El Psicoanálisis versión 6.9

Por
18 agosto, 2019 8:45 am

El Psicoanálisis versión 6.9
Con mi mujer empezábamos a tener una vida rutinaria, jovenes con dos hijos, el sexo era cada vez menos frecuente, todo iba mal y pedimos consejo, para salvar el matrimonio decidimos ir a un consejero matrimonial o algo así recomendado por un amigo, un psicólogo de renombre al que llamaré en forma ficticia Dr.Samuel Rossenberg, que nos habían recomendado, trabajaba en una clínica.
Todo comenzó bien, pedimos entrevista nos dieron fecha y hora, para un mes después, estaban saturados de trabajo, hasta ahí todo bien, todas las preguntas rondaban alrededor de nuestra vida sexual, si nos cuidábamos tomando la píldora o condones, si tuvimos alguno enfermedades sexuales, supusimos que era, por estadística, nos pidieron que fuéramos bien vestidos, pulcros pues el lugar, era una clínica y el terapeuta podía solicitar a un médico, un exámen físico si lo requería o veía algo raro, además el status de esta clínica a la cual solo se podia acceder por recomendación, lo exigía, era un lugar muy caro.
Mi mujer, se baño, depiló, se pinto y vistió muy elegante con una falda por la rodilla, una camisa blanca y una chaquetilla.Parecía una empresaria. Llegamos al lugar, céntrico muy bien situado, un piso 14, del 10 al 15 todo era de la clínica, había varias consultas todos de la misma clínica, poseía hasta quirófanos y su fuerte era la cirugía plástica, pasamos dos secretarias antes de llegar al consultorio del hombre, el sicólogo era un hombre 50 años, amanerado,afeminado, claramente homosexual, vestido a lo Freud, con moñita y traje a cuadros , tenia dos asistentes, varones jóvenes apuestos, uno era de color, un afrodescendiente, eran fornidos,musculosos en buena forma, vestidos con uniforme de hospital y había dos secretarias muy hermosas que llamaron mi atención.
El consultorio constaba de tres sillas un diván una lámpara direccional de alturas seleccionables, un lavabo, un armario de medicamentos, un trípode con una filmadora, es conocido y usual que filmen las entrevistas para estudiarlas luego, el consultorio estaba insonorizado totalmente para hacer más confidenciales las entrevistas. Un poco más lejos un sofá para los acompañantes.
Entramos y comenzamos a hablar, había mucha luz, sobre todo sobre el diván la periferia era mas bien oscura, eran preguntas normales, estado económico de nuestras cuentas, jornada laboral, hobbies, si discutíamos a menudo, cuantas veces teníamos relaciones, si lo disfrutaba o se quedaba con ganas, lo que le excitaba etc, etc.
El hombre empezó a hacer preguntas y a mostrarse más interesado y preocupado por las respuestas obtenidas de mi mujer y no mías.-“La veo claramente insatisfecha, con muchos tabúes y miedos, veo el problema en usted”-, aclaró él.
A continuación, dijo que la información era escasa y que necesitaba hinoptizarla a lo que ella rió y le dijo que iba a ser difícil ella no creía en eso. El llamo a un asistente que trajo un vaso con una bebida, eso ayudaría, de buen grado ella la bebio.
El hombre empezó mostrándole un objeto, con suaves palabras le dijo que se concentrara y relajara, lentamente ella fue entrando en trance.
El Psicoanálisis versión 6.9
Luego, llamó a no se quien por el interfono y dijo -“Tenemos una cura de sexo…sí, urge, sí es nescesaria, avisa a los chicos”-.
Se dirigió a mi mujer y le dijo que cuando abriera los ojos no podría mover más que su cabeza y que su cuerpo quedaría quieto firme en la posición que la pusieran, a mí me dijeron que pasara lo que pasara qué no debía intervenir ellos conocen su trabajo, que él sabía lo que hacía y así que me quedé mirando al diván donde yacía mi mujer.
De un momento a otro empezó a haber más gente en la penumbra, todos parados mirando exceptuando otro asistente que entro.Eran personal de la clínica y rumoreaban, -“! Una cura de sexo ¡¿Quién es el paciente ella o él?…ella, ella es la de los problemas”-.
No debería ser algo frecuente y todo el mundo lo quería presenciar.
Había tres mujeres eran secretarias y dos hombres de bata blanca, todos expectantes de lo que sucedería a continuación.
