Aventuras de una princesita citadina


La dichosa princesita

Cuento para niñas creciditas por yo

Primera parte

Erase una vez una princesa que vivia practicamente en la gueva, su madre y sus hermanas estaban que les ardia tambien el deseo prohibido, por que la dichosa princesita le llegara, o que se fuera de su casa al dia siguiente, era la menor de todas por cierto, asi se comportaba, no hacia quehacer, no iba a la secu, y se la pasaba en el chat con sus amiguis, un supuesto principe, inutil nini que que no sabia mas que rascarse alla abajito y la cabeza, andaba tras las feromonas de la nena, recien tenia peluche en el tablero y ya queria pisar fuerte (Pisando Fuerte de Alejandro sanz), esto es que la pequeña pelusilla del bigote, claro de el, por supuesto, no se le puede decir a una menor de 6 años de los cambios hormonales, directamente tiene que ser sutilmente, (si pretende contarselo a las nenas no se los suguiero).


Bueno andaba de perrucho el muy inutil chamaco desquiacerado tras la nena que ya estaba tratando de tocar el timbre y ni los reglamentarios kilos tenia, pero ya se sentía la princesita apta que se le alborotaba la feromona, en eso las susodichas pupilas de la inútil Reyna de la casa, o séase la madre de ellas, burócrata, llegaba tarde de la chamba, pues tenia que machetearle duro pues su rey se le marcho, por fodonga….

La había dejado con tres chamacas y la casa era de interés social que no cabían, las dos primeras ya estaban esas si de muy buen ver, en la plena flor de su vida, esta princesita se sentía así igual, es que sus carnales iban a traer a su príncipe a casa una noche de parranda que su mama en fin de semana tenia que ir a un “congreso de burócratas en Acapulco” ella y su jefe nada mas, ajá hasta crees, ellas se chuparon todos los dedos tratando de adivinar cual es el que su pecaminosa má iba a chupar y entendieron que el veintiunavo dedo de el, que ellas no tienen, “aja si como no” dijeron ellas, que ni tardas ni perezosas se fueron por los susodichos galanes pa hacer una pachanga en su mini residencia, con sus cuates, en realidad eras solo dos para ellas dos, pero no querían que la princesita no se diera color de sus travesuras, (mas adelante la versión adulta en las que ellas le ponían hasta por la azotea, pues desfloradas serian la maravillosa primera noche de sus sueños) con sus desarrapados y jariosos cuates de la uni, greñudos politiquillos del gato132, pero para eso tenían que hacer algo, la leyenda de la manzanita envenenada con tequila para hacerla sentir grande ya no le hacia efecto y decidieron chochearla con antidepresivos que tenían de su mama, pues el ritalin se había terminado y optaron con una mezcla de pastillas pa dormir, otra vez con su refresco de manzana, no podían desperdiciar las cocas y los sprays pal tequila, así es que decidieron dárselo, para no poner en evidencia que de noche fuese la pachanga y los vecinos se enteraran, lo hicieron de mañana, se levantaron temprano habían desvelado a la chiquilla con el dish una películas muuuuy pa adultos y eso las calentó mas a ellas y la nena inexperta se sentía alumna de sus carnalitas así es que ya pa dormir que le dan el menjurge y zas cayó.

Por la mañana prestas y prontas se pusieron lo mejor que tenían, era poco al decir que le faltaba tela a las minis y les sobraba carne a las chicas y dispuestas estaban en eso que llagaban los abusones no tardaron mas que un rato que les cae el padre, tenia como tres años que no se aparecía, había llegado con maletas por tres días pues su mama le hablo que dejaría a las nenas solas todo el fin, pues se fue el martes y llegarían el domingo por la noche fin del “congreso” y plácidamente con los dos harapientos que se pusieron hablar de política con el padre, el había sido primero porro, luego tira y ora judas y madrina, y como cuates se bebieron todo, las niñas fueron a su cuarto a seguir la parranda ellas de a solapa con algo de botana una tele y dish.

