en el gym


Vamos a ponernos en forma,

El inicio de año, trae buenos propósitos y uno de ellos, es acudir al gym, bere, tomo aquel lunes su mochila con sus tenis deportivos y ropa apropiada, después de la escuela asistió al gym, saludando al instructor, le explicó su objetivo, reducir, mantener, etc. a continuación acudió al vestidor a cambiar su ropa, esos pants grises y un top pegado con sus tenis deportivos, inició su rutina de ejercicios, poco antes de las dos de la tarde, la gente se empezó a retirar, ella apenas llevaba unos minutos entrenando, el instructor amablemente le indicó sus rutinas antes de retirarse para comer, quedó sóla en el cuarto del gym, una persona ejercitandose del otro lado de gym, la rutina era agobiante, el calor intenso, siguió al pie de la letra la rutina, poco a poco fue acercandose hacia la otra persona que estaba entrenando, HOLA, fue el saludo, en un aparato ella no podía quitar el peso, el gentilmente se apresuró a ayudar, GRACIAS fue la respuesta, ella se acostó en el aparato y empezó a ejercitarse, en el último levantamiento sintió un calambre y ya no pudo subir la pesa, se quedó con ella a la altura del cuello, el peso le empezó a ganar y la pesa se recargó sobre su cuello, no le permitía respirar, volteó a mirar a su acompañante, este, se encontraba de espaldas ejercitandose igualmente, los segundo pasaban, el calambre en todo su dolor, la pesa sobre su cuello, el aire faltaba más y más, no podía gritar, la pesa se lo impedía, volteó y perdió el conocimiento, cuando volvió en si, bere, estaba acostada en el aparato e hincado su compañero que había alcanzo apenas a tiempo a retirar la pesa antes de causar más daño.
Te sentaste en la banca en ese momento y rompiste en llanto, estuviste en un gran peligro, lo abrazaste y llorabas en su hombre, gracias, gracias, eran tus últimas palabras, el te tomaba en sus brazos y te decía, calma, todo esta bien, calma, su aroma era rico, buena loción, su espalda ancha, sus manos en tu espalda, llorando, volteaste, a verlo, tomaste su cara y lo empezaste a besar en las mejillas y en la cara, el respondió a tus besos, intensamente, sus manos recorrian tu espalda, tus manos la de el, acercaste tu pecho más a el de el, tus senos se presionaron a tu pecho, sudada como estabas, llenabas de sudor su ropa, el sudor de el, en tu ropa y en tu piel, sus manos siguieron acariciando su espalda, pero en un instante las bajo a tus nalgas, las acarició, que hermosas nalgas tienes, te dijo, que rica estás, seguias besando, el agradecimiento por salvar tu vida era real e intenso, subió una mano a tus tetas y la otra en tus nalgas, no llevabas bra, sobre tu top, acariciaba tus tetas, cuyos pezones respondieron inmediatamente, intensamente, su mano en tus nalgas acariciando toda su redondez, que ricas tetas tienes también chiquita, te dijo, tus manos en sus espaldas, tomo tu bra, y lo levantó, tus morenas tetas, quedaron al descubierto, bajó su boca, de tu boca, pasó por el cuello, pasó por tus hombros, y llegó a tus tetas, las besó suavemente, con sus manos las acariciaba, besó todo su contorno, llegó hasta tus pezones, rositas chiquitos, paraditos, los empezó besando, suave, rico, sacó su lengua llena de saliva y los llenó por completo, los ensalivo por completo, ahora, empezó a mamar, rico, suave, lento, rápido, todo, pausado, bajó sus manos a tus nalgas y a tu panocha, con tus ojos cerrados, bere, sentías el dulce tratamiento que te daba, sentada tu, hincado el, siguió mamando tus tetas, te pusó de pie y empezó a bajar tus