Se pusieron dos secretarias al lado del diván, el hombre hablo a mi mujer esta abrió los ojos,-“! No puedo moverme ¡,¿Que pasa?”- preguntó, entonces el psicólogo dijo a ella, -“Ahora va a tranquilizarse”-, se dirige a sus secretarias y ordena,”! Desnudadla totalmente ¡”, aprontarla en el diván y llamen a los dos enfermeros, que se preparen, hay una paciente que deben fornicar, urge, yo lo necesito ver y ella lo necesita sentir.
Entonces alarmada desesperada grita y grita sin lograr ayuda, no comprende, luego llora .Las dos asistentes empiezan lenta y prolijamente a desnudarla.
Intento levantarme, pero un gigantón amablemente me pone una mano en el hombro y susurra, -“Por favor” invitándome a tomar asiento.
Ella grita -“! Nooooo por favor ¡”, ellas continúan pollera, medias, sujetador y por ultimo la tanga es bajada a lo largo de sus piernas descubriendo su reciente pubis rasurado.
La acuestan en el diván abierta de piernas ella mira a todos lados, horrorizada enseñado su sexo abierto al público, mirando a todos lados como buscando ayuda .Llegan los enfermeros con solo una bata blanca puesta. -“¿Con condón Doctor?”-, pregunta uno de ellos.-“No, no es necesario ella no usa y deben acabar dentro, debo saber que siente”-, responde el hombre, al escuchar esto ella grita desesperada, ellos dejan sus batas, quedando desnudos sus pollas tiesas, son grandes están depiladas, sus huevos contraídos y sus penes erectos.
Pasan delante de ella les ruega que no.
El Psicólogo se acerca se pone al lado de mi histérica mujer y le ordena a ella,-“Ahora, usted se va a tranquilizar, estos chicos le gustan, la van a tratar bien, usted Señora va sentir ganas de coger y va a dejar que ellos la monten, va a gozar y a decirme que siente en cada momento”-.Ella entra en trance y obedece.
-“¿Quieres que te acaricien?”-, pregunta el Doc.
-“!Hummm, siiii¡”-, responde ella.
Los hombres jovenes, la acarician, lamen sus pezones, mordizquean su cuello, recorren con sus manos todo su cuerpo, lamen su pubis rasurado y recorren con su lengua, su rajita cerrada, continúan le abren las piernas sujetándole por los tobillos a la vez que le levanta las piernas hasta la altura de los hombros de el y toma sus piernas con los antebrazos mientras el glande de su pene ya en buena posición se introduce dentro de su vagina hasta el útero desapareciendo dentro de ella dejando solo los huevos fuera, un gemido de ella es el testigo de esta acción la cópula, se estaba consumando.
El Doctor, le pregunta,-¿Qué sientes?-, -“Hummm, algo grande, duro, caliente me invade y se abre camino, entra y sale dentro de mí y yo no quiero que salga”-, responde ella.
El otro asistente le sujetaba la cabeza hacia delante para que pueda ver como es penetrada.
Bombeando más y más el hombre, ella gime, suda, contrae los dedos, el Doctor insiste en que hable y le cuente,-“Una sensación…!ah¡… extraordinaria…!uff¡… que me sube a lo largo del cuerpo… cada vez mas intensa, ¡Aaaaahhhhhhhhh, así, intenso…me viene…!ahhhhhhhhhhh, aaacaabooooo!-, cuenta ella llegando a un intenso orgasmo.
-“Relátame como sentiste llegar el orgasmo”-, insiste el Psicoanalista.
-“Una…una, corriente…intensa, que te hace…aflojarlo todo…de…de golpe, es…verle…la cara…a Dios”-, jadea ella.
El hombre le dice ya va a acabar dentro de ella, mi mujer gimotea -“! No, no, no!”-, -“¿Porqué no?”-pregunta el Psicólogo.
-“Lechita dentro no, no …tomo… nada… enfermedades…no quiero que…dar preñada”-, responde una vez más fatigada ella.
El Doctor le tranquiliza, -“Mis chicos están sanos y luego te daremos una pildorita, nada te pasará, ahora cuentamé todo”-.
El primer hombre se tensa grita y la insemina dentro, ella siente el semen y gime, -“Huy, intenso, calentito, siento como inunda mi útero, húmedo…mmm, rico”-.
El Doctor le ordena, -“Tomad el pene del otro chico, mamálo con dulzura y desesperación, bebe y saborea su lechita, dime a que sabe”-.
Ella mete la verga negra en su boca, chupa, muerde los huevos del chico, lo recorre con su lengua, lo masturba con su boca, hacia delante y atrás, hasta beberse su jugo.
-“Huuggggmm, mucho…salado…picante”-, contaba ella, mientras lo tragaba.
El psicólogo no deja de tomar notas, la mira y le dice -“Ahora, cierra los ojos nada ha pasado, levántate, ve al baño y lávate la rajita, la colita y vuelves”-, ella obedece, dicho y hecho.
Ella vuelve del baño le dice -“Póngase en cuatro patas mirando a nosotros y cuénteme que siente en cada momento, no tema que su marido esta presente”-.
