Haydee la bruja agnostica 4. el armado.

HAYDEELA BRUJA AGNí?STICA IV. EL ARMADO

IV-I. Tradiciones.

Una atribulada mujer de ojos verdes conduce a vuelta de rueda por Arcos de Belem rumbo a lo que en el siglo XVI dio en llamarse “el callejón del armado” y aunque ciertamente poco si no es que nada del citado callejón aún está en pie y de hecho la zona no es mas que un par de calles como cualquier otra del centro de la ciudad, en aquel sitio es común escuchar e incluso ver cosas extrañas, siempre y cuando se este dispuesto a quererlas ver y escuchar y ya que ella no tiene ningún problema con ambas cosas es la indicada para el trabajo, lo que sea que eso signifique.

Leer más

El Incubo- Súcubo.

La Bruja le había recomendado que debía, llevarle unos mechones del hombre que quería para el “Incubo- Sucubo”. Así como un perro, mientras más grande mejor. Una serpiente de cascabel, también lo más grande posible. Ella lo que quería era que Eugenio, estuviera locamente enamorado. Quería tenerlo para ella sola. Y la Bruja entendió lo … Leer más

HAYDEE LA BRUJA AGNÓSTICA 3. RENATA GISHÁ.

HAYDEE LA BRUJA AGNí?STICA 3. RENATA GISHí?.
I. Una ONG transdimensional.
La oficina de Tageslicht a la que se dirigía, operaba “desde hacía tiempo” en el piso treinta de un edificio inteligente de la avenida Insurgentes sur. Pretendía entregar un “artificio”, nombre con el que la mayoría de los operativos se referían a lo que en teoría, no debían llamar por su nombre. Haydee se apegaba de buena gana a esa clase de protocolos pues sabía lo peligroso que era para gente como ella, llamar a las cosas por su nombre. “ella esgrimía la palabra para matar a la cosa” le había dicho a un neoráculo en cierta ocasión, lo cierto era que en su trabajo blandir la palabra, también implicaba darle vida a la “cosa” y eso era inaceptable especialmente en esos momentos pues era justamente una forma maléfica lo que trasportaba, una que había costado una calle derretida, asfalto destruido y un par de cadáveres (ver Haydee 2. El cambiaformas).

Leer más