contraté una joven niñera para que ayudara con los hijos.
La cosa mejoró, la noté alegre y conversadora, pero de sexo nada, me tenía a pico seco y siempre la excusa, “Cansada”.
Vi que la relación de ella con la niñera, era muy buena a tal punto que eran amigas… ¿o algo más?… ¿Lesbiana?
Salían de compras iban a la playa juntas, intercambiaban prendas y cuchicheaban.
Desde ese momento fui más observador, noté que Claudia, así se llamaba la chica, era guapa, morocha, pelo lacio, con ancestros indígenas, menor que nosotros, 25 años, ví que hacía abuso de las calzas(leotardos), que resaltaban su magnífico trasero y le marcaban la rajita, casi dude si llevaba tanga.
Un día se agacha, para levantar unos juguetes del suelo, se le abre el escote de la camisa y veo que no lleva sujetador, ¡ unas tetitas hermosas ni mucho ni poco, lo justo ¡, se dio cuenta que le veía y cerro su camisa.Siempre me trató con indiferencia no le gustaba eso acentuó mis creencias de que la chica era homosexual, hasta que un motor de moto de alta cilindrada y una bocina, me sacó de las dudas, Claudia apresurada se despide, -“Chau me voy, me viene a buscar Ernesto, mi novio”-.Descartado, no era lesbiana.
Revisé el armario de mi mujer encontré ropa nueva sobre todo interior, tangas minúsculas o bombachitas de encajes.
Siempre como un reloj tomaba a las noches la píldora anticonceptiva, a pesar que no teníamos sexo, me decía que le regulaba la menstruación, en parte es cierto.Busqué su celular y espié sus números, estaba el de la niñera y otros todos conocidos nada sospechoso.
Convencido que me engañaba y sin pistas, busqué en mercadolib…, cámaras espía o algo parecido, todo era muy básico o de calidad dudosa.
Fuí a un tienda especializada y les hice el cuento, que me iba de viaje y debía cuidar mi casa.Aprovechando que mi mujer se iba con los niños a la casa de la madre, llame a la compañía de equipos de vigilancia, ellos acudieron y en un par de horas pusieron cámaras ocultas por toda la casa, pero se enfocaron en lugares que entrarían ladrones.Los observé, aprendí, cambié todo.
Me preguntaron si quería que viera a través del celular lo que pasaba en casa, pero no, era carísimo y solo contraté las cámaras para que grabaran en una memoria central en mi PC.
Cuando se fueron los chicos, saqué y moví algunas, poniendo varias en el dormitorio pues solo había una puesta en la entrada, puse cuatro enfocando a la cama.Un par las puse en el baño, jamás a la empresa de vigilancia se le hubiera ocurrido poner ahí.
Mi casa al estar asegurada, la aseguradora me obligo a poner detectores de humo, estos fueron el sitio ideal para mis ojos ocultos.
Pero no estaba preparado para lo que iba a suceder.
Mi trabajo es a relevos, o sea a turnos, una semana trabajas matutino otra vespertino y otra nocturno.
El turno nocturno era de 22 a 06 o sea que me ausentaba desde las 21 a las 07 o 07:30.
Un día llego un sábado a casa a las 07:30 y me la encuentro, despierta, bañada, radiante, feliz, había puesto el lavarropas y había cambiado la ropa de cama , el cuarto olía a Lisofon.
-“Caminas raro ¿qué te ha pasado?”-, noto yó.
-“Me doble un tobillo”-, respode ella.
-“¿Lavando ropa a las siete de la mañana?, ¿Qué tenían las sábanas de malo?”-, le pregunto.
-“La nena volcó leche sobre la sábanas al subirse a la cama para ver dibujitos en la tele”-, me responde.
Me pareció raro, asi que acosté a dormir como siempre, al levantarme, chequee lo grabado por las cámaras, parece que había movimiento registrado a horas de la madrugada.Esperé…
Al otro día domingo ella fue a ver a su madre, entonces conecté la PC via HDMI al televisor de 25” del living y miré el contenido de lo grabado.
La pantalla del televisor está divida en 6 cuadros y mediante la computadora se pueden dejar, sacar o ampliar cuadros, hay cuatro cámaras en el dormitorio y 2 en el baño.