Luego el otro enfermero empieza a penetrarla por detrás ella dice -“Algo duro y caliente me invade me gusta, siento los huevos pegar en mí , estoy todita mojada..”-
La hacen cambiar de posición y montar sobre uno de lo jovenes, mirándonos, tiene unas manos que de atrás le presionan las tetas y sus pezones duros.
Mientras el otro con una nueva erección tantea su ano y lo unta con una crema anestésica que le han dado, para luego penetrarla con su verga a hasta su base.Ella grita, -“Hay, hay, duele, me partes el culo”-.
El Psicólogo le dice-ordena,-“Será el mejor polvo de tu vida dos veces mas intenso de lo normal y lo gozarás, recordarás haciéndolo con tu esposo, como hembra en celo”-, ella empieza a gozar a gritos, una doble penetración, ahora son de placer, resuenan en la habitación, sus orgasmos son largos, su cara mira hacia arriba en éxtasis un rictus de placer, intenso y único.
Del pene del asistente no se ve nada esta todo dentro moviéndose dentro de ella, ella pide -“! Dámela ¡”- él ya no da mas, como una fuente explota dentro de ella a la vez que se ambos acaban simultáneamente, la gente aplaude esta imagen me quedo grabada, cuando se levanta, el pene ya flácido no es tapón para un montón de leche que sale de dentro de ella como cascada dejando un gran charco blanco sobre el negro cuero del diván.El semén de su cola ahí se quedo, dentro de sus intestinos y no salió.
Después de esto las chicas la ayudan a lavarse y vestirse, un vaso de agua y una pildorita.El Doctor le da el alta.
Como llegue a casa no sé, creo que una camioneta de la clínica nos llevó, al otro día ella recordaba, feliz el mejor polvo de su vida conmigo, se abrazaba a mí y me besaba. Mucho morbo me dio verla siendo cogida por los dos fornidos chicos como una gran peli porno.
A veces siento la tentación de perdir la cinta al Dr y mostrársela para ver su cara.
Solo unas marcas extrañas en los muslos de mi mujer revelaban algo de lo sucedido en la clínica, también le dolía el ano.No recuerda nada, de lo sucedido y menos del sexo.Solo recuerda una entrevista normal y una serie de consejos para mejorar la convivencia de pareja.
Pero dos meses más tarde ella tiene un retraso, le digo de esperar otro mes, tal vez le baje, pero preocupado veo como su vientre está ligeramente hinchado, sus pechos duros y sus caderas han crecido.
Alarmado llamo a la clínica y me pasan con el Dr.S.R.
El hombre me calma y pregunta, -“¿Hay alguna posibilidad que sea suyo?”-, -“No, ninguna tengo la vasectomía hecha hace dos años”-le respondo.
-“Bueno sin decirle nada traígala por mi consultorio”, me dice el Dr.
La llevo con una excusa de que nos faltó un formulario y el Dr la vuelve a hinoptizar, esta vez fue muy fácil, luego unos camilleros la vienen a buscar, en el piso de ginecología le hacen una ecografía y un test rápido, embarazo positivo 12 semanas, coincide con la consulta, la preñaron los dos chicos asistentes del Psicólogo.Tras pedir disculpas por la inexplicable falla de las píldoras le hacen un legrado sin costo a mi mujer, con ella en trance, quitándole el embrión.El Dr.S.R se encarga de que no recuerde nada luego.La sédan y una ambulancia nos alcanza a casa, ella dormirá por horas.
Cuando despierta no nota nada se mira al espejo y comentará, -“Me siento hinchada, debo retomar el gimnasio he engordado hasta las tetas”-.
Ahora, tenemos sexo a diario y los orgasmos de ella empezaron a ser mucho más ruidosos desde entonces, ella goza mucho, un día después de un buen polvo me confiesa,-“Hace días que tengo el mismo sueño húmedo y es tan real como un recuerdo, no puedo ver donde estoy parece el living de una casa, estoy cogiendo con dos chicos muy ricos, uno de ellos es negrito y me da por la cola, fue fabuloso en el sueño”-, no sabe dice de donde le ha surgido ese sueño , pero me insiste en su fantasía de hacer un día un trío con otro chico y si es negro mejor, me dice riendo.
Es extraño pero sí,fue cogida, preñada y abortó, todo sin enterarse, Freud, jamás hubiera imaginado algo así sucedería gracias a su legado.FIN sexo
esposa

Entradas recientes

Por
19 noviembre, 2019 1:00 am
Por
18 noviembre, 2019 5:00 pm
Por
18 noviembre, 2019 9:00 am
Por
18 noviembre, 2019 1:00 am
Por
17 noviembre, 2019 5:00 pm

Deja un Comentario

Tu dirección de Email no sera publicada. Los datos requeridos están marcados*