De sexo…no sé nada 3era parte”uno dos tres de nuevo otra vez”

De sexo…no sé nada, 3era parte “uno dos tres, de nuevo otra vez”.
Habían pasado 20 días, de aquella osada decisión de mi mujer, 15 días del encuentro con el perverso holandés y 7 días de la iniciación sexual del joven Peio. Entre el dinero ahorrado y lo obtenido en las dos ocasiones, ya nos daba para, abandonar el viejo mundo e iniciar otra vida en América, ya estábamos con los boletos de avión sacados, pero una llamada telefónica y la ambición nos llevaron a tener otra aventura sexual, prepaga con desconocidos.
Me llama el miércoles a las 22hs un hombre que dice llamarse Francisco había visto el aviso y me pide si podemos trasladarnos a su casa, ya que el no puede salir. Le pregunto de qué se trata y me dice que tiene una fantasía con su mujer de hacer un trío MHM, le respondo que no sabía si ella aceptaría ya que no es lesbiana, y no hacemos domicilios el me dijo que tenía un día para pensarlo que la paga era $$$$$ euros, ¡cinco cifras!.
Le comento a mi mujer y quedamos dudosos, miramos en un mapa la dirección, era un barrio residencial…muy caro.
Mi mujer me dice “Podemos ir y ver, si no nos gusta lo que vemos nos pegamos la vuelta”.
Hacemos un bolsito con unas prendas de mi esposa y objetos de higiene personal.
Hablamos con Francisco, le decimos que queremos garantías de seguridad y salud, nos asegura que sí y nos fija un día, próximo sábado hora 20, nos estarán esperando. Conducimos durante una hora, era lejos, una gran mansión, uno se seguridad nos abre el portón y conducimos 50m mas al fondo, una gran casa oculta entre vegetación muy cuidada, una fuente y dos coches de alta gama. Era verano aún no oscurecía, eso le daba un color surrealista a la casa. Bajamos de nuestro Panda y tocamos a la puerta. Un hombre maduro de unos 50 años nos hace pasar, no era bajo, tampoco flaco, tenía una barba blanca muy cuidada, nos saluda se identifica como Francisco, mira a mi mujer le tiende su mano y la hace girar, luego le dice -“como me dijeron, muy buena, muy bonita”- yo no le entiendo y sospecho que fue un error de expresión. Nos conduce al living y nos presenta a una rubia muy bonita 15 años menor que él, ataviada con un minivestido que enseñaba hasta la raya de su cola, su segunda esposa Martha.
Nos explica que es un personaje conocido del país y que no podía salir a nuestra casa por los Paparazzi, nos busco por referencias y por ser emigrantes desconocidos. Saca un papel de una carpeta es de su mutua y me lo da HIV-, VDRL -Hep B y C-, Herpes – la lista sigue todo negativo. -“Nosotros no tenemos aquí…”-no me deja concluir la frase, saca unas hojas y nos dice-“Ustedes son…y viven en…, ella, trabaja en…, su última consulta fue al ginecólogo el día…, doctor…, le encontró restos de actividad sexual anal y vaginal y le dio…un anticonceptivo de acción rápida ¿Un accidente?, no hay enfermedades importantes sana en general”- y concluye el expediente. Nos deja helados lo sabía todo.-“Tengo amigos en el Gobierno que me deben favores, tengo que saber con quién me rodeo”-Afirma luego.
Continua diciendo -“No sé porqué se metieron en esto, no es mi asunto es de vosotros y yo quiero cumplir una fantasía de hace años”- me mira y agrega –“Es un trío MHM, así que Señor no lo incluye a usted, pero podrá mirar si lo desea o esperar aquí”-concluye.
Decido acompañar a mi mujer, para darle algo de seguridad. Si aceptan son $$$$$ euros, nadie saldrá enfermo lastimado o llevando un hijo, se los prometo. Aceptamos, para celebrar nos invitan alcohol, a pesar de que era ron Matusalén, declino solo acepto Coca mi mujer también bebe, luego le dan un disfraz a ella, de mucama, en un baño se lo pone, más que mucama parece un putón verbenero, muy cortito y deja sus tetas justas y saliéndose. Es parte del juego de roles. Nos invitan a ir a una habitación, ¡tomando un ascensor! Yo me entro sentir muy tranquilo, demasiado, descendemos…
Es una habitación bien iluminada, una cama redonda en el medio un sofá un perchero y armario enteramente de vidrio una mesa cuadrada una camilla de consultorio médico y las paredes parecen de una mazmorra con grilletes y objetos más bien de uso medieval.