Enciendo, espero, dentro de un cuadro veo a mi mujer, escucho risas y voces, la veo a ella con una camisa grande que suele usar para dormir, está descalza y sin pantalones, con el pelo suelto, lleva una pequeña botella de cerveza Pilsen en su mano, entra y se sienta en el borde de la cama, con las piernas en el aire no le llegan al suelo, la camisa apenas le tapa el pubis y la cola, espera algo…
¡De repente aparece un tipo desconocido!, morocho alto, brazos fuertes y tatuados , mierda, ¡ Me cornea con ese tipo ! , se acerca a ella , la besa en los labios mete su lengua en la boca de mi mujer y toma cerveza de la botella de ella , luego se entra a desnudar enteramente mostrando un enorme y casi deforme pene, gordo rojo e hinchado glande, se ha rasurado, tiene el pecho y espaldas tatuadas.
Cuando creo adivinar lo que va a suceder, otra figura entra en escena, parece una mujer…jo…der, joder…! es la niñera ¡ , ! Ahora entiendo mi mujer…la tímida, clásica y anticuada, está haciendo un trío con la niñera y el que supongo es su Ernesto su novio ¡.
El hombre toma, abraza a su novia, lentamente ella se desnuda mientras el sujeto la besa con pasión, el cuerpo de la chica me gusta, no le falta nada, el tipo la arroja sobre la cama, se abrazan desnudos y hacen el amor con pasión y desenfreno.
Mi mujer espera, los mira, ríe e introduce sus manos en su entrepierna y se masturba intensamente mirando coger a su amiga.
Unos gemidos femeninos y un rugido masculino indican que la pareja ha consumado el coito, ahora los amantes liberan su abrazo carnal, ponen la vista en mi esposa, el baja de la cama, se acerca a mi mujer, lleva sus manos, a la cadera de ella busca algo, veo como ella junta y levanta las piernas, mientras dos fuertes, callosas manos tiran de lo que parece ser la tanga de ella y se la saca a lo largo de las piernas, para arrojarla lejos, luego le desabrocha despacio y sin prisas uno a uno los botones de la camisa , abre la prenda y termina por quitársela, ella ahora está enteramente desnuda frente al hombre, enseñandole su pubis depilado una bien definida su rajita rosada, sus grandes tetas y pezones oscuros.
La empuja y la hace caer de espaldas en parte de la cama, mientras Claudia gatea desnuda sobre la cama, dejando que su concha goteante ensucie las sábanas, dejando un camino blanco.
Claudia se acerca a mi esposa, la besa en los labios juegan con sus lenguas, para bajar y chuparle los pezones a mi mujer, el novio de Claudia separaba los muslos de mi pareja y sumergía su boca en la raja caliente, generosa de ella.
Ella gime, -“! Huuuuummmm, qué rico…así, eso, huuummmm ¡”- mientras es masturbada con lengua, él luego le levanta las piernas a mi mujer juntando los tobillos de ella para llevarlos casi tan cerca de la cara de ella, que queda con su sexo expuesto hacia arriba, el hombre toma el botellín de cerveza a medio vaciar y hunde el pico dentro de la vulva, empuja, la vulva se abre y cede, la botella entra, lo usa como consolador, lo agita sin sacarlo del todo, medio entra medio sale, ella gime -“! Ahhhhhhhhhh, ya, ya sacalo… ya me viene, no seas malo saca eso…ya…aaaaccccaaaaaaabbooooooo ¡”, llegando al orgasmo, sudando,a la vez que el contenido de la botella junta presión, escapando del mismo y llenando las entrañas de mi esposa,de espumante cerveza,ella siente el frío líquido, pega un gritito,
-“! Ah ¡”- , su concha chorreaba cerveza, el saca la botella e introduce su boca para mamar el espumante brebaje del báltico, que escapaba de la raja de mi mujer.
Se cambia con su novia, ella toma otra vez , un nuevo botellin…lleno y otra vez marcha para adentro de la concha de mi mujer,solo queda el culo caramelo de la botella fuera, mientras el tipo pone su verga en la boca de mi esposa y ella se lo mama en un increíble pete.
Gime y mama, chupa y goza, mientras su útero y ovarios se emborrachan con rubia cerveza, ahora Claudia mama la concha de mi mujer.-“Basta , con la botella porfa…quiero pija…vamos chicos”-gemía ella mientras la niñera le devoraba la entrepierna de amarga birra.
