Gitanas

Las chicas gitanas poseen un aroma peculiar. Puedo oler su lujuria a kilómetros de distancia, incluso aún después que he terminado de bañarlas. Ellas son las preferidas de mi señor. En especial si se trata de alguna de cabello negro y tez pálida, una de los ejemplares más difíciles de conseguir. Al igual que las pelirrojas, de aquellas que no presentan ninguna peca sobre su rostro. Son todo un exótico bocado. Demás esta decir que son una presa fácil, sobre todo por las noches, que es cuando trabajo. Nadie va a echar de menos a estas dos, ninguno en el pueblo va a reclamar su desaparición. Son perfectas. Ojalá me las pudiera tirar yo también, pero me está prohibido.

Leer más