La princesita se levanto como a las dos con una hambre y con su papa ahí se pusieron a guisar y los chicos se fueron pues no querían ver como se vivía en una casa de burgueses, a comer tacos a la esquina, y así se termino la historia de la bella nena durmiente, por cierto la visita se prolongo y la mama llego 15 días después pues resulto embarazada del tercer papa, pues la ultima no era hija del primer marido que se quedo a vivir y a cuidar a su pupilo que según dijo ella era de el, pues le había guardado en un banco de semen la semilla de su esposo que sabia que un día regresaría y le daría la sorpresa y había ido al hospital esos 15 días para el tratamiento de fertilización “in vitro” en un hospital en Acapulco, así se llamaba el hotel” el hospitalito” al lado de una clínica de maternidad en Acapulco donde hizo unas guardias mientras juntaba lana pal regreso pues su “jefe” era casado y ella había pedido sus días económicos de vacaciones…

Y colorín colorado, a las chicas no se les hizo el papa regreso pues dejo embarazada a otra en su pueblo, y todos vivieron felices y contentos con su nuevo bebe, por cierto ya nena ya no fue la conse y tuvo que chambiar de cerillo en la Comer en sus horas libres y dejo de dormir tanto.

Segunda parte de la princesita

En realidad no paso mucho tiempo después de esa situación que las chicas siendo controladas más por su madre pues ella se daba cuenta que eran igual que ella, pero no pasaban mas allá que sus autosatisfacciones dedorianas y reprimir sus deseos, pero no con el papa que en sus propias andanzas tambien estaba.

La chiquilla princesa que en la flor de su vida y con sus cosas en su lugar ya estaba en la edad reglamentaria de merecer, una vecina de la ultima casa de la calle donde vivian la conocía y le había dado el encargo que cada vez que pudiera le diera una limpiadita o sacudir el polvo pues estaba sola la casa y ellos venían de vez en cuando los viejitos a quedarse, eso le vino como dedo al anillo, pues estaba dispuesta ahora si a lo que sus hermanas le habían enseñado, a tener el estreno ansiado y nunca realizado por ellas, bueno eso dicen, para eso se pintan solas las chicas, llego el día esperado el dia 😀 y previo había puesto de acuerdo con el galán que ni se las olía, un chico de la UNI que estaba en otros planetas pero le encantaba a ella y entre filosofía aristotélica y la existencia del ser y las caricias apasionadas de la nena ya en prepa, estaba que se moría de ganas de echárselo, guapo medio guerillo, melenudo y desaliñado sabía que debajo de ese tilichero estaba todo un machín que la haría sentir súper, pues los anteriores no pasaban de inexpertos calenturientos que a cualquier acción sensual de ella estos eran de derramarse en explosiones incontroladas de precocidad de sus esfínteres para controlar sus líquidos sementales, ella divertida le encantaba que con tremenda mancha y opacando sus perfumes de los fulanos por el cloro fueran así a cada quien a su casa y ella con agua en la canoa era mas fácil controlar con algún cambio de prenda para los otros días…

(Por supuesto que el olor a cloro es que si contiene cloro, o cloruros de sodio y otras sales y es mi desinfectante de vaginas y limpia manteles, limpia sabanas, limpia tangas, todo limpia y lava, si no fíjate que después de ponerle sabroso sobre ellos los lavan, el mío huele a fresas frescas de Irapuato en un licuado de las íntimas licuadoras femeninas, y si huele a pescado muerto es que su vuelve a la vida ya se murió de nuevo en algún tsunami hotelero)

Había dispuesto velas en la habitación estratégicamente y algunas veces se había quedado a dormir allá pues sus papas sabía ella que tenía que cumplir con “ciertos requisitos su intimidad” y le daban chance, esa vez le tocaba, sus hermanas en su cuarto de literas dormian, el chiquillo en cama de ella y los papas haciendo la tarea. Y como no tenia luz era pretexto para que aquello fuera mas “aca” llego puntual a la cita dicho caballero melenudo y le permitió bañarse pues el calor del metro estaba que apestaba a oxidado, o séase le rechinaban las bisagras, ella natural pero interiormente todo dispuesto estaba, hasta condones en lugares estratégicos de la casa dentro de unos estuches había un par de ellos y por todos lados estuches, ni se notaban.

