Enloquecido

Me enloquecia con esa verga maravillora que mi amigo tenia. Lo habia conocido hacia poco y me habia convertido racticamente en un esclavo mental de su miembro.

Me encantana verlo, chuparlo y dejarme penetrar con el. Y lo hacia de una manera especial: al principio muy lento para que yo lo sintiera todo y luego cuando ya estaba todo adentro, lo hacia salvajamente, cabalgandome con una brutalidad extrema.

Solo sentia lo golpes de su cadera y su enorme miembro entrando y saliendo ya haciendo ruido como una bomba mecanica.

Yo gritaba y gemia y gemia como una loca descabezada, y eso le encantaba a el. Y el lo hacia mas fuerte para escucharme llorar del gusto.

Yo me deseperaba poco a poco hasta perder el control bajo el dominio de esa verga gruesa hasta que ya lo unico que hacia era levantar mis nalgas al maximo y llorar como como una consentida en un alarido extremo que continuaba sin parar hasta que sentia que me el me llenaba dde semen caliente.

Leer más