pants, esos ricos pants que tanto levantan tus nalgas, llevabas un hermoso calzón blanco, chiquito sexy, tus cabellos públicos, salían de tu calzón, sacó de tus piernas los pants, quedaste tan sólo en calzón, siguió besando tus tetas, pero empezó a bajar su boca hacia tu pubis, acarició con su lengua tu vientre y tu ombligo, llegó hasta el calzón, empezó besando a los lados, tus entreÂŽpiernas, besos y lenguetazos a cada pierna y entrepierna, se detuvo enfrente de tu calzón, estaba mojado de tu sudor, sacó la lengua y empezó a lamer sobre tu calzón, tu panocha, tu clitoris, tus labios vaginales, era muy delgado, sentías claramente como mamaba tu panocha, sus manos en tus nalgas, su boca en tu panocha, tu misma, tomaste tu calzón y lo bajaste, besó tus pelos públicos, lengueteaba tus labios vaginales, tu sentaste en la banca, y te abriste te piernas, rico, el se hincó en tus piernas y empezó a mamar, ahora en forma directa rica dulce suiave pero con mucha pasión, metía su lengua, metía sus dedos, mamaba, tus gemidos eran largos y profundos, eran ricos y suaves, eran exquisitos, tus labios, tus jugos, tu panocha, tu clitorís, media hora? sinceramente perdiste la noción del tiempo, sus boca te transporto, sentías tus venidas, uno, dos, tres veces, tus jugos se cargaban en tu panochita y llenabas su boca de ellos, se levantó, traía igualmente sus pants, te levantaste de la banca y te sentaste en ella, tomaste sus pants con ambas manos y los bajaste, no traía calzón, su verga se irguió frente a ti, caliente, jugosa, viva, la viste, te enamoraste de ella inmediatamente, la acariciaste con tus manos, sus huevos detras del vergón, los acariciaste igualmente, lo hiciste hacia ti, lo besaste con tus labios, la cabeza, el tronco, tus labios recorrieron su verga, la besaron, tus labios humedos con tu lengua y tu sudor, la dejaron a su verga super jugosa, sus jugos llenaban su cabeza, sacaste tu lengua y empezaste a lamerla, lento, con gratitud por salvar tu vida y por la rica mamada que acababa de darte, la lengueteaste también un buen rato, ahora, abriste tu boca, primero la cabeza la introduciste en tu boca, rico, tus labios presionando, tu lengua jugando en el interior de tu boca la cabeza, tus manos en sus huevos y en sus nalgas, lo acariciabas, el bajó sus manos a tu cabeza y te acariciaba rico y lento, rico y profundo, lo metías y lo sacabas, a cada vez más verga, más dentro, más profundo, se empezó a mover el, cogía en tu boca, mientras tu mamabas, media hora? nuevamente perdieron la noción del tiempo, el te retiró, te acostó sobre el banco y se acomodo para poner su verga en tu boca y poder mamar tu panocha, sentiste su lengua e inmediatamente abriste la boca para mamar, sus quejidos se confundian, más chiquita, si gordito, mama chiquita, chupa gordito, sus jadeos se confundian con sus palabras, rico, más, sabroso, que rico, mmm, ahhhh, mmm, ahhh, el te avisó, voy a venir, tu le dijiste, yo también, su verga se tensó, tu panocha también, los dos empezaron a dejar salir su fluidos, con la verga en un tu boca, empezo a salir la lechita, mmm, una, dos, tres, cuatro, venidas en tu boca, tu panocha contraida por el placer, dejaba salir tus jugos, tu espalda sentía lo caliente, tus piernas, terminaron los dos, cada uno, en la boca del otro, se levantó de ti, te puso de pie, caminaron hacia la bicicleta, te cargó con facilidad y puso tus nalguitas sobre el asiento, abrió tus piernas, tomó su verga en la mano, y empezó a meterla, sentiste la cabeza que tocaba a tu panocha, sentiste como se