El salio solo en toalla y buscando su ropa que ella había echado ya a lavar de apestosa, y tenia que esperarse, ella cuando el chico entro a bañarse vio sus prendas y se restregó un poco la cara con aquellas que su anhelado tesoro guardaba momentos antes, tu fetichismo desapareció cuando eso yo no era goteo preseminal sino ácido úrico y rayitas canelosas y con mayor razón los hecho a la lavadora y luego a la secadora y encima de la estufa estaban secándose, ella aprovecho para cambiarse y ponerse cómoda, un vestidito vaporoso de una pieza y florado claro semi transparente muy delgado arriba de media pierna y sin cincho colgaba de su cuerpo solo con dos tirantes y lo sostenían sus hermosos y firmes senos que se miraban, no traía nada debajo, sus pezoncitos estaban al máximo y aquello mas húmedo que la bañera recién usada, el salio casi en cueros, ella le ofreció algo mientras se secaba y notaba tremendo bulto bajo la toalla 1.70 y no muy fornido panza de lavadero y bien marcada se veía a media luz como dios griego, ella con las velas al fondo se dibujaba la silueta de su cuerpo, le ofreció una bebida, la manzanita envenenada que ya era experta, y la sintió rara pero deliciosa, cada pretexto era para ponerse frente a el con las velas detrás y dejar su cuerpo descubriendo frente a las velas su silueta, el la invito a sentarse, se puso al frente y disimuladamente mientras volteaba ella dejo ver su intimidad frente a el y se dio cuenta que no traía nada abajo, y que al fijarse bien tampoco arriba esto comenzó a calentar el ambiente que empezó a levantarse el amiguito y con la toalla en la cintura el empezó a abrir un poco mas las piernas igual ella y el cuando se tomaba el vaso y al echar su cabeza atrás dejaba al descubierto la otra cabeza que ya dura estaba bajo la toalla, se mojo ella más aun y le ofreció más de beber y zas la toalla se desprendió de sus cintura cuando el iba por la bebida y tremendo falo frente a su cara de ella al levantarse quedo estupefacta por tremenda tranca frente a su boca y el sorprendido más se quedo así un instante, ella pensó que se lo ofrecía, y presto lo tomo entre sus manos y lo digirió a su boca sin embargo el seguía pasmado sin reaccionar pero gozando esos instantes con el vaso en la mano lo tiró y así jalo a la chica de la cabeza hacia el mientras daba gemidos de placer, ella se había desabrochado los tirantes y se incorporo para besarlo y su vestido cayo por el peso y la textura de la tela sin detenerse más que en sus caderas un instante, el la tomo de la cintura desnudos ambos empezaron a cachondearse y a dejarse llevar por sus instintos pasionales, ella desnuda tocando con sus senos su cuerpo y el repegada a ella su viril miembro en su vientre la excitaba más a ella lo tomó con la mano y lo dirigió hacia su lugar ansiado de ella, el la tomo de la cintura y en vilo la levanto al tiempo que levantaba las piernas y se hacia de su cintura de el con ellas para que en un instante el instrumento encontrara solo su camino primero fue despacio y poco a poco se introdujo provocando cierto dolor y placer, hasta que por fin comenzó ella a cabalgar sobre el de pie, sujeta de su cuello, la hecho sobre el sofá y a la mano quedaba el alhajero que tomo de ella los látex y se lo ofreció mismo que el lo colocó para después en espasmosos movimientos se derramara dentro del en la cavidad erótica de la entrepierna de ella que con gemidos naturales gozaba al máximo siendo así el primero de los diez que se utilizaron esa larga pero muy larga noche de placer que había disfrutado aquella princesita y que contó a sus hermanas que enviodisamente solicitaron la llave para hacer tambien los suyo con sus respectivos machos y asi las tres ya se sentían por fin todas unas expertas mujeres completadas en sus interiores huecos solitarios, y haber por fin sentido el complemento del amor fugaz una noche de pasión, que solo fue el comienzo de los fugaces encuentros que en turnos se prestaban la dichosa llave o cuando su madre tambien solicitó esa famosa llave, pues habia pensado lo mismo y ya se las olia de sus actividades de sus pupilas y no decía nada, pues contentas estaban todas después de haber pasado una noche fuera de casa cada una por turnos la casa era ocupada.

La doña reyna se le ofreció la oportunidad de mensajearse con un chico menor que ella de su trabajo, y para ello tuvo la ingeniosa idea de sacarse algunas fotos algo “extravagantes” para eso con el fotógrafo de la unidad habitacional le propuso algunas fotos que necesitaba de tipo estudio, y fue a la casa vacía de la cerrada.

