HAYDEE LA BRUJA AGNÓSTICA 3. RENATA GISHÁ.

HAYDEE LA BRUJA AGNí?STICA 3. RENATA GISHí?.
I. Una ONG transdimensional.
La oficina de Tageslicht a la que se dirigía, operaba “desde hacía tiempo” en el piso treinta de un edificio inteligente de la avenida Insurgentes sur. Pretendía entregar un “artificio”, nombre con el que la mayoría de los operativos se referían a lo que en teoría, no debían llamar por su nombre. Haydee se apegaba de buena gana a esa clase de protocolos pues sabía lo peligroso que era para gente como ella, llamar a las cosas por su nombre. “ella esgrimía la palabra para matar a la cosa” le había dicho a un neoráculo en cierta ocasión, lo cierto era que en su trabajo blandir la palabra, también implicaba darle vida a la “cosa” y eso era inaceptable especialmente en esos momentos pues era justamente una forma maléfica lo que trasportaba, una que había costado una calle derretida, asfalto destruido y un par de cadáveres (ver Haydee 2. El cambiaformas).

Leer másHAYDEE LA BRUJA AGNÓSTICA 3. RENATA GISHÁ.

HAYDEE LA BRUJA AGNÓSTICA 2. EL CAMBIAFORMAS.

HAYDEE LA BRUJA AGNí?STICA 2. EL CAMBIAFORMAS.
I. Los funerales era el tipo de evento que prefería ignorar.
Una onda fría atravesaba el país en esos días y la temperatura cuando generosa no sobrepasaba los 5º C, en esos momentos Haydee lamentó el no haber aceptado uno de esos lujosos apartamentos para operativos Tageslicht en paseo de la reforma, con alta seguridad, aire acondicionado y servicio ilimitado al cuarto sin embargo, tanto “lujo” no era para ella. En su defecto vivía en un piso abandonado del centro histórico, en una zona miserable con eterna peste a basura rancia y cañería, frente a un parque abandonado del presupuesto gubernamental y paraíso de indigentes, traficantes y prostitutas.

Leer másHAYDEE LA BRUJA AGNÓSTICA 2. EL CAMBIAFORMAS.

haydee la bruja agnostica 1

HAYDEE LA BRUJA AGNí?STICA 1. EL CASO ALEX.

I. Matar a un vampiro siempre le era desagradable.

Un mensaje en su laptop siempre significaba trabajo, nadie a excepción de Tageslicht le escribía y eran lo suficientemente pragmáticos como para olvidarse de cordialidades, el trabajo siempre era prioridad, eso había quedado muy claro y mucho antes de que fuera reclutada, al final del segundo milenio cuando llegó a este reino desde una tierra paralela. Sin embargo, nadie la observaba en ese momento o al menos eso querían que creyera y el mundo no se iba a acabar por retrasar 30 minutos la lectura del informe, necesitaba una ducha y dudaba que alguien se lo reprochara.
Fue hasta el cuarto de baño pequeño pero confortable y el vapor del agua pronto la envolvió en un relajante sopor. Sus manos describieron movimientos sutiles conforme el agua empezó a resbalar por su frente, través del cuello y entre sus pechos. Tomo una esponja y frotó sus piernas con movimientos circulares y suaves, recorrió los pies y la parte interna de los muslos, los brazos y la nuca… Sus labios carnosos se entreabrieron pausadamente y suaves caricias recorrieron una y otra vez el valle profundo entre los senos, deteniéndose de cuando en cuando para masajear los pezones. Se olvidó de la esponja y dejó que sus manos resbalaran libres entre sus pechos hasta llegar a su entrepierna en donde se entretuvo girando dentro de ella, quizás mas tiempo del que la simple higiene requería.

Leer máshaydee la bruja agnostica 1