distendió la carne, sentiste como se abrió para dar paso a la verga, empezó a entrar, cerraste tus ojos para sentir la cogida, la metió toda, entro hasta dentro, te abrazó, tomo tus nalgas en sus manos y empezó a coger, a moverse, lento al printicpio, rápido después, te gusta mamita? te preguntaba, cógeme le decías, quieres más verga chiquita? te preguntaba, muevete gordo, le contestabas, la cogida subía de calor, rico, entrando y saliendo la verga, ambos sudando a mares, su sudor confundiendose, te sacó la verga, ahora el se sentó en la bicicleta, te cargó y te puso enfrente a el, abriste tus piernas y empezaste la introducción, mmm, rico, sabroso, ahora tu te movias, ahora tu lo cogias a el, empezaste a coger, quedito, quedito, entrando y saliendo, saboreando la verga, saboreando la cabeza, el talle, la cogida, el mamaba tus tetas, acariciaba tus nalgas, te besaba, me voy a venir, le dijiste, vente chiquita, te dijo, con movimientos lentos, empezaste tu venida, ahhh, ahhh, ahhh, ahhh, mmm, mmm, mmm, ahhh, eran tus gemidos, sentiste como te venias cogiendo, te cargó y te bajó de la verga, se bajó del asiento de la bicicleta y a continuación se encaminaron al aparato que se usa para ejercer las piernas, te puso en cunclillas sobre el aparato puso tus manos sobre la pesa, para que la cargaras, tus nalgas se abrieron al máximo, es esfuerzo era intenso, quito las pesas, apenas puso dos pequeñas, se paró dentras de ti, apuntando su verga exactamente a tu panocha, se encontabra igualmente abierta, chorreando jugos de tu venida anterior, te hizo levantar las pesas, cuando te dijo baja, cuando bajaste, la verga, su verga, te entró automáticamente, entró y tu misma lograste toda la penetración en tu panochita, rica entró, el sólo estaba parado, tu, hacias el esfuerzo, entendiste claramente y nuevamente levantaste las pesas, la verga salió, tu misma sentiste hasta donde, el esfuerzo era triple, cargar las pesas, flexionar hacia arriba tus piernas, abrir tu panocha, pero, el placer, era igualmente grande, entraba, salía, entraba, salía, cargabas, el simplemente parado, sintiendo como te movías, rico, chiquita, cógeme, rico, chiquita, cógeme, te decía, te gusta, papito? era tu respuesta, tus manos y brazos tensionados, tus piernas tensionadas, tu panochita cogida, cogiendo, mmm, que rico, entonces, cuando te levantaste, el se pegó más a ti, y empezó a moverse, tus mano
s ocupadas deteniendo las pesas, tus piernas haciendo el esfuerzo y tu panochita siendo cogida, mm, mmm, mmm, mmm, cógeme, era tu palabra, cógeme, una y otra vez se lo decís, cógeme, rico, cógeme con tu verga, mmm, que rico, el sudor era ahora más intenso, tu espalda y su vientre llenos de sudor, tus manos tus hombros, tus nalgas, tus tetas, tu vagina, llena de placer, mmm, te sacó la verga, te ayudo a dejar las pesas, tus brazos adoloridos, tus piernas adoloridas, pero tu panocha satisfecha, rica, te hincó en la alfombra del gym, enfrente de uno de los espejos, se puso detras de ti, y de a perrito, te empezó a coger, veías su cara, su pecho, veías tus tetas como se bamboleaban por el movimiento, te veias cogiendo, lo veías como te cogia, mmm, que rico, ahora los movimientos eran super intensos, super rápidos, la verga entraba y salía, veías como el volteaba a ver tu culo mientras te cogía, tu veías como te cogía, rico, sabroso, que cogida, que entrenamiento y era apenas el primer día, se salió de ti, se hincó y empezó a mamarte el culo, tu chiquito, te abrió tus nalgas y empezó a mamar tu culito, mmm, que rica, pero que rara