Le expresó que se vieran ahí pues necesitaba estar más en confianza, no sabia el maduro fotógrafo que lo que la doña quería eran desnudos, pero no sabía como decírselo asi es que dijo que en traje de baño, total que se preparo y fueron a la casa era de media mañana, las chicas no estaban y en la colonia casi todos habian salido pues unos estaban en clases o al mercado las señoras, se coloco una manta sobre la ventana para que las cortinas no salieran y el fondo claro las resaltaría, se cambio en el baño y el artista empezo su sesión, de lado de frente en pose, su traje de una pieza para no notar sus llantitas pronto se le hizo incómodo y frente a la silla se empino de espaldas sin notar la cara, eso se ponia mas caliente para el fotógrafo que le dijo que eran para su esposo para que no trajera ese calendario o esas cartas de otras que ni conocia, el le propuso que entonces era con menos ropa y asi llegaron a mostrar sus senos, el le daba confianza y solo se dedicaba a tomar sus placas, ella notaba que ni al caso de que se fuera a pasar y decidio entonces con la confianza y con unas copas encima, pues encontró las botellas que las chicas habian dejado en sus placeres, se tomó algunas para darse valor el no tomó nada y empezaron mas eroticas las fotos hasta que de plano ella sentada sobre la silla mostraba su belluda raja abierta enseñando los inferiores labios estaba ya bastante humeda, el por supesto que no decia nada pero de que era antojable, a quien no, y los acercamientos eran necesarios según el hasta que en una de esas para acomodarle un seno lo sintió ella muy exitante, el deslizo con sus manos abriendo mas las piernas hasta que programó la camara en automatico cada 20 segundos, y el se acerco a su cuerpo y de plano comenzo a chuparle sus partes intimas y a desnudarse, que nada mal el maduro hombre con su herramienta tampoco lo desprecio, y comenzaron los juegos frente a la cámara, en diversas poses, todo el camasutra practicaron y la sesión duro mas allá de dos horas, la levantaba de prente sobre su cuerpo y la abrazaba ella con sus piernas mientras estaba ensartada cabalgaba ardientemente recargada sobre la pared, sus cuerpos sudorosos y la luz del medio dia daba mas tono de claridad los gritos gemidos y orgasmos multiples se dieron uno tras otro, hasta anal practicó pues tenia mucho de no hacerlo y con tamaño instrumento del maduron macho la hizo sentirse en el mayor de los placeres que jamás habia sentido casi igual, o mejor como la de su jefe en acapulco. La camara seguia haciendo lo suyo.

En la sala habian estado haciendo sus cosas y no sabian que en la recamara estaban haciendo lo suyo con la princesita con el hijo del fotógrafo el mañanero y la puerta era tan hermetica que no escuchaban los ruidos de ellos dentro, y acostumbrados a dormir hasta tarde y despues de una relajante noche y mañana de placer, estaban más que dormidos, hasta que se levantaron y vieron que ambos debian haberse ido ya a la escuela.

En tanto la reyna y el artista tomaron sus cosas y complacidos de sus fotos dijo que le pasaria el recibo y las fotos a su domicilio, para saber si salieron bien o tenian que repetir alguna pose. Dejaron como estaban y fueron a sus casas. Salieron los chicos de la recamara y notaron nada mas que los olores clasicos de los sudores humanos y la actividad que habian tenido pensando que ellos la habian originado y decidieron ventilar un poco la casa y cada uno a su casa pues no habia habido clase y se regresaron a desayunar sin saber que ambos habian pasado por la satisfaccion de sus apasionados deseos complacidos.

Esa noche decidieron las hermanas mayores solicitar la famosa llave pues dormirían en esa casa, bueno casi no ivan a dormir….y fue concedida la famosa llave del castillo de la princesita, esta vez era para las dos al mismo tiempo.