Ahora en hombre tenía una nueva erección y no iba a dejar con ganas a mi mujer, ahora era Claudia la que se acostaba boca arriba, mi mujer sobre ella, la besaba, le comía las tetas y por último le limpiaba con su boca el semen de su novio que escurría por su concha ya secándose, ¡ toda un cerda, mascullaba yo ¡, ahora el novio de la cuidadora de infantes, arremetía por la espalda de mi mujer, apuntando su glande, a la concha a la cerveza, penetrando profundamente, bombeando haciendo temblar la cama y chasquidos al pegar piel contra piel, dándole duro hasta inyectarle dentro del útero todo el fértil caldo caliente retenido dentro de sus huevos.Ella gime, parece un canto a la lujuria.
-“Siempre soñe con cogerme una madurita…abre las piernas, más, más, así, bien putita…te…te voy…a dar toda mi…lechita, que lindo…para preñarte…!aaaaaahhhhhh…oooohhhhhh!”- gimió él.
Ella obedece y abre más los muslos, enseñando mas de su rosado sexo mojado y abierto, bien lavado por la bebida, el le separa los labios y hunde su enorme pija dentro de mi impaciente esposa.Solo los huevos del hombre se quedan fuera.Intensamente cogida el macho la hace suya consumando la cópula de mi hembra, llenando su matriz de fertíl leche.
-“Síííí, aaaaaaahhhhhhhhh, aaaaaahhhhhhh, bebé, la siento toda calentita…huuummmmm, que cantidad, ¿todo eso para mí solita?, pero no quiero un bebe tuyo, ya estoy vieja para más niños”-, susurraba mi mujer emputecida, convulsivando, contrayendo su cuerpo y agarrando las manos de Claudia en un rictus de placer.
Chorreando leche de su concha la dejan a mi esposa,que deja un gran manchón al sentar su cola en la cama, luego corren al baño y mientras ella lava su cotorrita en el bidet él le da su verga para que se la limpie con su boca.
Luego el tipo vuelve y se arroja en la cama a fumar.
Las dos mujeres me dejan helado, con una escena lésbica bajo la ducha, enjabonadas y abrazadas ambas mujeres se masturban, se besan y llegan a orgasmos juntas, exploran sus cuerpos y sus curvas con esponjas, el agua recorre sus calientes cuerpos.Esto dura 20 minutos.
Ahora vuelven le piden a ella que se ponga en cuatro, por detrás, Claudia la unta de aceite todo, todo el cuerpo, nalgas, pechos, vientre,piernas, particularmente su cola, mi mujer excitada y caliente, no se dá por enterada que le están dilatando el ano, le meten dedos en cola y vagina, veo como el hombre aceita su verga, Claudia le separa las nalgas a mi incauta mujer, la verga es dirigida y…
-“¿Qué?!no, no, no…hhhhhhaaaaaaayyyyyyyyy, dueleeeeee, ardeeeeeeee, es muy grande…me partes al medio…el culoooooo ¡”, gritó ella al ser penetrada y su esfinter vencido, 23cm de dura carne entran lentamente abriendo, más y más su culo.
Sus gestos reflejan dolor, lloró pero aguantó hasta que le llenaron el culo de esperma, luego el hombre saco su verga ya flácida y la dejo gotear en la espalda de ella.
Claudia, consolo mi dolorida mujer, luego le metió los dedos en el culo de la inseminada hembra por su novio y los sacó llenos de semen, con ellos blancos masajeó los pechos de mi esposa luego rozó sus pechos con los de mi mujer, ambas untadas con leche de hombre.
Descansan un rato y se visten, despiden con un, -“No te olvides, la próxima en casa”-.Caminando como un pato ella los acompaña a la puerta.
He pasado 3 horas delante del televisor, el morbo me ha comido el coco y he tenido que pajearme ya me dolía la verga.
Ella ha salido en varias ocasiones, con sus “amigas” y no tengo dudas que ha venido bien cogida.Pero lo que más me molesta…es que no he podido verla.
Quiero hablar con ella y preguntarle: ¿Por qué me ha dejado fuera?
CONTINUARÁ.
birra1

Relatos Similares:

1 comentario en “El Venao

Deja un comentario