Mi mujer al ver esa decoración muy del BDSM, gime-“De nuevo otra vez”-Pero Francisco de pone una mano por debajo de la faldita y le susurra –“Tranquila, todo va a salir bien y lo disfrutaras”-
Luego de sentarme en el sofá me siento, mareado y no tengo fuerzas para levantarme, se acerca Martha y me dice -“Te pusimos unos valium en la bebida para que estés tranquilo y no intervengas, no te va a matar y a tu mujer unas gotas de Spanish Fly, cantaridina para que se ponga cachonda yo he tomado lo mismo y ahora me la quiero follar toda”-
Después de decirme esto, trato de levantarme no puedo miro hacia ellos. Cerca de la cama Francisco se acerca por delante a mi mujer, le toma de las tetas le baja el sujetador, dejándolas libres exhibiendo sus pezones que él no tarda en succionar y morder, por detrás se le acerca Martha y le acaricia los glúteos por debajo de la minúscula falda, le baja la tanga hasta el suelo y le acaricia sus partes riendo y diciendo -“hum, tienes pelitos, hay que solucionarlo”-le desengancha el sostén y el botón de la falda, el marido tira de las prendas sueltas y la desnuda. Mi mujer sigue la corriente, Martha rápidamente se desnuda mostrando que está en buena forma toma de una mano a mi mujer y la lleva a la camilla, le dice -“sube boca arriba” mientras lo hace Martha trae unos objetos del armario, le dice -“abre las piernitas”-y le pone crema de afeitar y con una Gillette le rasura todito el coño, “date la vuelta”, la unta de pies a cabeza con aceite de almendras muy hediondo, se sube ella sobre mi mujer desparramando el aceite cuerpo con cuerpo, Francisco se desnuda y se deja solo el slip, mientras su mujer juega lésbicamente con la mía, diciéndole -“eres mi hembra te voy a follar toda”-Francisco va al armario y trae unos objetos. Su mujer ahora de pie sigue volcando aceite sobre la mía y se concentra en glúteos, del marido recibe un pomito de crema, parece lidocaína una anestésico conocido unta coño, ano, penetrándola con uno y dos dedos metiendo crema .Ella, trae luego algo en la mano algo pequeño, algodón y una aguja, le agarra los labios de la vulva y ¡hay!¿Que me haces? Me arde, gime mi mujer, pero unos segundos más ya no nota molestia alguna, el algodón con alcohol sale con sangre, junto con la aguja, pero el pequeño objeto no está. Luego le susurra-“Es un regalo”-Pero mi esposa no entiende y lo olvida.
El marido le da otro objeto, lo puedo ver es un dildo negó puntiagudo de mediano tamaño, sin que se dé cuenta mi esposa se lo acercan al ano, Martha empuja mi mujer gime -¡No para!, Martha hace como que no escucha y empuja un poquito más, ¡Hay, duele! gimotea mi esposa. Mi mujer mira al costado y trata detener la inserción con su mano, Francisco le toma de la muñeca se la inmoviliza y su mujer de un empujón seco manda el dildo hacia bien dentro y ella grita ¡!uuuugggghhh!!!hay! Martha la consuela, -“Déjalo puesto, amor, hasta que tu colita dilate después ya no te dolerá, cuando mi marido te goce”-
Mi mujer baja de la camilla, brillando por el aceite, con el gran objeto en su culo, mientras la esposa de Francisco vuelve con un arnés puesto, con una gran polla de silicona, empuja a la otra a la cama y la penetra con la prótesis, la besa, se comen la boca mutuamente y se masajean las lolas es la primer escena lésbica de mi mujer y lo está disfrutando, gimen ambas, ¡aahhhh!, !ahhhhhh! convulsivas se tensan y llegan al clímax, cuando mi mujer está a punto de acabar, Martha deja su lugar al marido. Este quiere observar de cerca el coño rasurado de mi esposa, se quita el slip, abre la vulva y mira riendo la obra de su mujer ¡le metió un piercing en el coño eso era el pequeño objeto!, busca el clítoris y se la come con su boca, luego apunta su gran polla erecta, enorme, roja a la entrada del coño y empuja los labias de la vulva ceden y ese gran monstro de un solo ojo entra y se pierde en la profundidad de mi mujer, sacando de ella sendos suspiros ¡ahhh! Hasta el primer orgasmo, ¡ahhhhhh!!siiii!!Bien! gime ella. Mientras Francisco le da bomba a mi conyugue, Martha se le acerca por detrás y le mete un dedo en el culo a él y le masajea la próstata, el hombre gime, se hacen más intenso sus movimientos pélvicos,-“ahhhhhhhhhh, dámela de una vez” grita ella -“le voy a dar lechita a esta putita”-gime él y Martha le dice -“Dale