Estaba todo listo y habian decidido entre ellas compartir sus preciados tosoros entre cuatro, ellos claro que no sabian pero ellas perversitas que se conocian bastante bien desde pequeñas y que sus juegos eroticos entre ellas eran naturale, pues en su recamara se paseaban desnudas y una a otra se tocaba y llegaban a complacerse mutuamente mientras eran chicas, y al no cumplirse sus deseos aún de intercambiar chicos era una buena idea que en sus fantasías habian tenido, prepararon todo y al llegar el primero la que fuera se metería al baño mientras ella se iba a la recamara con el chico para comenzar, cuando llegara el segundo lo esperaría en la sala, y al entrar en la recamara encontraria a la hermana en sus labores y ambos ya desnudos entrarian a la acción, y mas con las manzanitas envenenadas cualquiera se animaria,

Asi lo hicieron el primero llegó y comenzo la acción unos tragos y comenzó todo, sin ropa lo llevo al cuarto y se escuchaba el galopar de toda la caballería en acción, ella pacientemente espero, guardó la ropa tirada pero no llegó, ella desesperada, y semidesnuda en minifalda escuchando a su hermana en el cuarto estaba recostada con la blusa abierta y su mini levantada acariciando sus cositas, y no escucho cuando abrieron la puerta y salieron ambos desnudos, ella con los ojos cerrados gozaba imaginando a su hermanita en poses y se plantaron frente a ella, el con el pesado bulto se puso al frente y ella se incorporó sorprendida y miró a su hermana complacida le ofreció de su hombre el se lo acercó a su boca y ella entendió, lo tomo todo se desnudó ella por completo y mientras su hermana le acariciaba el sexo la chica comia ávidamente sus jugos de el, luego fue su turno de introducirla mientras la hermana le chupaba los senos, exitada al maximo ella mamaba la cosita de sus hermana y entre las tres en intercambio de posiciones gozaron asi hasta el amanecer. No sabian que el segundo galán habia sido interceptado por la hermanita que lo llevó a su cuarto y pasaron una tremenda noche solos de juegos y placer con gritos y gemidos al máximo, pues la habia hecho por primera vez por atrás, ademas su querida mamita, habia ido a quedarse con el fotógrafo para otras sesiones al hotel cercano y habian practicado nuevas posiciones de fotosutra, los chicos salieron de madrugada y la madre llegó como si nada, y las hijas desnudas aún medio borrachas pero felices reían de las aventuras que las cuatro habían pasado, planeaban que ni una de las 4 no eran tan malas para satisfacerse y como para no intercambiar parejas en una noche de una tremenda orgía hogareña, pero quedo solo en fantasiosas intensiones.

Tercera parte

Llego el día deseado y no planeado.

