Tía Amada (Visita a su casa en el extranjero Parte 3)

La posición que teníamos se llama “Penetración 110”, YO me siento en “L” y ella sobre mi –CON EL PENE DENTRO, CLARO ESTA- sube la pierna derecha a mi hombre izquierdo y la pierna izquierda a mi hombre derecho y YO recogo mis piernas siempre con la planta de los pies en el suelo! ENTRA … Leer más

“All inclusive”, tambien incluye una buena Verga!, vaya Hotel

Tuvimos varias semanas de mucha tensión laboral y stress ambos, ya casi ni tirábamos, así que estaba claro que necesitábamos un buen relajo y este llego de la mejor manera, nos fuimos a un hotel Hedonism, en la isla de Sint Maarten, en el caribe, un lugar de ensueño, para tirar y ser tirada! Llegamos … Leer más

el paseo

Hola me lamo laura soy de colombia tengo 18 años soy trigueña mido 1.65 delgada tengo el cabello negro la verdad soy lesbiana y me gusta mucho espiar a las mujeres vivo con mi madre y una tia con su hijo pequeño.
EN diciembre del 2004 nos mi mama mis tias y los niños de ellas para una finca y a esa finca fue una tia que me gusta ami pero ella no sabe esta super buena se llama kati tiene un culo de puta madre unas tetas firmes y una boca exitante (ella es soltera) nos fuimos un viernes en la mañana. yo me havia prometido ami misma no perderla de vista.

Leer más

Las tangas de mis tias!

Esto comenso a suseder de muy chico cuando visitava amis primos en vacaciones, mis tias son mujeres muy atractivas siempre cuidando su figura, siempre me intrigo como seria su ropa intima pues avia ocaciones en las que se les marcaba su tanguita o trasparentavan sus brasiers hasta que empese a tener oportunidades de quedarme solo … Leer más

Alicia, la pajeadora implacable.

A los once años le hacía pajitas a su compañero de banco, que no podía â??ni quería- resistirse. El problema era disimular ante la maestra, por lo que suspendía las pajitas cuando la maestra miraba hacia su lado, y la reiniciaba apenas se daba vuelta. Aunque en más de una ocasión siguió con la pajita por debajo del pupitre aún cuando la maestra no se había volteado. Con aire amable miraba a la maestra, mientras la manito seguía trabajando. Así entre recreo y recreo, en cada hora de clase. Produciendo al menos un orgasmo por hora y a veces más, en su compañero de turno.

Leer más