toda, toda, quiero ver eso”- y mete un dildo en la cola del hombre, haciendo que el estalle dentro de mi mujer y grite -¡arrrrrgggghhhhh!! Siente mi caldo!. Mi mujer, gime, siente el calor húmedo dentro de ella, otra vez, por tercera vez en su vida a consumado el coito hasta el final con un desconocido, por un momento se siente vulgar, sucia una callejera -“!me has llenado toda!” gime mi esposa, el hombre se separa y ve su obra, ha poseído a mi mujer, como él quería ,ella yace desnuda y abierta de piernas, sudada, fatigada, el coño de mi esposa empieza tímidamente a ponerse blanco desde el interior hacia afuera, con su leche, le mete un dedo en el coño y empuja la leche hacia afuera, entonces Martha mete su cabeza entre las piernas de mi mujer absorbiendo con su boca la leche del marido que sale de mi mujer, se toma todo. Francisco previamente como muchos de su edad hizo uso abusivo del viagra y tomó dos píldoras, por culpa de esto había eyaculado pero mantenía la erección, así que no habían terminado con mi esposa iba a hacer trabajar cada euro que pagó, se recostó sobre la cama y mi mujer lo montó, reintroduciendo la verga en su aún sucio coño, la mujer de Francisco se subió sobre la boca de él haciendo que le chupara la rajita, ellas frente a frente se besan, se tiran de los pezones erectos, Martha gime al sentir la lengua de su marido dentro de su coño, veo como las caderas de mi mujer se mueven, lo disfruta, el gran dildo permanece en su culo ,ella llega a un par de sonoros orgasmos, la polla entra y sale y cada vez se va poniendo más blanca hasta que vuelve a salir, por segunda vez semen caliente de dentro de ella goteando sobre él, luego de 15 minutos de descanso la pusieron boca arriba en cuatro, le quitó el dildo y lo cambio por su polla, duele un poquito, arde -“¡hay! “-grita, era la segunda vez que la penetraban analmente en su vida. Antes de llegar a acabar dentro del culo de ella, su mujer Martha trae una coctelera, el marido quita su verga del culo de mi compañera y se corre dentro de la coctelera, Matha le masturba para sacarle hasta la última gota, toma un botella de Moët-Chandon y lo mezcla con el semen, bate y saca un espumoso brebaje lo sirve en dos copas, brinda por la noche de sexo inolvidable y lo bebe con mi mujer.
Finalizada la intensa noche nos alojan en el cuarto de huéspedes, yo no pude pegar ojo, mi mujer se bañó, desnuda se acostó y se durmió. Cuando despertó pensó que había sido un sueño, le conté al detalle todo lo que vi no me creía.-“Abre las piernas pon un espejito y ¿dime que ves?” le dije. Al hacerlo y ver la diminuta pieza de metal, con una piedra engarzada,que le atravesó la piel y cuelga de su coño, se queda muda. Francisco y Martha nos vinieron a despedir, reían estaban felices, nos dieron un sobre con dinero y antes de irse nos dicen…
-“Si ven a Peio antes que yo, saludos…es mi hijo”-Martha añade ”Chica, no vendas mas tu rico cuerpito por dinero, tienes una pequeña fortuna entre las piernas, solo tú puedes llegar ahí y disponer de ella”-
Un chofer nos llevo a casa, al Panda lo trajeron después. Mi mujer no articulo palabra en dos días, solo cuando abandonamos el país para preguntar -“¿Me amas?, me siento sucia”-Sí le respondo, “¿Ya recuerdas todo ahora? le pregunto…”Sí” me contesta.-“¿Gozaste?”Pregunto.
-“Mucho y eso me asusta, ¿en qué me he convertido? Me responde, sintiendo la pequeña pieza de metal y cristal, entre sus piernas, un diamante engarzado en platino valorado en más de 20000 euros.
En un mes había aprendido más de sexo que en toda su vida. Había gozado a un chico y sido gozada, casi violada, desvirgada, casi preñada, mantuvo relaciones homosexuales y hecho practicas bizarras. Ya estamos en nuestro país y lo que pase aquí es otra historia. FIN

Relatos Similares:

NeoPene

1 comentario en “De sexo…no sé nada 3era parte”uno dos tres de nuevo otra vez”

  1. 😈 buienisisimo, pásame la receta, como le hiciste para que tu mujer pasara al siguiente nivel, porque la mía aún no quiere pasar a ese nivel, que platicaste que manejaste, necesito de tu consejo y comentario, sobre todo en esa parte de convencer que uno las quiere que solo queremos pasar momentos de sexo, placer, gozo y disfrute, y superar los celos.

Deja un comentario