Todos sucedió a pedir de boca sin haberlo planeado pues las fotos estaban listas, el cumpleaños de la menor era ese día y había invitado a su amiguito en turno, un chico de musculatura bien marcada, jugaba americano, las hermanas a su cómplice anterior, y el fotógrafo a propósito del cumple de la nena, todas estaban en esos dias en que la humedad del ambiente el calorcito que se sentía y las feromonas en su apogeo al máximo de las tres jovencitas, ya sabían que su mamá le ponía con el de las fotos y empezaron los tragos, las preciadas manzanitas envenenadas por la nena, esta vez hicieron un brebaje de fruta picada, vino tinto, licor y jarabe, y sabia rico, pero pegaba como tubo pues le pusieron algo de ron y wisky para que amarre, todos al mismo ritmo bebían al calor de la situación y los convidados tranquilos ellas en mallones claros se notaban sus mínimas prendas de ellas y con tangas oscuras no se notaban sus manchas de líquidos vaginales que discretamente trataban de ocultar juntando las piernas pero en cada vez que se movían se iban los ojos de todos sobre de ellas, como una especie de juego no verbal entre todos cada que alguna se paraba al baño era la pasarela de la fiesta, todas de muy buen ver, el asunto comenzó con los juegos de azar entrada la noche, y la ocurrencia de la madre por ver al niño marcado era atrayente, el tremendo bulto del fotógrafo atrajo a la nena, y el morbo de las otras por ver a estas excitadas les agrado la idea, ellas eran buenas en las cartas y con las miradas hacían que su suerte de ellos se frustrara hasta que no quedaba prenda mas que sus calzones apretados que ellos traían notaban el tremendo bulto de ellos no asi del señor maduro que en calzón de manga larga tremendo instrumento colgaba por un costado de sus calzones, la nena se relamía de gusto y estaban todas exitadas pero con prendas, algunas se habían desprendido de sus sostén sin quitarse la playera y se notaba sus excitados pezones a todas. La madre encantada mirando la musculatura del chico las otras dos de vez en cuando bajaban las manos y manoseaban a su compartido chico su miembro dándole apretadas muestras de afecto, hasta que por fin hicieron que perdiera el señor, y se despojo de su prenda sin menr pena y con las copas encima ya estaba a punto, su glande era rojizo, brilloso como paleta chupada, y en grititos de ellas esperaban ver a los tres desnudos, ellas aún no habian perdido sus tangas y se habían quitado los mallones sin mostrar aun sus atributos mas que sus desnudas y torneadas piernas, perdieron los otros dos chicos y era el acabose de la fiesta los tenían desnudos a ellas sentados a la mesa decidieron pasarse a la sala para que ella vieran mejor el espectáculo de los febriles miembros excitados, ellas empezaron a ir dejando sus prendas y quedaron solo en tanga, las chicas hicieron que la madre perdiera y se deshizo de su pantaleta de mata pasión que traía notando su hermosa mata de pelo rasurada solo un pequeño bigotito hitleriano en su monte de venus se veía exquisita la señora y se paro para quitárselos empinando su cuerpo y mostrando las exuberantes nalgas que en eso si a sus hijas se las ganaba, y sus abultados pechos firmes aún y sus pezones rosados erectos ha sus 47 años estaban aun sus pechos firmes y bien puestos y dispuestos a ser complacer a cualquiera, el fotógrafo se puso aun más erecto pues ya conocía ese territorio su miembro grueso y casi los 20 cm. No le pedían nada a los jóvenes que en sus alargados y pelados penes hacían alarde de lo suyo sentados todos aún ellas abrían las piernas mostrando sus atributos humedecidos a ellos que complacidos el único escudo eran sus cartas, todos terminaron desnudos, la princesita al perder prefirió hacerlos sobre la mesa de centro y al empinarse mostraba a todos con su delicioso trasero a todos ellos lo ganosa que estaba, aun no había terminado el juego y los castigos siguientes era hacerle alguna cosa a la pareja contraria, el turno de la madre que perdió, o gano según el caso, las dos chicas decidieron que le diera un beso en el glande del joven musculoso, pero ella no solo hizo este preciado premio sino que engulló ávidamente todo su miembro mientras empinada estaba mostraba su amplio trasero y como hizo trampa le tocaba al chico hacerle un castigo, y le dio unas cachetadas en sus nalgas a la señora mientras se lo mamaba de pie ambos arriba de la mesa de centro, mientras ella era castigada se aprovechaba para darle tremendas mamadas a tan preciado instrumento del chico deseado, toco el turno de la nena y de castigo le toco que le introdujera por el culito la tremenda tranca del señor por el trasero de a perrito con el culo mas levantado que su cuerpo este se abrió de piernas y con algunos lengüetazas en el ano le ablandó el esfínter para entrar placidamente, era premio para ambos en lugar de castigo, y en deseosos grititos la chica fue cediendo a tamaño instrumento por el culo y lo gozaba tanto que el señor eyaculo dentro de este chorreando sus piernas de semen y ellas recogían con las copas que tenían de sus piernas de ella y mezclaban con la bebida plácidamente el semen de este señor, toco el turno de las chicas y escogieron al mismo tiempo masturbarse sobre sus rostros los hombres a ellas, se hicieron una mascarilla de semen para conservarse jóvenes siempre, mientras la mama recogía del pene del joven musculoso y se lo tallaba en sus pechos, la menor tenia dos dedos dentro de su vagina y se estaba masturbando frente a ellos, el mayor le ayudó y se la puso encima de el y amorosamente mamaba de su vagina los líquidos mientras chupaba su clítoris haciendo que tuviera orgasmos múltiples haciéndose el mascarillas para pretender ver su cutis graniento en terso, la madre comenzó a entretenerse con el miembro del mas joven para exprimirlo sobre su cara este estaba manoseándole los pechos a las dos chicas y mientras la nena era cogida de nuevo por el fotógrafo en el sillón montada ella sobre el, la señora sobre la mesa acostada era clavada por el novio de las chicas y ellas le ayudaban con su mama que mamaba ávidamente el pene al chico sobándole los pechos una y otra tallándole el clítoris mientras era penetrada sobre la mesa, cambiaron posiciones y le toco el turno a las dos chicas ser clavadas al mismo tiempo por los tres por la boca, la vagina y el ano, a las dos por turno mietras ellas las demás se entretenían besándose con ellos o mamando los testículos mientras penetraban a la chica en turno, entre los tres entraron en todos los orificios de cada una, el fotógrafo siempre fue escogido para hacerlo anal pues su grueso y largo miembro era el preferido de las tres, terminó los muebles a los costados la mesa sobre el sofá y todos en el suelo cogiendo en una maraña de cuerpos entrelazados con múltiples orgasmos todas, el semen ni una gota derramada pues era bebida la que escurría de las vaginas en copas o para hacerse cada una su mascarilla, el vino se termino, casi 8 litros 4 de ron y wisky mezclado estibaron repitiendo diversas posiciones y buscando ellas con quien coger, entre gritos de placer y gemidos de éxtasis y orgasmos de todos llegaron el esposo de ella algo tambien mareado pensando que no habría nadie trajo dos chicas consigo que tambien mareadas y excitadas ellas completaron asi 6 mujeres 6 hombres, al ver la escena de media luz y los cuerpos desnudos de la fiesta en el suelo decidieron unirse a estos cuerpos que seguían fornicando en calidos besos y apasionados gemidos, ellas se desnudaron y tomaros sus respectivas parejas las alinearon de manera que ellas todas empinadas en fila eran penetradas por el trasero ante las embestidas de los caballeros gozaban y en sincronía ellas montaban a sus caballeros ensartadas brincaban al mismo ritmo haciendo gemidos y gritos al mismo compás hasta tener orgasmos múltiples todas al mismo tiempo, y todas pasaron por todos, y ellos por todos los orificios de ellas, no importó parentesco, la tenue luz que había, los cuerpos sudorosos de todos eran irreconocibles sus caras y sus expresiones de placer que transformaban su rostro, ellas se veían cambiados, y nadie se fijaba en el rostro mientras se besaban cerraban los ojos para gozar sus lenguas y sus apasionados labios no sabían a que mujer pertenecía solo sentian sus senos sobre sus pechos de ellos y estos las tomaban para sus placeres, pasaron todas por todos los presentes no había distinción de penes ni vaginas y todas se entrelazaban en una apasionada fiesta de placer que duró hasta muy tarde, borrachas e inconscientes algunas casi dormidas eran cogidas por ellos que las despertaban o dormidos y fatigados ellos eran nuevamente despertados por ellas al mamarle sus miembros, el asunto era no dormir sino gozar hasta el cansancio, hasta que rosadas sus vaginas y sus anos ellas se fueron poco a poco a sus cuartos a dormir desnudas, y ellos al no verlas y estar desnudos aun decidieron marcharse poco a poco antes de perderse entre ellos de sus masculinos placeres. Solo quedo el marido extasiado y borracho y las chicas que trajo se fueron con el fotógrafo a seguir la fiesta al hotel cercano.