sensación, puso sus labios en mi chiquito, mmm, que rico, que raro, pero que rico, me encanta pensaste, sigue, mámamelo, , dijiste, saco su lengua, empezo a ensalivarme el hoyito de mi culo, que rico, veía por el espejo como tenía su cara clavada en mi culo, sentía sus dedos en mi panochita, en mi clitoris, rico, sigue, sentía como su lengua entraba en mi chquito, como mamaba, ponía su boca, besaba, en ese instante sentí un dolor intenso, había metido un dedo, aún que mi chiquito estaba super mojado de su saliva, sentí dolor, cuidado, le dije, soy virgen, nadie por mi culito, hasta ahora, mmm, que ricura te voy a desquintar el culo, me dijo, pensé, por salvarme la vida, lo vale, su dedo empezó a acomodarse en mi culo, entraba y salía, metió otro en mi panocha, mmm, que rico, su boca, mordía mis nalgas suavemente, mamaba mi clitoris, se multiplicaba para darme placer, se hincó, detrás de mi, lo ví en el espejo, tomo su verga con sus manos, me abrió las nalgas lo máximo posible, empezó a entrar, con cuidado le dije, lento, con calma, agaché mi cabeza hasta la alfombra, paré mis nalgas lo máximo posible, me abrí, me relajé, entró, entró entró, mmm, riquisimo pero doloroso, no te muevas, le dije, esperame, poco a poco fui acostumbrandome a su verga dentro de mi, que rico, que mágico, yo, si, yo, empecé a moverme, lento, muy lento, yo quería llevar el ritmo, sabía que si lo llevaba el, me dolería, me moví, me moví, se agachó un poco más el y entonces agarró mis tetas, metió una mano entre mis piernas, me acariciaba mis labios vaginales con toda la calma, con toda la pasión, entraba un dedo, entraba su verga, dentro de mi, bien dentro de mi, rico, lento, de repente se levantó, tomo mis nalgas, mi cadera y empezó a moverse el, mmm, que ritmo, que velocidad, que control de sus movimientos, sentía como sacaba su verga hasta la cabeza y como de un sólo movimiento la volvía a meter, intenso, inmenso, mis gritos, te imaginaras, mmm, ahhh, mmm, ahhh, cógeme, rico, cógeme, rico, ese era nuestro lenguaje, esa era nuestra comunicación, te gusta? te gusta? te gusta? SIIIIIIII, era mi respuesta, que rico, sentí, me avisó, me vengo, me vengo, sentí como su verga se hinchaba, como se ponía aún más rígida, que rico, que hermoso, como se inundo mi culo de su leche, caliente, sentía como entraba y salia y brincaba dentro de mi, después de venirse, siguió moviendose por un buen rato todavía, dentro de mi, lento, rico, la sacó, me voltié, la tome entre mis manos y la premíe con una mamada enorme con toda mi pasión, el se levantó y se pusó sus pants, sentada en la alfombra me puse mi bra y mis pants, el, se encaminó hacia los vestidores, busqué mi calzón, había desaparecido, seguramente el se lo llevó, me quedé reponiendome un momento en la alfombra sentada, la experiencia había sido maravillosa, escuche voces, y al voltear, vi al instructor, me dijo, perdón te dejamos encerrada sin querer, perdón, le dije, que no había problema porque había estado acompañada, de quién? fue la pregunta, le describí a la persona, me dijo, que raro, no había nadie más cuando salimos, entró a los vestidores y me dijo, no hay nadie, le volvía a describir a la persona, alto, de lentes, pelo lacio, negro, fornido, con una voz intensa, risueño, amable, me dijo, esa descripción se apega al 100% al dueño fundador del gimnacio, le dije, seguramente era el, me contestó, muró hace más de 10 años, deja te enseño una foto, el encargado sacó la foto y me la mostró….

Relatos Similares:

  • No hay relatos similares

Deja un comentario