pensamos k lo nuestro era solo amistad pero despues de aquella tarde no pensamos

Era mi mejor amiga y siempre nos juntabamos o en mi casa o en la suya para contarnos que tal nos iba con nuestros novios. Yo a mi novio lo queria mucho como ella al suyo pero quiza pasamos demasiado tiempo juntas, pero nos teniamos que contar tantas cosas….. Muchisimas veces nos contabamos k haviamos hecho con nuestros respectivos novios cada dia o ese tipo de cosas.

Leer más

Helena IV – Mi Prima y Mi Perrito

Continua de Helena III

Introducción

Con los inviernos, era para las jóvenes propio el calor de la familia, y ese era negado para Helena, puesto sus gentiles maneras dejaron de ser las de una joven. Era para ella mancha el propio proceder y era ahora solo en sueños de amor de pasados irrepetibles, habían sido colores prohibidos al goce y sido manchados en impuros.

Leer más

Cuando mis melones apuntan… 2

Me acuclillé sobre su cara como si fuera a hacer pis.
El mapamundi de mi escultural culazo pendía como un sol sobre su rostro y sus ojos fascinados con la vista.
Y le hice pis.
Marita se retorcía de placer y se tocaba frenéticamente.
Yo tenía mis dudas acerca de mearle la cara a una niña, pero ella parecía muy contenta y abría la boca para tragar lo que podía. Y, al fin de cuentas, a sus trece años otras niñas son madres.
Y si pueden ser madres, también pueden tragarse mi pis. Especialmente si les gusta tanto ser meadas. Así que seguí.

Leer más

Cuando mis melones apuntan /3)

Se acercó a la pareja y, plantando sus rotundas tetas a la altura de la cara de Mariana, le dijo en tono sugerente: â??¿Podría darme fuego, por favor?â?. Su interlocutora le hizo una seña al hombre, que de inmediato le tendió un encendedor dorado, ya preparado para encender un cigarro. Susana lo acercó a la llama sin dejar de mirar a la mujer, a la cual contestó con un meloso â??gracias, guapaâ?, antes de retirarse a su asiento contoneando del modo más sexy que sabía su potente culazo.

Leer más