De mañana despertaron cada una pensando en una fantasiosa fiesta que habían tenido pero pensaban que no podía ser cierto sin embargo estaban desnudas y sus labios vaginales aun húmedos y olorosos a semen y sus rostros tersos no se la creian, pero no dijeron nada, el esposo borracho aún dormía encuerado y la señora se lo llevo a su cuarto y arreglo la sala de manera que no se viera que habían pasado una excelente noche de placer en que sus respectivos deseos de sexo desenfrenado.

Almorzaron todos juntos y cada uno recordando la multiplicidad de cuerpos que había pasado por los suyos tratando de recordar sus aspectos pero era difícil decir como eran los que había poseído el, pues a todas se las cogió el y ellas le habían mamado el pito a todos, sus novios y el querido de su madre que no recordaba a que sabia cada uno.

Solo la chica no olvidaría la tremenda fiesta, pues con cámara infrarroja había grabado desde un extremo de la sala no se notaba, pues la mini cámara estaba situada dentro de un adorno y no se notaba nada, y las noches siguientes al estar sola se masturbaba viendo las escenas en que ella era penetrada al mismo tiempo por tres tipos dos por su vagina y uno por el ano mientras era acariciada por las demás tendiendo un placer máximo, esta fue subida a internet y compartida con sus conocidos llego a la compu de sus hermanas que complacidas veían que no habían salidos sus rostros, y tambien ellas en su cuarto ya estaban planeando la nueva fiesta y aprovisionándose de lo necesario para la fiesta de disfraces, que con mascarillas para no salir los rostros pudieran ser grabadas con mayor claridad y de eso se iba a encargar el fotógrafo y su hijo…..

Relatos Similares:


1 comentario en “Aventuras de una princesita citadina”

Deja un comentario