Arrimón

Arrimón


1538705_261584744001280_489968676_n

Iba rumbo a mi trabajo en la estación sevilla saliendo de pantitlan un día como cualquiera en hora pico a las 7:30 am subí en el vagón de hombres cerca de la puerta al llegar a la estación de san lázaro mucha gente bajo y sin decir agua va me llevaron entre el rió de gente no pude hacer nada .

Ni modo tuve que esperar dos trenes para poder entrar .

Al entrar entre empujones patadas y groserías quede junto al tubo del asiento de los incapacitados me agarre de el fuertemente para evitar un poco los empujones.

No lo había notado junto a mi una preciosa chava de unos 17 años 1.65 metros senos pequeños redondos y bien paraditos con unos muy ajustados.


Entre los movimientos del metro la empujaban del otro lado y comenzó a presionar su firme seno sobre mi mano la sensación de su seno suave y cálido era increíble no moví mi mano y no la volteaba a ver para que pareciera que yo no lo había notado siguió por un rato así yo me estaba excitando con esto alguien le pidió permiso de pasar y se puso de lado poniendo en mi mano su otro hermoso seno.

Como todos iban tan apretados le ganaron su lugar y se tuvo que mover un poco así se acerco a mi con mi mano izquierda me empuje un poco hacia atrás haciendo fuerza con el tuvo y ella se acomodo frente a mi posando sus nalgas muy firmes y redondas contra mi verga que por la excitación de estar tocando sus senos ya la tenia muy parada se acomodo de tal forma que quedo mi verga entre sus nalgas con los movimientos bruscos del metro y las paradas entre cada estación se restregaba mas en varias ocasiones volteo para ver mi cara y sonreía alguien mas pidió permiso la empujaron y me empujaron al acomodarnos nuevamente puso su seno en mi mano que agarraba el tubo prácticamente la tenia abrazada.

Había tanta gente que no notarían lo que pasaba por debajo empezó a mover las nalgas hacia los lados poniéndome al máximo empece a frotar y apretar suavemente su seno sin verme muy obvio por si alguien me veía y con mi otra mano acariciando su nalga faltaban tres estaciones para llegar a sevilla y le dijo al de enfrente baja en la otra con esto me dijo que se había terminado el excitante viaje al llegar a la estación y abrirse las puertas bajo mucha gente me solté del tubo y agarre su seno en su totalidad apretándolo un poco y soltándolo rápido.

Al salir volteo y me sonrió desapareció entre la multitud y yo seguí mi camino al llegar a mi trabajo fui hasta el baño para masturbarme recordando a esa hermosa chica y el maravilloso arrimon que me permitió darle.

En otra ocasión les contare sobre otros buenos arrimones.

Relatos Similares:


1 comentario en “Arrimón”

Deja un comentario